Información

Lenta recuperación y más problemas en El Tepe (PARTE I)

Rafael, el vendedor de pulque, también refiere que los dirigentes, además de cobrar el derecho de suelo, asignan los lugares en donde se ubicarán. “En el transcurso de la tarde, a la 1 o 2, pasan a cobrarnos. Un metro cuadrado: no es nada, pero eso es lo que nos pasan a cobrar. Del pulque saco unos 800 o 700 pesos al día”, indicó.

SEGUNDA PARTE

El viento arremolinado de las 10 de la mañana mece zapatos viejos y podridos en los cables de luz de la colonia El Tepetate, a lo alto de las cercanas vías del tren: vertedero de colchones viejos, botellas con Coca-Cola amarillenta, desechos amorfos, palos y basura de toda clase. A nueve días del incendio ocurrido en el mercado Benito Juárez, los comerciantes de la “otra banda” permanecen reubicados en un lote privado, pagando derecho de piso y al borde de emprender una huelga de hambre debido a los problemas generados a causa del siniestro.

La zona comercial de la “otra banda” -El Tepetate y Linda Vista-, es uno de los puntos de intercambio y compraventa más antiguos de Querétaro. A pesar de estar a menos de kilómetro y medio del centro capitalino, las diferencias entre la calidad del espacio público son anacrónicas. Padecen de problemas que van desde la desigualdad en el trato y el cobro injusto para derecho de piso por parte de sus dirigentes y policías, hasta la falta de espacios para comerciantes, insuficiencia de servicios de limpia y delincuencia por parte de indigentes y pandillas, así como la venta y consumo de drogas.

Debido al incendio al interior del mercado Benito Juárez en la madrugada de este 10 de agosto, los locatarios del inmueble pudieron retomar actividades hasta el día 19. Varios comerciantes del mercado, reubicados en el estacionamiento, indicaron que se llegó a un acuerdo de pagar 50 pesos por día para su establecimiento temporal.

Según Samuel, el encargado del estacionamiento, “fue menos” la cifra acordada; no obstante, no quiso aclarar al monto, pero indicó que los gastos serían destinados al servicio de seguridad y limpieza del inmueble. Mientras tanto, las planchas de concreto del Benito Juárez siguen acordonadas y vigiladas por la policía municipal.

Las promesas de Marcos

Una semana después del incendio, el alcalde de Querétaro Marcos Aguilar Vega entregó apoyos equivalentes a un total de 13 millones 280 mil 615 pesos destinados a los 117 locatarios del mercado que registraron pérdidas totales o parciales de sus bienes. Además, entregó un notorio cheque por 10 millones de pesos “A favor de [su programa] Jalando Parejo con ‘El Tepe’” para la reconstrucción de la infraestructura del mercado Benito Juárez.

Aguilar Vega se comprometió a repavimentar el estacionamiento del lugar donde se da el comercio, para “dignificarlo”; mientras tanto, se realizó un convenio con el dueño de la maderería Ortega, situada a un costado del mercado, para que los comerciantes se instalen en el Estacionamiento y Pensión Ferrocarril, ubicado en la calle Jiménez número 27, de carácter privado. Los comerciantes y el encargado del predio aclararon que el acuerdo se dio únicamente entre ellos.

El secretario de Gobierno municipal, Agustín Luna Lugo, afirmó que la repavimentación del estacionamiento concluiría el viernes 17 de agosto, para que los comerciantes pudieran reubicarse en su lugar habitual el sábado 18; aunque el día siguiente, los comerciantes se encontraban en el estacionamiento privado, bajo cuota de recuperación.

La zona de “la otra Banda”-el lado oriental del río Querétaro- estuvo conformado en sus inicios por los barrios del Tepetate, Linda Vista, El Cerrito y La Trinidad, además de los de Santa Catarina y San Gregorio. Aunque en el primero existe oficialmente el mercado Benito Juárez, con 275 locales, este representa solo una porción menor de toda la zona comercial del lugar, cuya otra parte ocupa el tianguis del “Tepe”.

El mercado Benito Juárez tiene tres áreas: una de ropa y utensilios del hogar, otra de alimentos e ingredientes de cocina y una más que está destinada a la venta de comida. En las calles de la colonia Linda Vista se pueden encontrar el tianguis: comercios de piso, o locales de carnes, frutas, verduras, abarrotes, comida típica, ferretería, ropa, chayotes, espárragos, huitlacoche, tunas, granadas, nopales, garambullos, pulque, artículos de segunda mano, electrónica y vendedores ambulantes, entre otros.

Nos cobran para todo

Con anterioridad, la zona albergada diversas pulquerías: El Cachete, La Atómica, El Maguey, entre otros, de los cuales solo sobrevive El Gallo Colorado y vendedores callejeros. ‘Aguamiel, pulque, pásele, ¡Si hay!’, pregona Rafael, quien surte a los compradores de una cubeta en bolsas de plástico con popote. “Aquí nos cobran de a 10 pesos por una barrida para después de que nos vamos y de a 40 a 50 pesos [al día] por el lugar donde nos ponemos, por metro cuadrado; en donde sea que te pongas. A nosotros para todo nos cobran, para todo”, contó.

Las instituciones organizativas del mercado y del tianguis están conformadas por “dirigentes” que se encargan de coordinar las actividades de los conjuntos comerciales, además del cobro por derecho de piso en el caso del tianguis. El mercado Benito Juárez cuenta con un dirigente, y el tianguis con cuatro. En años pasados, cuenta un comerciante de zapatos, se cobraban de 10 a 20 pesos a los locatarios. En autoridad, por encima de ellos se encuentra la Federación de Comerciantes Unidos del Estado de Querétaro. El mercado está oficialmente abierto de jueves a domingo; y el tianguis se organiza sólo en estos dos días, con vendedores ocasionales los viernes y sábado.

Rafael, el vendedor de pulque, también refiere que los dirigentes, además de cobrar el derecho de suelo, asignan los lugares en donde se ubicarán. “En el transcurso de la tarde, a la 1 o 2, pasan a cobrarnos. Un metro cuadrado: no es nada, pero eso es lo que nos pasan a cobrar. Del pulque saco unos 800 o 700 pesos al día”, indicó.

Para poder instalar un puesto en el tianguis de El Tepetate, además de pagar la cuota, se debe estar afiliado a la organización del mismo, además de tener licencia de comerciante por parte del Ayuntamiento de Querétaro; aunque no todos los comerciantes cuentan con esta. No obstante, los espacios también se pueden comprar como lugar fijo a partir de 5 mil o 6 mil pesos, afirmó un comerciante quien pidió anonimato; señaló también que las autoridades del municipio conocen la situación, pero omiten actuar cobrando un “tributo”.

Una comerciante de artículos para celulares en la zona principal del tianguis afirmó que aquellos que cuentan con varios años de presencia y la licencia del municipio para comerciar no pueden ser quitados de su zona. También indicó desconocer el cobro a los vendedores no afiliados a la organización de tianguistas. Señaló que a dos dirigentes del tianguis se les conoce como “Memo” y “la Güera”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba