Información

La esencia de cada nación se manifiesta en su futbol: Daniel Muñoz

Para el escritor queretano ‘Danielopski’, el futbol ya ocupa un lugar especial en la historia oficial de muchos países del mundo, es contado a la par de grandes movimientos y acontecimientos históricos internacionales.

Jorge Alberto Francisco Valdano Castellanos, exjugador argentino que tuvo el privilegio de levantar la Copa del Mundo en la cancha del estadio Azteca cuando jugó junto a Diego Armando Maradona, definía al futbol como “lo más importante de lo menos importante”; el referirse así de un deporte que es también un fenómeno social, cultural, político y económico, hace pensar que los gritos de “gol” no sólo se ahogan en los muros de un estadio, si no que trascienden mucho más allá.

Para el escritor queretano Daniel Muñoz Vega, alías Danielopski, el futbol ya ocupa un lugar especial en la historia oficial de muchos países del mundo, es contado a la par de grandes movimientos y acontecimientos históricos internacionales: “en el contexto histórico de ser un fenómeno de masas que paraliza un país, cuando el futbol se convierte en asunto de estado, tiene que entrar en el contexto histórico… la política y el futbol se mezclan siempre, por tanto debe ser considerado”, así lo afirmó en el marco de la presentación de su más reciente libro ‘La Geometría de la Euforia’, en el cual se retoman experiencias y anécdotas que toman al futbol como eje principal.

Danielopski, en un principio, define al futbol como “un lenguaje universal en el que por medio de la pelota, aunque no hablemos el mismo idioma, nos podemos entender”, y aseguró que, en muchos sentidos, este lenguaje se convierte en un reflejo de la sociedad de cada nación: “el futbol refleja lo que somos… hablando concretamente de México, muchas derrotas que tenemos como país también se simbolizan en el futbol… supongo que cada país debe tener algo parecido, lo que son las naciones se manifiesta en su futbol”.

Como cada 12 años, el mundial de futbol se cruza con elecciones presidenciales. La última vez durante el periodo de Alemana 2006; aquella justa mundialista significó el último gran torneo internacional del francés Zinedine Zidane, vio coronarse a la Italia de Totti, Del Piero, Cannavaro, Pirlo y Buffon, vio sucumbir al Brasil de Ronaldo, Ronaldinho, Cafú, Roberto Carlos y Kaká, y nos vio llorar a los mexicanos tras aquel gol de Maxi Rodríguez en tiempo de compensación para llegar al quinto partido. Mientras tanto Felipe Calderón Hinojosa, candidato del Partido Acción Nacional, era elegido presidente de México por encima del entonces (también) candidato Andrés Manuel López Obrador, del Partido de la Revolución Democrática.

La política mexicana y el futbol tienen una estrecha relación debido a los actores políticos utilizan las actividades recreativas para configurar su poder, ya que contar con el apoyo del deporte ayuda a una mejor imagen y legitimidad gubernamental, así lo señalan los catedráticos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Colegio de Michoacán, Dante Guillermo Celis y Jonathan Montero Oropeza (respectivamente) en su investigación ‘El futbol mexicano como instrumento de poder político y económico’.

Los investigadores recuerdan los momentos en los que el expresidente Felipe Calderón utilizó a jugadores como Francisco Fonseca, quien formaba parte de la lista para el mundial de Alemania, dentro de su campaña presidencial en 2006, así como sus visitas a las instalaciones del Real Madrid en 2008 junto con su esposa Margarita Zavala y su nombramiento como socio honorario del Club.

No pasan por alto la propaganda durante el mundial de Sudáfrica 2010 y el mundial sub 17 de México en 2011, para terminar con la extinción de la empresa Luz y Fuerza del Centro en 2009, mientras la Selección Mexicana jugaba un partido eliminatorio ante su similar de El Salvador.

Al analizar el contexto actual, Muñoz Vega sostuvo que el interés de la clase política en el fenómeno del futbol se concentra los efectos de las masas, ya que el estado de ánimo de la población puede verse afectado por un resultado favorable o no: ‘cuando por medio de un partido de futbol se modifica tu estado de ánimo es importante, por eso soy un tanto sospechoso de que un resultado pueda alterarnos tal que se pueda manifestar en las urnas… con toda esta euforia que genera el futbol, si México pasa al quinto partido, de pronto a una semifinal, la gente va a sentir esta alegría que va a cambiar su realidad social aunque realmente no esté cambiando nada’, señaló.

Daniel Muñoz Vega asegura que, si bien el futbol puede ser un facilitador para transmitir valores cívicos necesarios, el capitalismo ha generado una deshumanización del mismo: “cuando las cosas se someten al capital, el factor humano pasa a segundo plano… cuando el sistema es tramposo, incluido el futbol, y hablamos de una mezcla extraña entre capitalismo y deporte se hace sospechoso el manejo del mismo”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba