Información

La marea verde se sintió en Querétaro

Dos niñas con el rostro cubierto de máscaras verdes, en lo alto del monumento, llaman la atención de las presentes. Ambas llevan en las manos un cartel que dice “Niñas sí, madres no. Aborto Legal, gratuito y seguro”.

“¡Ahora, ahora, ahora quieren vida, cuando en el estado se nos viola y asesina!”; “¡aborto sí, aborto no, eso lo decido yo!”; “¡asesinos, asesinos, asesinos son ustedes, el aborto clandestino, las que mueren son mujeres!”, fueron algunas de las consignas que con la voz de más de 80 mujeres hicieron vibrar el jardín de la Corregidora. La marea verde, símbolo de fuerza e unidad, resaltó en un Querétaro conservador y de ultraderecha, pues en el estado, el derecho que tienen las mujeres de decidir sobre su propio cuerpo no es una realidad.

A partir de las 16:00 horas, se logra ver a un grupo cada vez mayor de mujeres que se congregan a los pies del monumento a Josefa Ortiz de Domínguez. Algunas portan pañuelos verdes en el cuello, otras se disponen a cortar pedazos de tela simulando uno; se dibujan el símbolo de Venus en el cuerpo, se saludan, se abrazan y crean un clima de sororidad.

Todo esto por lo que el 8 de agosto representa en América Latina. En el Senado de Argentina se votaría por una ley integral que contemple la interrupción legal del embarazo y la cobertura del sistema de salud público.

Voceras del colectivo Tejer Comunidad, quienes fungieron como organizadoras de la concentración, colocan en el piso un tendero hecho de papel e invitan a las mujeres a escribir mensajes en solidaridad por las argentinas, quienes llevan una lucha desde hace más de 15 años: “maternidad por decisión”, “Argentina, México está contigo”.

Universitarias, colectivos feministas, lesbianas y organizaciones civiles (Voceras de Aquesex A.C, Católicas por el Derecho de Decidir, Colectivo Feminista Puños Violetas, etc.) también llegaron al encuentro.

Es la “marea verde”, como también se han nombrado al movimiento en Argentina. Llegaron al Centro Histórico bajo el lema que las acompaña: «educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir«.

Aproximadamente a las 16:15 horas los pañuelos verdes empiezan a ser más fuertes. Los mismos pañuelos que para las argentinas hacen alusión a las madres y abuelas de plaza de Mayo.

60 ciudades se suman

Ese día los pañuelos no sólo llegaron a la cámara alta en Buenos Aires, sino también en más de 60 ciudades en el mundo: Berlín, Tokio, París, Viena, Roma, La Paz, Lima, Quito, San Pablo. Esta tarde, también Querétaro.

Pese a que la convocatoria fue dirigida para las mujeres, se logra ver la presencia de algunos hombres que también portan pañuelos verdes, así como fotógrafos y medios de comunicación, sin embargo, se encuentran separados del grupo de mujeres. Las presentes empiezan a colocarse bajo la estatua de La Corregidora, para iniciar con el manifiesto a favor de la despenalización del aborto.

El acto inicia formalmente con una foto de todas las mujeres congregadas, con pañuelos en las manos, mantas y carteles que llevan frases como “Mejor educación sexual”, “saquen sus rosarios de nuestros ovarios”, “las ricas se lo pagan, las pobres se desangran”. Durante una hora, la protesta se desenvuelve dentro de un clima que va desde el enojo hasta la fuerza, en una concentración ruidosa, con aplausos y puños alzados.

Distintas voces feministas se turnan el megáfono y dirigen las consignas; se nota una diversidad en ideas, pero todas externan el mismo discurso: defender los derechos para decidir sobre su propio cuerpo y hacer visible el contexto de violencia que envuelve a las mujeres en una sociedad machista y patriarcal.

Diana Arlette, vocera del Colectivo Feminista Puños Violetas, es una de ellas: “Hoy nos sumamos a la convocatoria en apoyo a las compañeras de Argentina que están luchando para que el aborto en su país sea legal, gratuito y seguro” “¡Vivimos en una cultura machista y misógina que quiere que las mujeres sigamos haciendo lo que ellos quieren!”.

Dos niñas con el rostro cubierto de máscaras verdes, en lo alto del monumento, llaman la atención de las presentes. Ambas llevan en las manos un cartel que dice “Niñas sí, madres no. Aborto Legal, gratuito y seguro”. De acuerdo a la campaña “Niñas, No Madres”, por lo menos hasta el 2017 tan sólo en México, 4 de cada 10 mujeres menores de 15 años son víctimas de delitos sexuales y se registran al menos 400 mil embarazos en menores de edad.

La manifestación concluyó cuando las mujeres ondearon sus pañuelos. Las voceras organizadoras agradecen a las presentes y dan un último discurso. Algunas dan entrevistas a medios, otras se reservan y se alejan de la plaza. Gente ajena a la concentración se queda para observar las últimas muestras de la protesta; el color verde se esparce por las calles del Centro Histórico; las mujeres se cuidan unas a otras, caminan juntas.

A pesar de las movilizaciones que se dieron en todo el mundo, con 38 votos en contra, 31 a favor y 2 abstenciones, el Senado de Argentina rechazó la madrugada del jueves la ley para otorgar a las mujeres el derecho a elegir voluntariamente por la interrupción de su embarazo. Sin embargo las mujeres gritan: ¡Será Ley!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba