Información

Festejo “patrio” tienen raíces ideológicas

Por Eduardo Martínez Pérez

En la opinión de Lourdes Somohano Martínez, coordinadora de la Licenciatura en Historia de la Facultad de Filosofía de la UAQ, la elección del 15 y 16 de septiembre como fecha para la celebración de Independencia, además de haberse asignado por coincidir con el cumpleaños de Díaz, obedece a criterios ideológicos de algunos grupos políticos que desde tiempos de la Reforma, buscan legitimar su poder, identificándose como herederos de la lucha de Miguel Hidalgo y sus seguidores.

La autora de libros sobre la Independencia de México advirtió que se ha creado toda una mitología en torno a los personajes y sucesos involucrados en esta lucha, con la que se pretende construir una patria basada en héroes nacionales, incapaces de “romper un plato”.

Como parte de su investigación profesional, le resulta muy difícil realizar indagaciones a profundidad sobre la verdad histórica tras el mito del llamado mes patrio, pues la misma gente, educada en esta religión de héroes y fiestas nacionales se opone a que se divulgue información que contradiga la “verdad” oficial y muestre a los “héroes” patrios y a sus hazañas como hombres de carne y hueso que tuvieron intereses y debilidades.

Para la investigadora, resulta arbitrario considerar una sola fecha para la conmemoración oficial de la lucha, siendo muchas las fechas importantes distribuidas en los 11 años de conflicto independentista.

Sin embargo, ante la tentación que tienen algunos sectores de reivindicar la consumación como fecha oficial, la doctora Somohano advierte otra leyenda dorada que pretende legitimar a Agustín de Iturbide como héroe nacional, no siendo más que un oficial realista que consumó la Independencia por intereses de grupos conservadores.

La académica insistió en que la reivindicación de Iturbide y de la consumación, es utilizada por los actuales grupos conservadores (alineados políticamente con el Partido Acción Nacional) de la misma manera que los grupos auto-considerados herederos de la Reforma y la Revolución (alineados con el Partido Revolucionario Institucional), utilizan el grito de Dolores como nacimiento simbólico de la patria.

Los mexicanos necesitan de rituales que le den sentido a su visión del mundo

Lourdes Somohano Martínez enfatizó en la manera en la que se busca recrear el Grito de Dolores cada 16 de septiembre por parte de las autoridadesfederales y locales, atribuyéndole al repique de las campanas un significado “casi mágico” que busca un efecto “patriotizador” entre la población civil.

De acuerdo con la investigadora, la población accede a estos rituales por la misma razón que en tiempos coloniales accedía a los rituales cristianos y en tiempos prehispánicos a los sacrificios en las cumbres de las pirámides, es decir, porque necesita de rituales que le den sentido a su visión del mundo; en este caso, a la visión histórica que se les ha inculcado desde la educación básica para que “amen” a su patria y sean “buenos” ciudadanos.

En opinión de la coordinadora de la Licenciatura en Historia, esto es “sumamente ingenuo” de parte de las autoridades, pues en la práctica se ha demostrado que por más educación cívica que reciba la población, no se erradican males como la corrupción.

Sin embargo, señaló que es importante que la población mantenga este tipo de rituales para darle un sentido a la sociedad en la que vive.

Manifestó que no se puede dar marcha atrás en la conformación nacional que se enseña de forma oficial, pero afirmó que es posible desarrollar nuevas rutas de investigación que permitan a la gente encontrar una visión más madura de su propia historia y de su situación social.

Respecto al futuro de las fiestas patrias, pronosticó dos posibilidades que están en función del rumbo político que tome el país.

Por un lado, expresó que de seguir el PAN en el poder, se dará un énfasis cada vez mayor a la consumación de la Independencia, junto con figuras como la de Iturbide, sin olvidar la fiesta del 16 de septiembre, que ha quedado “un poco relegada”.

Por otra parte, Lourdes Somohano indicó que en caso de que el PRI vuelva al poder, o bien, gane algún candidato de la izquierda, la fiesta del 16 de septiembre se retomará como la fiesta nacional por excelencia, siguiendo la línea de los gobiernos liberales.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba