EspectáculosInformación

La buena docencia: 20 años del estreno ‘Harry Potter y El Prisionero de Azkaban’

La película dirigida por Alfonso Cuarón, siendo esta la tercera de la saga, se presentó un cuatro de junio de 2004; aun con notables cambios entre el libro y la película, cosas omitidas, cosas agregadas que de cierta forma aportaban a la película y que de otra no cumplían del todo con las expectativas que tenían los fans. Aceptada como una de las mejores valoradas por la crítica y una de las favoritas por el público en general que recuerdan y atesoran la historia de Harry Potter, el niño que vivió.

Para ‘El Prisionero de Azkaban’ hubo distintos cambios tanto en la tonalidad de la historia, las expresiones de los personajes y el cambio de director, antes dirigidas por Chris Columbus y en sus inicios un Cuarón que se resistía al dirigir la cinta hasta una conversación que tuvo con el cineasta Guillermo del Toro.

En una entrevista para Vanity Fair en 2018 cuenta lo que le dijo Guillermo para acceder a dirigir la película “Hablé con Guillermo, como siempre lo hago”, y me dice: “¿Qué está pasando? ¿Algún proyecto en marcha? Y dije: “Voy por Harry Potter, ¿puedes creerlo? Y hasta me burlé de ello”. No había leído los libros ni visto las películas. Y luego parecía enojado conmigo. Me llamó flaco. Él dice: «Pendejo flaco, ¿has leído los libros?» Le dije: «No, no he leído los libros». Él dice: “Pendejo flaco, eres un bastardo tan arrogante. Vas ahora mismo a la maldita librería, compras los libros, los lees y me llamas de inmediato”. Cuando te habla así, pues tienes que ir a la librería. En ese momento, acababa de salir el cuarto libro. Leí los dos primeros, y ya iba por la mitad del tercero, ese era el que me habían ofrecido. Y lo llamé y le dije: «Bueno, el material es realmente genial». Él dice: “Bueno, ya viste imbécil…”. Como cineasta, fue casi como una lección de humildad, de decir ¿cómo la voy a hacer propia, pero al mismo tiempo respetando lo que se ha amado en ese par de películas?”.

Los actores cuentan que ‘El Prisionero de Azkaban’ se sentía como una nueva era, una historia mucho más oscura, tocaba temas de carácter más adulto. En cada película existía una capa diferente de óleo que resaltaba ciertas particularidades de distintos personajes, sean nuevos o viejos lo peculiar se encontraba distribuido por los actores que tomaban diferentes roles en este enorme cuadro retratado en la gran pantalla. Nuevos personajes como la profesora Trelawney (Emma Thompson), Sirius Black (Gary Oldman) y el profesor Remus Lupin (David Thewlis).

Hay algo que es continuo y se mantiene hasta casi el final de la película, y es que el personaje principal, Harry Potter tiene miedo, está aterrado por lo que le podría ocurrir, le cuentan que está en riesgo, un grave riesgo; hay un asesino que presuntamente lo está buscando, después se da cuenta de la existencia de unas criaturas llamadas Dementores capaces de robar el alma, con aspecto de fantasma, manos largas y muy delgadas, sin rostro aparente, las flores se marchitan en su presencia y el agua se congela al instante.

A medida que ocurre la historia, Harry pide ayuda a uno de sus maestros, presentado como el profesor de defensa contra las artes oscuras, Remus. J. Lupin. Harry le expresa sus inquietudes a su profesor, le dice que tiene miedo, que por qué los dementores le afectan tanto, más que a los demás. El profesor menciona que los dementores están entre las criaturas más horrendas que habitan sobre la tierra, se alimentan de los momentos felices, los buenos momentos, y la persona se queda solamente con sus peores experiencias; el profesor Lupin le indica a Harry que no es cobarde y que no debe sentirse avergonzado por ello. Viendo a Harry de esta forma, el profesor Lupin decide enseñarle una manera para defenderse.

Una vez que Harry intenta y aplica las enseñanzas de su profesor, al fracasar y volver a intentar, tan pronto como su alrededor se ve acorralado e inmerso bajo el panorama tenue que se le presenta; en el momento de más tensión donde Harry es arrinconado por sus más grandes miedos, es ahí donde la virtud de su profesor se ve reflejada y por fin supera sus miedos, con una luz que ilumina hasta la claridad, tomando significado aquellas palabras dichas por el director de la escuela, “La felicidad puede estar incluso en un oscuro momento, solo no olviden encender la luz”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba