Información

La ciudad se hunde y se queda sin agua: Zepeda Garrido

Zepeda Garrido recordó que desde los ochenta se descubrieron agrietamientos y que la ciudad comenzaba a hundirse. No obstante, la zona metropolitana no se ha hundido uniformemente, debido a su forma escalonada.

Cada vez es más probable que el agua subterránea en la ciudad se termine y una de sus principales causas es el aumento de la población, advirtió el maestro en Ingeniería y exrector de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), José Alfredo Zepeda Garrido, quien añadió que las consecuencias serán el hundimiento y la subsidencia de la urbe.

El investigador explicó que las aguas subterráneas en el estado son abatidas por el bombeo realizado para extraer el líquido. Aseguró que muchos de los pozos están quedándose inhabilitados, ya que antes daban de 40 a 50 litros y ahora sólo pueden extraer 20 litros.

Zepeda Garrido, quien fue procurador del Medio Ambiente en Querétaro durante la pasada administración estatal, apuntó que la Ciudad de México también tiene el mismo problema de hundimientos, aunque en ese caso se presentan porque el suelo es “blando” y en Querétaro el suelo es más firme, pero tiene otros factores como la temporada volcánica y las placas tectónicas.

Zepeda Garrido recordó que desde los ochenta se descubrieron agrietamientos y que la ciudad comenzaba a hundirse. No obstante, la zona metropolitana no se ha hundido uniformemente, debido a su forma escalonada. Agregó que persiste el problema, alentado por el crecimiento de la ciudad en grandes proporciones.

Cada vez más difícil controlar las inundaciones

Zepeda expuso que el 70 por ciento del agua que se consume en Querétaro es para los hogares, mientras que otro 20 por ciento se utiliza para la agricultura en municipios como Corregidora y El Marqués. Finalmente, el 10 por ciento restante se utiliza en la industria.

Alfredo Zepeda Garrido añadió que anteriormente las funciones de los bordos eran para el uso en la agricultura y evitar las inundaciones. Sin embargo, al crecer la mancha urbana no se contempló una construcción vertical que retenga el agua; a la par hubo pérdida de vegetación y muchos bordos fueron destruidos, lo que provoca que ahora el agua escurra con mayor rapidez y sea más difícil manejar las inundaciones.

Al respecto, el investigador resaltó que los nuevos fraccionamientos en la ciudad no tienen las condiciones para retener o equilibrar el daño causado el agua, cuando por el contrario, debería de construirse una infraestructura con mayor capacidad de disminuir el escurrimiento y que pudiera retener el agua.

Riegan con agua contaminada los cultivos

Alfredo Zepeda Garrido señaló que la falta de bordos y el abatimiento de los pozos, son factores que provocan la contaminación del agua. Al respecto, aseguró que en la ciudad de Querétaro hay zonas que tienen contaminación por pozos mal administrados o que usan para extraer y meter agua contaminada.

El académico recordó que en la agricultura el agua se debe usar de forma eficiente, sin embargo, en Celaya y en los drenes que corren por la carretera a Tlacote, la gente desvía el agua contaminada y la usa para regar cultivos que posteriormente son vendidos.

Zepeda Garrido recordó que desde el 2015 existen problemas de riego con agua contaminada. Explicó que los rellenos sanitarios contaminan los arroyos y las presas, además esto provocó un desarrollo de algas. Lamentó que estas algas sean las que provocan la contaminación y muerte de los peces, los cuales, también son vendidos, cuando ya están contaminados.

El investigador del uso de los recursos hídricos, subrayó la necesidad de que la ciudad aproveche al agua de la superficie y apuntó que existe un mayor beneficio si el agua “es bien tratada” y se reutiliza en lugar de ser extraída del subsuelo. Además, informó que en zonas como el volcán del Cimatario y Colinas del Bosque, la calidad del agua aún es buena. Sin embargo, en zonas como Junípero Serra, el agua ya no tiene calidad.

El doctor Zepeda Garrido agregó que se necesitan drenes pluviales de forma urgente, para poder sacar toda el agua acumulada, de lo contrario, puede causar estragos. Finalmente, aclaró que debido a las características geográficas de la región, no pueden construirse presas para guardar el agua de lluvia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba