Información

Jóvenes voluntarios realizaron la primera “noche sin techo”

Por Angélica Hernández

Jóvenes voluntarios de la organización “Un techo para mi país” durmieron en Plaza Constitución como forma pacífica de denuncia ante la pobreza extrema en Latinoamérica.

El evento “La Noche sin Techo” conmemora el Día Internacional para la Erradicación de la Extrema Pobreza (14 de octubre), y fue llevado a cabo simultáneamente en los 19 países –entre ellos México– en los que la organización se encuentra trabajando. Las sedes nacionales fueron las ciudades de México, Monterrey y Querétaro.

“La Noche sin Techo” empezó cerca de las 19:30 horas con un discurso de la directora regional de la organización, Laura Castañeda, quien agradeció a los asistentes por su presencia.

“Un tercio de la población en Latinoamérica se encuentra en situación de pobreza extrema. Nosotros representamos los dos tercios restantes que, por una cuestión de fortuna, nació en una situación distinta. ¿Qué vamos a hacer al respecto?”, de esta manera animó a los voluntarios a seguir participando en la labor de erradicar la pobreza en Latinoamérica y, específicamente, en nuestro país.

“La pobreza implica no solamente carecer de poder adquisitivo, sino vivir en un constante estado de desastre social, de violación de los derechos humanos”, señaló.

Con estas palabras la joven directora regional dio inicio a un foro de debate cuyo tema fue “Los derechos humanos como causa y consecuencia de los desastres sociales”, en el cual participaron: como representante del sector educativo, María Fernanda Trejo, ingeniera arquitecta y catedrática del Instituto Tecnológico de Querétaro (ITQ); del sector empresarial, Vladimiro de la Mora, director general de General Electric Querétaro; del sector de medios de comunicación masiva, Lilian Rivera, catedrática de la Universidad Marista.

A ellos se sumaron Juan Carlos Ruelas Juárez, promotor de la Dirección de Desarrollo Regional en Querétaro, como parte del sector público; del sector civil estuvieron Federico Arellano y Héctor Fernández, directores y fundadores de GENS Creando Posibilidades; mientras que por parte del sector universitario, Teresa Reséndiz, líder comunitaria de La Laborcilla, en donde la organización desarrolla un programa actualmente.

Exhortaron a jóvenes a participar “desde su propia trinchera”

Durante el foro los ponentes dieron a conocer sus puntos de vista respecto al tema mencionado y dieron algunas propuestas para resolver esta problemática.

Vladimiro de la Mora, director general de General Electric Querétaro aseguró, “el sector empresarial debe participar en la erradicación de la pobreza de un forma integral, no sólo con aportaciones monetarias, sino tecnológicas y humanas”.

A continuación, la ingeniera arquitecta María Fernanda Trejo defendió a la educación como arma principal en la erradicación de la pobreza en México, ya que a través de ésta se puede concientizar a la población sobre sus derechos y así asegurarles una mejor calidad de vida; “nosotros podemos empezar a actuar educando”, manifestó.

La representante del sector de medios de comunicación masiva, Lilian Rivera, cuestionó a los jóvenes asistentes al evento.

“¿Cuántas veces no aceptamos los contenidos que nos dan los medios sólo porque no exigen pensar, generar una conciencia? ¿Qué papel están jugando ustedes? Si cada uno de nosotros hace un pequeño cambio en su entorno, se pueden cambiar muchas cosas, ¿qué sociedad queremos entonces?”, dijo.

A continuación, el promotor de la Dirección de Desarrollo Regional en Querétaro, Juan Carlos Ruelas, invitó a los jóvenes a generar alternativas “desde su propia trinchera”, y aseguró que las problemáticas sociales no se resuelven alejándose de ellas, sino participando activamente en propuestas que mejoren la calidad de vida de todos.

En un contexto similar, los directores-fundadores del proyecto GENS Creando posibilidades, Federico Arellano y Héctor Fernández, instaron a los asistentes a realizar proyectos que eviten que los jóvenes se encuentren en una situación de pobreza.

“Un grupo vulnerable es aquel que, por diversas circunstancias, no se puede defender. Los jóvenes son un grupo vulnerable ya que por diversas cuestiones sociales y culturales no se pueden insertar en el ámbito laboral, no pueden realizar movilidad social y, por tanto, se encuentran en peligro constante de estar en situación pobreza”, afirmó.

Ambos ponentes concluyeron que lo que México necesita son “jóvenes que construyan”.

Finalmente, Teresa Reséndiz, líder de la comunidad de La Laborcilla, agradeció con un discurso a los miembros de la organización por el trabajo realizado.

Manifestó que es necesario seguir un trabajo conjunto y transparente, en el que todos los sectores de la sociedad colaboren para erradicar la pobreza, y que Latinoamérica debe estar unida para la solución de esta problemática.

“’Un techo para mi país’ es muy importante porque gracias a ella me ha cambiado la vida. Quizá me falten palabras para expresarme, pero es lo que les quería compartir”, expresó.

En el transcurso de la noche se fue incrementando el número de participantes

“La Noche sin Techo” es una forma de vivir experiencias de las personas que se encuentran en situación de pobreza extrema, dijeron los organizadores.

Durante la realización de foro se habían contabilizado alrededor de 200 personas y aún se esperaba la llegada de cien más provenientes de León, Guanajuato.

Los participantes fueron, en su mayoría, universitarios voluntarios de la organización, provenientes de Guadalajara, Guanajuato y Querétaro.

Los jóvenes durmieron la noche del 14 y la madrugada del 15 de octubre, día en el que, a partir de las 9 horas, empezaron a desalojar la plaza.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba