Información

Geografía, cultura vial, infraestructura y opacidad: retos para la bicicleta en Querétaro

Son cuatro factores los que impiden convertir al municipio de Querétaro en la capital mundial de la bicicleta y así cumplir con la promesa de Marcos Aguilar Vega en este tema: la cuestión de la geografía en el valle de Querétaro; la falta de una cultura vial en la que coexistan vehículos, peatones y ciclistas; la falta de infraestructura óptima y por último la opacidad del Plan de Movilidad, cuya versión completa sigue sin conocerse.

Lo anterior, fueron puntos en los que coincidieron expertos consultados por este semanario. Durante octubre y noviembre de 2015 se plasmaron en medios locales una serie de declaraciones de funcionarios municipales en los que afirmaban que Querétaro se convertiría en la capital mundial de la bicicleta.

El vocero del Observatorio Ciudadano de Movilidad, Sergio Olvera León, afirmó que “una línea verde pintada, no es una ciclovía”, esto en referencia a las obras de las administraciones municipal y estatal que no otorgan ninguna protección que haga sentir seguros a los usuarios: “una ciclovía tiene que ser tan segura que un niño de ocho años pueda ir por ella sin ningún problema y eso todavía no existe en el municipio”.

También comentó, que debido a la orografía del municipio de Querétaro es muy complicado que se llegara a concretar una “capital mundial de la bicicleta”, pues Querétaro es un valle y cuenta con muchas elevaciones. Considera inviable esta propuesta debido a que el municipio se encuentra en un crecimiento exponencial: “Aunque a muchos nos encanta andar en bicicleta, sería una tontería que yo viva en Juriquilla e irme hasta El Marqués que ya es zona conurbada o a un parque industrial en bicicleta, se pierde demasiado tiempo”, afirmó.

En cuanto al Plan Estratégico de Movilidad, no considera que la ciudadanía podría defender el documento para que no fuera desechado por las próximas administraciones porque “nadie sabe qué contiene”, y que aunque la idea sea buena, no se ha socializado de una manera aceptable debido a que no se tiene acceso al documento.

Mencionó que no todo tiene que ver con la infraestructura que se ha desarrollado, sino con la cultura vial que prevalece en el municipio de Querétaro, pues más que considerar a la bicicleta como un medio de transporte, se le considera como un medio de recreación. Para Olvera León una de las principales razones de que los ciclistas no utilicen la infraestructura es la “sensación de inseguridad al trasladarse solos”.

Carril incorrecto en avenida Universidad

El Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP), tiene un manual de “ciclociudades” el cual es una guía de cómo debería ser la infraestructura ciclista. Explica que deben ir colocadas del lado de menor velocidad, el derecho en México. Mientras que en avenida Universidad, del municipio de Querétaro, “por alguna razón Steve Davis dijo que tiene que ir colocada de lado donde la velocidad es más alta” comentó Sergio León: “es posible que en algún momento se derrumbe porque el diseño está mal hecho”.

Otro problema que señala es que los kilómetros de ciclovía con los que cuenta el municipio, no están conectados: “el pedazo que se hizo de Bernardo Quintana a Ezequiel Montes no tiene ninguna conectividad, entonces en ese punto no es atractivo y la gente dice ‘perdimos mucho dinero por culpa de la ciclovía’”.

Un error decir que íbamos a ser la capital mundial de la bicicleta

Fue un error del presidente municipal decir que íbamos a ser la capital mundial de la bicicleta y más quien se la haya creído, porque esto no se da por decreto, no son suficientes tres años, es más, ni una década” sentenció Agustín Osornio Soto, presidente de la asociación civil Saca la Bici.

Osornio considera que lo que más necesita un ciclista en el municipio de Querétaro es seguridad, pues no es suficiente con saber manejar una bicicleta, sino también la cultura y la educación vial que conforman a la población. Explicó que persiste la pirámide de movilidad invertida, cuando lo ideal es que el peatón debe ser primero, seguido por los ciclistas, después el transporte público, transporte de carga y por último el automóvil particular.

Desde el punto de vista del vocero de Saca la Bici, las administraciones gubernamentales han trabajado en pro del automóvil y no de crear infraestructura para peatones y ciclistas. Agustín Osornio, pidió a las autoridades capitalinas trabajar directamente con las personas, pues existe una mitad de la población que sí se solidariza con los ciclistas, pero que hay otro 50 por ciento “que debe entender que un ciclista es un auto menos e incluso también le favorece al automovilista”.

En cuanto a la implementación de las bicicletas compartidas, Osornio comentó que es posible que el programa funcione y promueva este medio de transporte e incluso genere una rentabilidad para el municipio. La cuestión, concluyó, radica en ver si las calles van a tener la condición o la preparación para admitir a los ciclistas que ya están y a los nuevos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba