Información

“Grosera la cantidad de dinero” gastado en campañas electorales

En las elecciones no es bueno que gane el que gasta más, advirtió la politóloga Flavia Freidenberg

Foto: Mariana Díaz

Por: Ricardo Lugo / Carlo Aguilar

“No se puede gastar tanto dinero (en las elecciones), no es justo”, lamentó Flavia Freidenberg, directora del Instituto de Iberoamérica de la Universidad de Salamanca, quien expuso que cuando los ciudadanos “castiguen a los políticos por el nivel de gasto de las campañas”, las elecciones y sus resultados serán distintos.

Quien impartió la conferencia magistral “¿Cuánta democracia hay en mi pueblo? Tensiones entre elecciones locales, autoritarismo subnacional y democracia en América Latina”, manifestó que en esta “carrera de caballos” no es bueno que gane el que gasta más.

Al ser cuestionada sobre una posible reforma electoral en México y de la credibilidad del Instituto Federal Electoral (IFE), la doctora enfatizó que las denuncias que ha recibido el árbitro electoral no sólo provienen del sector de la izquierda mexicana, sino de “cualquier persona que tenga sentido común”, que observa las elecciones y que se da cuenta que éstas no son equitativas.

La especialista en sistemas y partidos políticos destacó que la reforma a la ley electoral en México debería girar en torno a tres ejes:

“El primero tiene que ver con lo que ocurre antes de las elecciones en términos de redes clientelares, la distribución de programas vinculados a las políticas públicas federales o locales generan estas redes y distorsionan el proceso de elección.

“Dos, los términos de costos. No se puede gastar tanto dinero, no es justo. Se nos tiene que caer la cara de vergüenza sobre la cantidad de dinero que se gasta en promocionar a candidatos cuando las necesidades de muchos sectores de la población no están cubiertas de manera satisfactoria.

“Fue grosera la cantidad de dinero que se utilizó en todas las campañas –de los cuatro candidatos en el proceso electoral en México 2012.

“Y la tercera línea de reforma es que el IFE debe encargarse de mirar horas y horas la televisión para establecer si alguien ha hecho campaña negativa con respecto a los spots que fue una de las reformas del 2007”, explicó.

Por otro lado la especialista y también doctora en Estudios Latinoamericanos, resaltó que es ingenuo pensar que cambiar las leyes electorales basta para mejorar la situación electoral en la que vive México.

“Esto nos remite a decir que hay gente muy buena, que lee la norma y que hace lo que ésta dice. Pero no siempre la gente actúa en función de lo que dice la norma, por tanto las cosas no cambian sólo con cambiar leyes, se deben cambiar comportamientos.

“Falta un pacto político entre los actores de la sociedad y los actores políticos”, advirtió.

 

Necesario pacto ético para reducir gastos

Para Flavia Freidenberg, los problemas electorales en México son de otra índole y no tanto del cómo se elige al Presidente. Dijo que previo a la elección se hacen cosas que tienen que ver en cómo se hace campaña electoral, el acceso a los medios de comunicación, el costo de las campañas electorales, el costo de la política; y todo esto hace que la “elección no sea equitativa”.

“La elecciones en México, federales o locales, están condicionadas por la cantidad de dinero que tú tengas. Además hay una serie de prácticas que se han hecho de manera acomodaticia; se generaron posreformas a las de 2007 y los partidos políticos, como son actores que tienen incentivos, encontraron la manera de alterar, de cambiar, modificar o alterar, sin que se roce la ilegalidad pero sí a la legitimidad, y han enturbiado las elecciones”, consideró.

Destacó que los ciudadanos “debemos tener un poco más de vergüenza y hacer una autocrítica, porque luego en la calle yo critico, porque cuando voto estoy mirando cuánto se gasta.”

Aseguró que en cuanto los ciudadanos no aprueben e incentiven un pacto ético sobre reducir el costo de la política, esto será una “cantinela de bla bla sinsentido”.

De acuerdo con Flavia Freidenberg, la pasada elección de Presidente dejó en claro que la alternancia existe. Además que mostró la capacidad de regeneración de los partidos políticos, ya que éstos tienen capacidad de adaptación y “tras fuertes crisis internas y externas se regeneran”.

“En términos lógicos y analíticos, la elección dio cuenta de cómo un partido político que había sufrido una derrota fundamental y con una fuerte implosión en el interior de la organización, consigue regenerarse y cambiar ese entorno hostil. Venir desde abajo y lo local hacia lo federal y ganar la elección.”

Ante la posibilidad de retomar ideas de procesos electorales de otros países, Flavia Freidenberg mostró que no se deben “exportar o importar elementos de otros sistemas electorales porque pueden ser muy diferentes.

“Por ejemplo, el Presidente de la República en México se elige de manera directa en unas elecciones competitivas, con al menos cinco partidos que pueden poner un candidato.

“En Estados Unidos no son directas, son a través de un colegio electoral donde hay dos partidos con grandes opciones. Me parece que el escenario es diferente. Esa tendencia a querer copiar a mí no me convence mucho. El sistema electoral mexicano no se debe cambiar o mejorar a partir de importar recetas de otros lados.

“Me parece que la experiencia política mexicana nos ha llevado a aprender e identificar cuáles pueden ser lo problemas y a partir de su conocimiento generar alternativas propias”, concluyó.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba