Información

La inseguridad pública se volvió agenda ciudadana

Las balaceras sembraron el miedo en Querétaro, dentro de un panorama nacional paralizado por el narcotráfico

Por: Ricardo Lugo Medina

La inseguridad pública aumentó en Querétaro durante 2012.

Hechos que el gobierno priista de José Calzada Rovirosa mostraba como “aislados” tuvieron un contrapeso que abalanzó a la ciudad rumbo a la verdadera situación del país. Tribuna de Querétaro consignó acontecimientos que contradijeron el discurso oficial.

La línea fue rebasada y el discurso poco a poco cambió para dejar entrever los hechos que agobiaron la tranquilidad de los queretanos.

La noche del 27 de enero, una balacera frente a Plaza Constituyentes alertó las sospechas y también cuestionó al Querétaro ‘seguro’. Dicho enfrentamiento dejó un saldo de dos personas heridas. Los presuntos delincuentes fueron relacionados con actividades ilícitas, pero después el procurador Arsenio Durán Becerra titubeó con los reporteros que le cuestionaban la versión de que los policías hubiesen disparado primero (Tribuna de Querétaro, 608, 7 de febrero).

Además de este caso, hubo otros en que las propias autoridades se han visto envueltas en la polémica de la inseguridad y más allá de combatirla, contribuyen a ella.

“Sin motivo alguno, un integrante de la Guardia Municipal me disparó al ojo con un arma tipo gotcha, lo que me ha provocado daños en la vista y un gasto de 14 mil pesos en atención médica”, fueron las palabras de Isaías Hurtado, habitante de la comunidad de Buenavista (perteneciente a la delegación Santa Rosa Jáuregui), quien denunció presunto abuso de autoridad por parte de la policía (Tribuna de Querétaro, 622).

 

Balaceras, secuestros, asesinatos, robo de gasolina y narcomantas

A inicios del mes de septiembre un acontecimiento llamó la atención de la ciudadanía cuando tres jóvenes habitantes de una localidad de Santa Rosa Jáuregui fueron secuestrados y tres días después dos de ellos fueron encontrados muertos.

Hasta el mes de septiembre, sucesos como la bala perdida que mató a un menor de dos años en la colonia Menchaca, el joven de 25 años que fue herido mortalmente en el cuello por un arma punzocortante en Loma Bonita o la mujer calcinada en su domicilio en la avenida Pasteur, contrastaban con la tranquilidad que se vivía en los años noventa.

Balaceras, secuestros, asesinatos, robo de gasolina, narcomantas; han formado parte de un coctel que aparentemente ha cambiado la percepción en seguridad que los queretanos tienen respecto a su ciudad y su estado (Tribuna de Querétaro, 636).

Las narcomantas no faltaron en aquella ola de inseguridad y el 12 de septiembre apareció un desplegado en el que un cártel de narcotraficantes pedía tregua y negociación a otro. Este hecho no sólo se dio en Querétaro, sino que se replicó en varios estados de la República y la afirmación oficial de que aquí no hay grupos delincuenciales del narcotráfico perdió veracidad.

Sin embargo, las balaceras ocurridas el 18 de septiembre en el condominio Sandro Botticelli en Candiles colocaron en la agenda diaria, no sólo de los políticos sino de la ciudadanía, el tema de la seguridad.

En este acto de violencia armada que auspiciaron cinco presuntos narcomenudistas quienes asesinaron a un policía y dejaron a otros tres heridos, fueron incautadas armas largas de fuego y granadas (Tribuna de Querétaro, 636).

 

Autoridades reconocen problema

A las autoridades no les quedó de otra que comenzar a reconocer la creciente inseguridad en Querétaro. En octubre el procurador Arsenio Durán Becerra y Luis Bernardo Nava Guerrero, presidente de la Comisión de Administración y Procuración de Justicia en la LVII Legislatura, coincidieron en señalar que la zona norte del municipio capitalino es la que tiene más problemas de inseguridad.

Tan sólo en un mes y medio se registraron nueve homicidios y tres intentos de asesinato en la zona metropolitana de Querétaro. Estas cifras nos hablan de que cada semana se hacen por lo menos dos tentativas de homicidio al margen del crimen organizado (Tribuna de Querétaro 640).

Más hechos delincuenciales fueron consignados en el reportaje “Días aciagos: La (in)seguridad en Querétaro”. En el reportaje se describieron acontecimientos como el cadáver con tiro de gracia en la espalda y arrojado a la orilla de la carretera o el encobijado que se halló cerca de Santa Rosa, cuyo hallazgo se realizó en el kilómetro 42 del libramiento sur-poniente. La víctima tenía el cráneo destrozado y los peritos indicaron que se trataba de un cadáver “sembrado” en ese lugar.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba