Información

La huella de Juárez en Querétaro

Por Angélica H. Morales

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En Querétaro la huella de la actividad política de Benito Juárez quedó marcada con la imposición de un gobernador, Julio María Cervantes, indicó Blanca Estela Gutiérrez Grageda, directora de la Facultad de Filosofía.

Cervantes fue un militar partidario del proyecto juarista, cuyo mandato estuvo en continuo jaque por los diputados locales y grupos conservadores, quienes basaban sus acusaciones en el ‘simple’ hecho de que no era queretano.

Fue así, a través del gobernador, que Juárez introdujo en Querétaro diversos aspectos de su proyecto político: la libertad de cultos, la separación Iglesia-Estado y la nacionalización de los bienes de la Iglesia, expuso la ganadora del segundo lugar del Premio Alejandrina 2010.

“Varios miembros del grupo de Juárez pedían que Querétaro fuera desintegrado como estado, pues en él estaba concentrado ‘el huevo de la Hidra del conservadurismo’, y sólo así se podría acabar con la oposición”, explicó la también investigadora del área de Historia.

En México hay dos importantes monumentos dedicados a Juárez, uno de ellos se encuentra en Querétaro: la estatua ubicada en el Cerro de las Campanas, el lugar de una de las mayores victorias de Juárez: la derrota del Imperio de Maximiliano.

“La enorme figura de Juárez sobre el lugar en el que muere Maximiliano da ese mensaje al mundo de ‘aquí tenemos un Presidente que vela por la soberanía nacional’. Como en muchos momentos históricos, se cometen estos actos de exageración”, recordó.

Juárez, un personaje de luces y sombras

Como pasa con los grandes personajes de la historia nacional, la figura de Juárez –el personaje político– ha sido mitificada y muchas veces ensalzada de manera ‘irracional’, anticipó.

“Ocurre con él lo que pasa con todos: sus partidarios alaban sus hazañas, lo muestran como un hombre noble, justo, y niegan sus defectos. Así como sus detractores muestran como un traidor, un malagradecido, un resentido social, y niegan de igual manera sus virtudes o aciertos”, consideró.

Blanca Estela Gutiérrez manifestó que Benito Juárez, como todos los actores de la historia, debe ser analizado desde todas sus facetas para poder comprender su actividad histórica. “Habría que analizarlo tanto en sus luminosidades, por así decirlo, como en los aspectos más sombríos”.

Sin embargo, Benito Juárez dejó un legado de instituciones sólidas para el país, aseguró Gutiérrez Grageda.

De acuerdo con la autora de la investigación “Gobiernos divididos. Problemática política en Querétaro durante la República Restaurada (1867-1873)”, Juárez ha sido uno de los personajes más importantes para la historia nacional sobre todo por las aportaciones de su proyecto político –eminentemente liberal– que dieron paso a la formación de un Estado libre y democrático.

El heredero de Juárez

Si bien muchos actores políticos se han autoproclamado como los herederos políticos del proyecto juarista, Gutiérrez Grageda no considera que exista uno que encarne todos los preceptos del mismo.

Desde facciones del Partido Revolucionario Institucional (PRI), pasando por el proyecto de Andrés Manuel López Obrador –el más frecuente de estos autoproclamados– hasta Santiago Creel Miranda, miembro del Partido Acción Nacional, todos han querido ostentarse como continuistas de las políticas emprendidas por el Benemérito de las Américas, sin que alguno de ellos lo haya podido demostrar, señaló.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba