Información

Imposible cambiar orden de apellidos en Querétaro

Por: Sara Mandujano

PARA DESTACAR: Mientras en entidades como Yucatán, por aras de la igualdad entre hombres y mujeres, se permite dicho cambio, el Código Civil de Querétaro especifica que “la persona llevará el primer apellido del padre, seguido del primer apellido de la madre”.

Puebla y Ciudad de México tienen huecos legales que lo permiten

Querétaro, a diferencia de entidades como la Ciudad de México, Yucatán o Puebla, no permite que los padres elijan el orden de los apellidos de sus hijos,  explicó la exdirectora del Registro Civil del estado, Fabiola Larrondo Montes. Así mismo, detalló que dicho tema no está en la agenda de los diputados queretanos.

Este escenario contrasta con Yucatán, donde el artículo 40 de la Ley del Registro Civil de dicha entidad, estableció desde 2013 que ambos padres pueden acordar modificar el orden de los apellidos, en el marco de “un derecho de igualdad entre hombres y mujeres”.

Por otra parte, la Ciudad de México en el artículo 58 de su Ley del Registro Civil obliga a que al menor le sean dados dos apellidos —paterno y materno—, mas no especifica el orden de estos.  Puebla es un caso similar. El pasado 10 de julio, el Juzgado Quinto de lo Civil de ese estado falló a favor de Jessica Reinah Serrano, quien deseaba registrar a su hija con el apellido materno en primer lugar.

El juicio tomó siete meses, sin embargo, se amparó en que “la ley establece los dos apellidos, pero no establece en qué orden deben ir” consiguió que el acta de su hija, Amelie, se expidiera colocando primero el apellido materno.

Pero la realidad en Querétaro es distinta. “El Código Civil (artículo 37) de aquí establece que primero es el del padre, y luego el de la madre”, expresó Larrondo Montes. Mientras no sea un error de escritura, cualquier tipo de cambio en los apellidos de un individuo —por ejemplo, si se quisieran cambiar el orden— se lleva a cabo mediante un juez de lo familiar. “Hay que llevar la solicitud al juez, hay que llevar testigos, te van a solicitar que declares”. El juicio puede durar meses, o hasta años, y “no es un procedimiento sencillo”.

En el caso de que una persona desee eliminar el apellido de su padre, si es que este nunca cumplió con sus responsabilidades, de igual forma debe realizarse un juicio; y las autoridades tienen la obligación de notificar al progenitor del cambio que su hijo busca hacer. “Si se le notifica al papá y el papá no comparece y no le interesa, no contesta, el juicio va a ser más rápido. Pero si el padre comparece obviamente se va a complicar”.

Además, en caso de que se lograra el cambio deseado, el sujeto tendría que modificar el resto de sus documentos ya expedidos

.

El nombre, parte esencial de la identidad

José Eduardo Monterrubio Narváez, psicólogo social, consideró que cambiar o eliminar apellidos puede significar la superación de una persona que haya herido al solicitante. Para Monterrubio Narváez, el nombre es parte elemental de una identidad y si se lleva realiza un cambio así, irremediablemente lleva a un quiebre.

“Es un ‘aquí acaba mi historia contigo’”. Este tipo de sentimientos están encaminados hacia el origen, hacia un conflicto del individuo con su historia familiar, con esa herencia paterna que va de generación en generación, y cualquier proceso legar que alguien decida iniciar “debe ser resultado de una decisión pensada”.

El cambio de apellidos, o la modificación de estos —en cualquiera de sus formas—  “sí es algo muy simbólico… es cortar con la historia familiar de muchos años y comenzar de nuevo… las personas que lo decidan, están decidiendo cambiar sus vidas”.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba