Información

Hasta 65 mil dólares vale un riñón en el mercado negro de órganos

El esquema ahora se compone de un proceso en el que todos los mexicanos mayores a 18 años de edad serán automáticamente donadores de órganos y tejidos en caso de fallecimiento; a menos que en vida el fallecido deje su voluntad de expresa de negarse al acto de donar.

Aunque la cultura de donación de órganos en México ha ido en aumento, a la fecha hay más de 20 mil personas estaban en lista de espera, tanto en instituciones públicas como privadas, para un trasplante.

El acto de donar órganos es brindar una oportunidad de vida después de la muerte; acto desinteresado que ha incrementado gracias a las nuevas políticas públicas y de asistencia social en el territorio nacional; esta donación puede ir de un órgano, tejido o células a otra persona con el objetivo de mejorar su salud.

Según el Centro Nacional de Trasplantes (CENATRA) en su documento “Estado Actual de Receptores, Donación y Trasplantes en México (1er trimestre 2018)” informa que 528 establecimientos están autorizados para los procesos procuración, trasplante o banco receptores de donación.

El mismo informe arroja que los receptores en lista de espera para el primer trimestre de 2018, se encontraban un total de 13,771 pacientes en espera de un riñón, 6,945 en espera de córnea, 324 para recibir un hígado, 40 por corazón y 3 para riñón y páncreas.

Por otra parte, en el marco de la sesión ordinaria del 3 de abril pasado, el pleno del Senado de la República aprobó la reforma a la Ley General de Salud con 75 votos a favor y una abstención; con la cual se logra crear “el consentimiento presunto o expreso”. Modificando así el esquema de donación en el territorio nacional, mismo que actualmente solo se realiza por consentimiento expreso frente a un notario público, tarjeta de donar o autorización expresa de los familiares.

El esquema ahora se compone de un proceso en el que todos los mexicanos mayores a 18 años de edad serán automáticamente donadores de órganos y tejidos en caso de fallecimiento; a menos que en vida el fallecido deje su voluntad de expresa de negarse al acto de donar.

Así se podrá regular los dos esquemas básicos de donación de órganos; al fallecer – por un paro cardio-respiratorio- se podrán ofrecer órganos y tejidos como córneas, o por muerte encefálica en la cual se pueden donar el corazón, hígado, pulmones, etc. Y por último en vida, caso en que solo se puede donar algún órgano o porción de este sin que afecte la salud del emisor.

180 mil dólares vale un corazón en el mercado negro

En contra parte, en la “Deep web” y el mercado negro aún persiste la venta ilegal de órganos, misma que además de poner en riesgo de las personas involucradas en el proceso, comprar un órgano requiere una inversión altamente costosa. Investigadores de RT en español, al hacerse pasar por compradores, fueron contactados en el mercado negro por “médicos” que aseguraban la posesión de órganos y confirmaban la cantidad de 300 mil dólares por la cirugía de trasplante en Ciudad Juárez, Chihuahua en un hospital perteneciente a Star Médica.

La venta de órganos se valúa en dólares alrededor de todo el mundo, es por eso que al investigar en la “Deep web” se encontró que su valor aproximado por órgano varía según el vendedor y el precio cambia según el país que se distribuye; así México, Canadá, Estados Unidos, Taiwán son compradores activos, pero los países que fungen como intermediarios son China, India, Filipinas, Colombia y Estados Unidos.

Los precios, en dólares, en promedio de los órganos en venta son: riñón en 62 mil, Corazón de 130 a 180 mil (según la calidad del donante), córnea en 30 mil, pulmón en 150 mil, páncreas hasta los 130 mil e hígado en aproximadamente 140 mil dólares.

Incluso el precio puede aumentar debido a que los vendedores encriptados de internet, aseguran un “paquete” más atractivo, al contar con un familiar que es médico y puede realizar tanto la extracción del órgano como la cirugía del trasplante al receptor.

RT expresó que los trasplantes de riñón son los más regulares en países con población de escasos recurso, lo cual pone en riesgo su vida, no tanto por la operación sino por el proceso de la recuperación post-trasplante.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba