DeportesInformación

Futbol: Violencia es problema social y público, destacan en foro de la UAM

La relación entre el fútbol y la violencia en México puede explicarse debido a distintas condiciones como el lugar donde se realizan los partidos, las barras de las zonas ‘combativas’, sectores de clase definidos con características, tipologías y estereotipos, aunado al desarrollo del partido que desemboca en una ‘explosión emocional’ de los aficionados, expuso la doctora María Magdalena Trujano Ruiz, profesora investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Lo anterior en el marco del foro «Fútbol, pasión y violencia: reflexiones desde las Ciencias Sociales» que tuvo lugar en dicha institución. Ahí, académicos y diplomáticos expresaron su punto de vista sobre cómo el balompié influye en distintos grupos y esferas sociales.

El doctor en Ciencias Sociales, Diego Murzi, explicó que la violencia en el futbol es un problema social y público, además de un recurso legitimado y “una vía que permite a las ‘hinchadas’ (barras) obtener beneficios”, según el argentino.

El embajador de Argentina en México, Carlos Tomada, expresó que “de ninguna manera se puede justificar la violencia en nombre de una pasión”; por su parte, el embajador de Francia en México, Jean-Pierre Asvazadourian, recordó al sociólogo francés Marcel Mauss, quien consideró al fútbol como un «hecho social total», término que deriva de la propuesta teórica de Émile Durkheim.

“El futbol es una escuela de la morada, donde se puede aprender a ganar sin arrogancia y a perder sin humillación. Sin embargo, el hecho es que se convierte, en unos casos, en un objeto de pasión exacerbado, donde el otro se convierte en mi enemigo y donde el fin justifica cualquier medio, hay que ganar a cualquier precio. (…) El fútbol es la expresión humana de nuestra relación a sí mismo, al otro y al mundo”, expuso.

Por su parte, sociólogo francés, Patrick Mignon, recordó que la violencia existe cuando hay dos entes, ya sea dos individuos o un individuo y un objeto, sea o no colectivo, y entran en contacto físico o con agresiones verbales; además, hay un tercer ente que considera que dichos actos perturban el orden social establecido y quebrantan las normas sociales aceptadas, algo que suele ocurrir en encuentros de futbol.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba