Información

Hundimientos intensifican inundaciones en Querétaro

El catedrático de la UAQ destacó que para evitar este problema se debe respetar el medio ambiente. Añadió que, si se evita el cambio de uso de suelos en zonas vulnerables, se evitarán los problemas de inundaciones además de regenerar el acuífero.

Zibatá, Cimatario y Milenio son algunas de las zonas en Querétaro que se han hundido por diversas causas, entre ellas el estancamiento del agua en los mantos acuíferos, subrayó el coordinador de la licenciatura en Ingeniería Civil en la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), Omar Chávez Alegría. Recalcó que las principales afectaciones se verán en los tramos viales de Constituyentes a Jurica y de 5 de Febrero a Tlacote.

El académico advirtió que la situación empeorará si se ejecutan más construcciones en las áreas referidas y en un futuro se impedirá la recarga de los mantos y mandará el agua a zonas bajas. Aunado a esto, explicó que mientras más se siga hundiendo la ciudad, habrá más problemas de inundaciones.

Recordó que, cuando no había construcciones, toda el agua se filtraba en la parte alta, pero ahora llega a las partes bajas con velocidad muy rápida. Esta forma en que se dispersa el agua genera erosiones y socavones. Profundizó que entre más velocidad de arrastre exista, habrá más socavones, como el ocurrido el año pasado en las inmediaciones de plaza Antea.

Añadió que en prolongación Zaragoza y la carretera a Celaya existe un señalamiento de peligro de falla. En dos años se ha hundido 19 centímetros. Explicó que en esta zona es posible ver los agrietamientos en las viviendas y pavimento, sin embargo, es algo que ha sucedido desde hace 30 años. Advirtió que si este proceso sigue así, habrá agrietamiento superficial, socavones y afectaciones a las viviendas, puentes e infraestructura en general.

Chávez Alegría destacó que cuando no se revisa la información ocurren situaciones como la de prolongación Constituyentes, donde hace un par de semanas se abrió una “grieta”, según definió la propia autoridad. En la zona que va hacia El Mirador había un cauce natural y al construir sobre él, comenzó a desplazar la vialidad y provocó agrietamientos.

Inundaciones en Querétaro

El miembro del Colegio de Ingenieros señaló que los problemas de hundimiento en la ciudad son por el exceso de extracción de agua. Recalcó que algunas de las colonias con estos problemas son La Sierrita, Ensueño y Jardines de la Hacienda. Enfatizó que durante el proceso de extracción el agua pierde minerales, además genera huecos y agrietamientos; acotó también que esto es conocido como “fallas por subsidencia”.

El coordinador de la Facultad de Ingeniería acusó que los habitantes tienen parte de culpa por el hundimiento de la ciudad. Explicó que esto se debe a que todos los ciudadanos tienen derecho a usar 250 litros de agua por día, sin embargo, la malgastan. “Si tomamos conciencia y gastáramos la mínima cantidad no necesitamos extraer tanta cantidad de agua de los mantos acuíferos, pero otras empresas extraen agua también”, destacó.

Omar Chávez Alegría recordó que el motivo de la clausura de la planta de Coca-Cola en avenida Constituyentes fue por el exceso de deformaciones que provocaron agrietamientos y la planta dejó de funcionar por tantas fallas. Esta empresa, al igual que la industria cervecera, suelen desperdiciar mucha agua durante sus procesos.

Causas de socavones y grietas

El académico destacó que el tema de los socavones está asociado a la falta de mantenimiento de infraestructura hidráulica. Añadió que se desconocían las deficiencias de la infraestructura hasta que se abrieron los socavones, ya que hay tuberías que permanecen sin remodelación desde los años 70.

Chávez Alegría explicó que los socavones, fisuras y grietas son un problema en todo el país. Detalló que estas “fallas” están asociadas a riesgos geológicos que siempre están latentes. Aunado a esto, subrayó que la razón de estos problemas son las fracturas en las rocas activas o inactivas. Destacó que las fallas inactivas, al activarse, generan agrietamientos y pueden provocar sismos como el terremoto del 19 de septiembre de hace un año.

Cómo evitar este problema

El integrante del colegio de ingenieros recordó que existe la Ley de Aguas Nacionales para regular los acuíferos en un equilibrio; sin embargo, lamentó que el acuífero siempre tendrá pérdidas y ganancias a partir del ingreso de aguas en zonas altas.

Chávez Alegría reconoció también que no existe un plan de manejo o de uso de suelo. Advirtió además que la planeación de una nueva vialidad a un costado del parque Cimatario afectará la zona, ya que será una zona alta que no permitirá el flujo de agua y esto provocará daños en las nuevas vialidades.

El catedrático de la UAQ destacó que para evitar este problema se debe respetar el medio ambiente. Añadió que, si se hace un enfoque a la planeación y se evita el cambio de uso de suelos en zonas vulnerables, se evitarán a largo plazo los problemas de inundaciones además de regenerar el acuífero.

Agregó que las empresas deben entregar a las instancias como la Comisión Estatal de Aguas (CEA) y la Comisión Nacional del Agua (Conagua) los niveles de abatimiento que se tienen al momento de trabajar, así como la profundidad y calidad del agua con la que trabajan ya que, existen pozos “piratas” que no dan información verdadera a estas instituciones.’

Finalizó en que la autoridad debe mantener un equilibrio en los mantos acuíferos desde este momento, sin embargo, destacó que la necesidad más importante es el cambio de paradigma para los habitantes, ya que se debe pasar de malgastar el agua a ahorrarla.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba