Información

Los concheros, supervivencia de la cultura chichimeca: Bohórquez

«No fuimos vencidos. Si hubiéramos sido vencidos, no estaríamos danzando», sentencia el autor del libro “Los concheros en el siglo XXI”

 

Por: Aurora Vizcaíno Ruiz

 

«Los concheros no son actores ni actrices; antes que nada, son personas que viven para la danza, no de la danza. Eso hay que tenerlo en cuenta y hay que amarlos como son» porque, además, son un ejemplo de la supervivencia de la cultura chichimeca, sentenció Gerardo Bohórquez Molina, quien presentará su libro «Los concheros en el siglo XXI. El espíritu y el cuerpo del barrio de San Francisquito» el viernes 17 de octubre.

El libro fue una iniciativa de la Especialidad en Desarrollo Comunitario de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS), junto con la Facultad de Filosofía de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ).

 

Hubo una práctica de servicio social titulada «El Espíritu del Barrio de San Francisquito». Fue un trabajo entre el propio Gerardo Bohórquez Molina, Karla Vázquez Parra, secretaria académica de la FCPyS, y Mirta Urbina en la investigación.

 

En palabras de Bohórquez Molina, fue una investigación que «inició en el corazón, pasó por la mente y se comunicó con la palabra».

 

Los concheros

 

Cuando Querétaro era explorado por los españoles, los chichimecas se sintieron invadidos y pelearon en contra de los europeos.

 

El mito fundacional indica que, durante la riña, una cruz brillante apareció en el cielo junto con la imagen del apóstol Santiago sobre un caballo. Dicha manifestación provocó que los chichimecas se sometieran y que fuera construido el Templo de la Cruz.

 

El mito fundacional del estado fue traducido a una celebración que se hace cada 25 de julio: los concheros danzan en conmemoración del día del apóstol Santiago.

 

Sin embargo, Gerardo Bohórquez señaló que dicha creencia es errónea, debido a que la verdadera celebración debería hacerse nada más el 14 de septiembre, día de la Danza en la Cruz. «No fuimos vencidos. Si hubiéramos sido vencidos, no estaríamos danzando».

 

El sincretismo es una palabra que define muy bien a los concheros, ya que éstos entremezclan sus orígenes chichimecas con la tradición que trajo la Conquista española. En sus ritos, los concheros pueden invocar a Jesucristo o a Tonantzin y el rezo a los cuatro vientos es equivalente a la evocación de la cruz católica.

 

Toda la zona del Estado de México, Distrito Federal, Guanajuato, Querétaro y Jalisco tiene rastros de estas tradiciones dancísticas que también emigran hacia países como Estados Unidos, España o Francia, porque tienen fiestas que «conquistan».

 

Es decir, «te enamoro de mi fiesta, de mi familia, de mi atención, de mis bondades hacia ti y entonces tú vienes a gusto y contento hacia la fiesta; esa es la Conquista», consideró.

 

Además, estos danzantes prehispánicos dedican su baile «a sus santos, ánimas, antepasados y a sus conquistadores de los cuatro vientos. Eso es lo más tradicional, por supuesto, es su raíz, es su sangre, la respetan y se enorgullecen de ella».

 

San Francisquito

 

El Barrio de San Francisquito es representativo para la cultura indígena, ya que todavía en las décadas de los años 20 y 30 había hablantes de la lengua otomí. Sin embargo, dichas personas ya murieron y sus descendientes no aprendieron con fluidez el idioma, recordó el autor del libro.

 

Otro aspecto relevante que destacó Bohórquez Molina fue el culto hacia la figura de Cucho Montes desde hace más de 170 años, un personaje considerado como ánima del templo de San Pedro, en La Cañada.

 

Cuatro grupos concheros de San Francisquito siguen venerando al “Cucho” Montes porque era como un Robín Hood de barrio.

 

Cuando “Cucho” Montes fue descubierto por haber robado al fraile de la iglesia de Huimilpan, lo condenan a muerte. Entonces, este personaje pide que lo dejen recorrer el «Camino del Sol» que hacían los indígenas. Un sacerdote considera que esto parece una penitencia y le permite hacer el recorrido antes de la sentencia final.

 

El libro “Los concheros en el siglo XXI. El espíritu y el cuerpo del barrio de San Francisquito” será presentado el 17 de octubre en el Museo Regional. Esperan que el trabajo sea significativo para las personas de dicho lugar, ya que «los primeros destinatarios de este trabajo son los propios concheros», concluyó Bohórquez Molina.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba