Información

Indignados con el cierre de escuela, locatarios del mercado Escobedo

Por: Cristo Alejandro Recéndiz / Alondra Montes Chávez

PARA DESTACAR: Guadalupe Frías recordó que cuando se construyó el mercado Escobedo fueron los mismos locatarios, en conjunto, quienes pagaron por la edificación de la explanada y la guardería, por lo que es aún más injusto que se les quite el inmueble.

Detrás del cierre del jardín de niños existe la intención de entregar el patrimonio de los queretanos a la iniciativa privada, consideró una comerciante.

Locatarios del mercado Escobedo continúan molestos con la medida tomada por el municipio de Querétaro al clausurar el Centro de Atención Infantil Comunitario (CAIC) del Centro Histórico, ubicado a un costado del mercado referido, ya que consideraron que no existían justificaciones para cerrarlo definitivamente.

 

Guadalupe Frías Alvarado, comerciante del mercado Escobedo, señaló que está inconforme con la decisión debido a que no era necesario cerrar el Centro de Atención Infantil Comunitario y consideró que la mejor medida era realizar un dictamen sobre las condiciones del inmueble para después solventar las observaciones y así cumplir con las condiciones para operar.

La locataria explicó que la guardería era una ayuda muy buena para las madres comerciantes debido a que el inmueble quedaba a un lado de su lugar de trabajo. Ahora, los padres de familia tienen que gastar más tiempo y dinero en recoger a sus hijos en otros colegios de la capital del estado.

El CAIC, como lo llaman los locatarios, fungía como jardín de niños para los hijos de los comerciantes. El kínder contaba con 70 menores de entre tres y seis años de edad. El inmobiliario resultaba práctico para los padres que laboran en el mercado, pues podían estar al pendiente de sus hijos.

Al respecto, un padre de familia que tenía inscrita a su hija en el CAIC, aseguró que Protección Civil desalojó a los niños para asignarlos en otros colegios y no se les cobró inscripción, pero tuvieron que comprar un nuevo uniforme. Además, ahora gasta 40 minutos en ir desde el mercado Escobedo hasta la escuela de su hija.

De acuerdo con Guadalupe Frías Alvarado, comerciante en dicho mercado, a inicios de octubre se presentaron representantes de la Asociación Michou y Mau, un grupo del Cuerpo de Bomberos y personal de Protección Civil para desalojar a los niños, pues dieron por hecho que se podían quemar.

Las autoridades aseguraron que el jardín de niños no contaba con las medidas necesarias de seguridad, como es tener salidas de emergencia. Aunque aclaró que el inmueble cuenta con tres puertas, a diferencia de otros centros educativos en los que solo cuentan con un punto de evacuación.

La locataria reconoció que una de las salidas del kínder se encuentra clausurada y explicó que se debe a que en esa parte se guardan diversos archivos muertos, además de que se utiliza como un punto de resguardo de vehículos oficiales del municipio de Querétaro. No obstante, destacó que el centro educativo ha operado en esas condiciones durante 45 años.

Por otra parte, la señora Guadalupe Frías recordó que cuando se construyó el mercado Escobedo, fueron los mismos locatarios en conjunto, quienes pagaron por la edificación de la explanada y la guardería, por lo que es aún más injusto que se les quite el inmueble.

Actualmente, el edificio en el que se ubicaba el Centro de Atención Infantil Comunitario se utiliza como un centro de actividades deportivas, artísticas y culturales, en el que se dan clases de zumba, talleres de belleza, de gelatina artística, de repostería y de manualidades.

Sobre el tema, los comerciantes del mercado Escobedo apuntaron que no saben para qué será utilizado el inmueble una vez que fue desalojado. Señalaron que, hasta el momento, las autoridades no les han informado más sobre el tema ni le ha entregado ningún documento oficial.

Ante la falta de claridad en el desalojo de los estudiantes del CAIC, los padres de familia que laboran en el mercado Escobedo dirigieron un oficio a la delegada del Centro Histórico, Fátima Yadira Montes y días después enviaron otra misiva al presidente municipal de Querétaro, Marcos Aguilar Vega.

Hasta la fecha, los comerciantes del mercado Escobedo no han recibido una respuesta por parte de las autoridades y consideran que detrás del cierre del jardín de niños existe la intención de entregar el patrimonio a la iniciativa privada, como ocurrió con la concesión del servicio de recolección de basura.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba