Información

Indígenas de colonia Nueva Realidad “festejarán” 15 de septiembre trabajando

Por Angélica Hernández Morales

Los habitantes de la colonia Nueva Realidad –en su mayoría de extracción indígena- festejarán el 15 de septiembre trabajando.

 

Dicha colonia, ubicada al final de la avenida Pie de la Cuesta, a un par de cuadras de la Universidad Tecnológica del Estado de Querétaro (UTEQ) está habitada mayoritariamente por familias de origen hñähñu, provenientes del municipio de Amealco de Bonfil.

 

Si bien los vecinos de esta colonia son provenientes del municipio de Amealco de Bonfil, no todos son de procedencia indígena.

 

De este hecho se derivan las dos maneras en las que unos y otros celebran el Grito de Dolores la noche del 15 y la madrugada del 16 de septiembre.

 

Aquellos habitantes que no pertenecen a la comunidad hñähñu suelen reunirse en familia y elaborar platillos tradicionales como enchiladas rojas, pozole y flautas; en otros casos, bajan a la delegación Epigmenio González o al centro de la ciudad a “dar el grito”, relató Ana Graciela, quien atiende un local de venta de ropa y artículos varios de segunda mano.

 

“Creo que es importante celebrar ese día porque es una de nuestras tradiciones como mexicanos. Es bonito ir a gritar ¡Viva México!”, expresó.

 

Caso contrario es el de los habitantes hñähñus, quienes también bajan a las distintas delegaciones donde se recrea el Grito de Dolores, pero con la intención de trabajar, vender sus productos y aprovechar la ocasión para ganar “lo del día”.

 

Pascual Lucas Julián, líder de la comunidad hñähñu en Nueva Realidad, dijo al respecto: “Nosotros nos dedicamos principalmente al comercio de productos que nosotros elaboramos. Por eso es que ese día nos vamos a vender a las plazas, lo que son papas fritas, garbanza y banderitas que hacen las mujeres”, señaló.

 

Los niños también participan en las labores; “Ellos se pintan su carita y me ayudan. No saben por qué, no me han preguntado, pero ellos se pintan y andan por ahí gritando y ayudándome. La gente grita y nosotros también gritamos ¡Viva México!, pero trabajando”, compartió José, vecino de la colonia Nueva Realidad, quien se dedica al comercio de botanas.

“Oleadas de abundancia” reflejadas en Nueva Realidad

Fundada en 1994, la colonia Nueva Realidad cuenta con 59 familias de entre tres y cuatro integrantes –niños, mujeres y hombres adultos–.

 

Los colonos se dedican principalmente al comercio de artesanías y botanas que ellos mismos producen: las mujeres confeccionan muñecas, bolsas y canastas de palma, mientras que los hombres se dedican a la elaboración de frituras como semillas y hojuelas de papa.

 

Los varones jóvenes migran a los Estados Unidos en busca de trabajo; aquéllos que logran conseguirlo, envían dinero –en intervalos indefinidos– a sus familias.

 

El aspecto general de la colonia es un retrato de esas “oleadas de abundancia”: la mayoría de las casas se encuentran a medio construir. Muros de block de concreto inconclusos se funden con cuartos ya terminados de ladrillo rojo, puertas de acero recién soldadas y tarimas que hacen las veces de muros faltantes.

Autoridades han ignorado peticiones de los colonos

El abandono de la colonia por parte de las autoridades es evidente: las calles están mal empedradas, algunas de las banquetas están incompletas e incluso el servicio de alumbrado público parece insuficiente.

 

Pascual Lucas Julián manifestó que desde la fundación de la colonia –hace casi 17 años– las autoridades han desatendido las peticiones de la comunidad, negándoles servicios o simplemente ignorándolos.

 

Mencionó que durante los gobiernos panistas de Ignacio Loyola Vera y Francisco Garrido Patrón, los miembros de la organización de colonos hñähñus fueron hostigados, amenazados e incluso –como en su caso– encarcelados.

 

“El gobierno actual, los del PRI, puede decirse que no son tan duros, pero igual, no hacen caso. Te escuchan, pero no hacen nada, o por lo menos no lo que uno les pide; hacen las cosas de acuerdo a su plan, no a nuestras necesidades”, lamentó.

 

Pascual Lucas Luján señaló que durante las gestiones panistas, los miembros del grupo fueron separados mediante engaños y falsas promesas, con tal de desintegrar a la asociación de colonos, misma que pertenecía a la Frente Independiente de Organizaciones Zapatistas (FIOZ).

 

“Ahora no estamos bien organizados, porque a muchos les metieron ideas y ya no se reúnen, pero los pocos que quedamos sí nos reunimos de vez en cuando, para que el día que sea necesario organizarnos ya global estemos listos”, expresó.

 

Acerca de si la comunidad se reúne el día 15 de septiembre para festejar, el líder indígena afirmó: “Antes, cuando recién se fundó la colonia, sí. Pero ahora ya no estamos organizados. Preferimos irnos a trabajar y conseguir dinero para nuestras familias”.

“Si no cumplen, exigiremos a las autoridades que hagan sus promesas”

En las calles de la Nueva Realidad, marcadas con nombres como De la Justicia, De la Dignidad, Del Pueblo o De la Democracia, hay pocos arreglos alusivos a las fiestas patrias; un auto estacionado ostenta una bandera que parece nueva, mientras que en un par de casas con astas improvisadas muestran los restos de lo que tal vez fue una bandera mexicana, a juzgar por los retazos verdes que aún dan batalla frente a los fuertes vientos matutinos.

 

Quienes no se cansan de luchar por los derechos que les corresponden son los colonos hñähñus de esta comunidad, y así lo demuestran las palabras de su líder.

 

“Nosotros estamos callados ahorita, aceptamos el silencio que el gobierno nos ha impuesto, pero no significa que será para siempre. Estamos callados, esperando a ver si cumplen lo que prometieron en sus campañas. Pero el día que sea necesario vamos a hablar y vamos a exigir que hagan lo que dijeron”, advirtió.

 

Nueva Realidad no sólo denomina a esta colonia alejada de los ojos de las autoridades y de la sociedad en general, sino a la situación en la que los miembros de la comunidad hñähñu se encuentran actualmente; una realidad que no se parece a aquélla que imaginaron al migrar de sus comunidades natales a la ciudad en busca de mejores oportunidades.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba