Información

“Genera formas de convivencia social”

Abril Suárez Romero

Alfonso Martínez Hernández y Carlos Quiroga Isaac, egresados de la Licenciatura en Antropología y autores de la tesis Representaciones sociales del futbol en Querétaro, explicaron algunos puntos de relevancia sobre este deporte desde un punto de vista antropológico.

Señalaron que actualmente el futbol es un escape social en todos los niveles de la sociedad, y recuerdan que en Inglaterra nace a partir de una necesidad de distracción de problemas sociales que se estaban viviendo y al ser un deporte fácil que no requiere espacios exclusivos, y necesita sólo de un esférico o un balón, se comienza a propagar fácilmente, por lo que como distracción, hasta cierto punto es bueno.

“Efectivamente es un distractor social pero también depende de la entrega de la persona. Al investigar hemos encontrado imágenes posteriores al Medievo donde se juntaban masas a pegarle a un objeto esférico como medio de diversión y de distracción”, expresaron.

Por otro lado, aseguraron que el futbol, como deporte y afición, genera diversas formas de convivencia social, un ejemplo es que permite crear redes con amigos o grupos, crear compromisos que se deben de cumplir, por ejemplo con los amigos para asistir a un partido.

También une familias e incluso grupos rivales a hacer apuestas formando un convivio “muy interesante” alrededor del futbol, en partidos importantes amigos que no se ven en tres o cuatro meses se reúnen con esto como motivación, en las barras bravas y los clubs de fans se conoce a gente que se agrega a las redes sociales, teniendo en común este gusto y ningún otro elemento más.

A todo esto agregaron que “en México ha sido un deporte que une a ciertos grupos, une países, no es un equipo contra otro (…) despierta el patriotismo, al ser un deporte fácil en su práctica es mayor su propagación y afición”.

Al hablar de la pasión hacia el futbol, recordaron que ésta tiene sus orígenes desde la infancia, es algo ligado directamente a la representación social que los individuos hacen de este deporte, desde que se juega de niño con los amigos de la colonia, en la escuela, por los gustos heredados por la familia, quien también impulsa la práctica y el gusto.

Socialmente, este deporte ha permeado la vida cotidiana, pues “está hasta en las novelas, son producto de proyectos publicitarios, se identifican marcas en base a un jugador. Cuauhtémoc Blanco formó parte del elenco de una novela con los colores del América, porque simboliza a todo lo que es Televisa, van haciendo una construcción social, incursionando personajes de la política como jugadores.

“Es por eso que la investigación va encaminada a descubrir cómo lo perciben y lo llevan a la práctica, cómo construyen esa idea y lo pasan al resto de las personas”, manifestaron.

No obstante, recordaron que existen aspectos negativos, como la violencia dentro y fuera de los estadios, “a pesar de que la convivencia es entre equipos rivales, puede ser positiva, pero fuera de control se puede convertir en algo negativo, este fanatismo da una mala imagen de este deporte”.

Por otra parte, el narcotráfico y los problemas con organizaciones delictivas han alcanzado estos espacios, como el caso de la balacera de Torreón, que ha formado un miedo a este tipo de eventos, en México un miedo específico de que vuelva a suceder algo así, sobre todo en el norte del país.

Finalmente indicaron que actualmente el futbol también se utiliza como un medio de publicidad masiva y con fines de lucro, con lo que se ha alejado un poco del objetivo inicial, “los grandes empresarios han tenido su que’ ver en la manera de cómo manejar al futbol socialmente”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba