Información

Los combates del 68: Visión de la Liga Comunista 23 de Septiembre

El peligro no era la toma de escuelas, sino la toma de conciencia sobre los antagonismos de clase y la experiencia práctica generada en el sector estudiantil durante dicha huelga. Asimismo, las diversas formas de resistencia fueron adquiriendo el carácter embrionario de huelga general.

La Liga Comunista 23 de Septiembre se fundó en 1973, y fue la organización político-militar más importante de los años setenta y ochenta en México. Actuó de manera clandestina y estuvo compuesta por sectores obreros, campesinos y estudiantiles. Como organización marxista, luchó por la creación de un partido y un ejército revolucionario que le diera dirección a las luchas del periodo hacia la revolución socialista mundial. Para la liga, las movilizaciones de 1968 sirvieron para hacer un balance y crítica sobre el qué se ha hecho y qué se tiene que hacer como organización revolucionaria. A continuación, hablaremos acerca de la visión de la liga sobre las movilizaciones del 68, utilizando como base de este texto su documento fundacional ‘Manifiesto al Proletariado’.

El ‘Manifiesto al Proletariado’

En el manifiesto nos señala que todas las formas de lucha del proletariado deben ser enfocadas históricamente; esto con el fin de comprender la dialéctica de las mismas e irlas generalizando hacia la revolución socialista. Los combates del 68 son definidos por la liga como una huelga política. Esto significa que la fuerza de trabajo se puso al servicio de las tareas revolucionarias de clase. En este sentido, se explica la represión del 2 de octubre como algo inminente siempre que la burguesía esté en el poder.

El peligro no era la toma de escuelas, sino la toma de conciencia sobre los antagonismos de clase y la experiencia práctica generada en el sector estudiantil durante dicha huelga. Asimismo, las diversas formas de resistencia fueron adquiriendo el carácter embrionario de huelga general; ya que otros sectores se sumaron al apoyo estudiantil, lo que alertó a la burguesía existente dada la posibilidad de un paro en la producción capitalista. Y, nos dice la liga, es el motivo de la represión.

Preludio a la insurrección

Por otra parte, los combates y enfrentamientos en calle entre estudiantes y granaderos, aún siendo una forma auxiliar del movimiento, se presentaron como una ofensiva táctica contra la burguesía que cobró la figura de guerra de guerrillas: donde el sector estudiantil probó que la organización proletaria puede más que la fuerza del Estado. Además, la huelga política apareció como forma de hostigamiento contra la clase en el poder. Por eso, pudo ser el preludio de una insurrección armada.

Más allá de la represión, el balance de la liga sobre el 68 se centra en los tipos de organización y formas de lucha que surgieron en dicho proceso histórico; debido a que muestran hacia dónde deben ir las tareas y programas siguientes. La represión es inevitable cuando los intereses de clase se enfrentan. Sin embargo, para la liga depende de la dirección revolucionaria y de la preparación de las militancias para que la táctica ofensiva triunfe inclusive sin llegar a la confrontación.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba