Información

Lucha de clases es el trasfondo del “problema” en Venezuela

Por Víctor Pernalete

“Es un problema de opciones de modelos de vida en el mundo. Nosotros estamos apostando por uno. Hasta ahora tenemos el apoyo del pueblo. Lo podemos perder. Si nos ganan en octubre, tranquilo, aquí están sus cosas, que nosotros nos vamos”, manifestó Homero Español, asesor del viceministro de Planeación Eléctrica del Gobierno de Venezuela, quien estuvo en el Aula Magna de la Facultad de Filosofía para dictar una conferencia magistral.

 

Invitado por la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) para hablar sobre la temática indígena en Venezuela, el egresado de la Universidad Central de Venezuela, la más importante del país, en Economía y Filosofía, y con un paso por Política Económica en la Católica Andrés Bello, no puede soslayar el hecho de trabajar en la administración pública.

 

México tiene como paradigma de gobierno un esquema neoliberal inaugurado con Miguel de la Madrid en la silla presidencial, que apostó por el libre mercado y el empoderamiento del sector privado, mientras que Venezuela inició con la llegada a la Presidencia de Hugo Chávez, en 1999, un cambio al cual se le ha llamado Revolución Bolivariana, y que sigue en curso con una Chávez que aún hoy en día, sigue en el poder.

Pero el contexto une a ambos países, en un año 2012 en donde ambos se verán sometidos a un proceso electoral que podría modificar los destinos de cada uno de ellos.

Venezuela ha vivido en los últimos 10 años un cambio que ha polarizado las opiniones, enfrascando a dos bandos que comparten la misma bandera, pero que son rivales ideológicos, o al menos eso aparentan. Grupos que se distinguen por sus formas, como el oficialismo, eternamente vestido de rojo, y la oposición a la cual se le ha conocido con el mote de ‘escuálidos’.

Esto ha generado un debate y enfrentamiento que ha llegado a permear, incluso, en los senos de las familias, por una cuestión muy sencilla: estar o no de acuerdo con el modelo instaurado.

“El problema en Venezuela es una pelea por el poder, que en el fondo es una lucha de clases que estaba ahí tradicionalmente asociada al manejo de la riqueza pública, porque dondequiera que uno se meta, aparece el mismo problema”, consideró Homero Español, quien no ocultó su predilección por el paradigma de la quinta República, otro nombre que ha recibido el proyecto ‘chavista’ en Venezuela.

“Hay mucha ignorancia respecto a lo que ocurre en Venezuela”

El catedrático jubilado tras 27 años de servicio docente señaló que parte de la fama, buena o mala, que pueda tener Venezuela fuera de su territorio, tiene que ver con la desinformación, en donde también los medios locales juegan su papel.

Por poner un ejemplo, el gobierno venezolano se ha caracterizado por las acciones de nacionalizar distintas industrias y territorios, lo cual supone una pesadilla para los enamorados al libre mercado.

“Hay que diferenciar lo que son los hechos reales con la propaganda. En el exterior no se entiende lo que ocurre en Venezuela, hay mucha ignorancia asociada a eso. En el caso de las expropiciaciones o nacionalizaciones, con los hacendados del sur de Maracaibo, eso ha sido un problema permanente de atropello contra las poblaciones indígenas.

“¿Cómo entrar en negociaciones con los hacendados para que respeten a los indígenas? Los indígenas reclaman los territorios que tienen los hacendados porque son ancestralmente de ellos, ¿cómo resuelves ese problema?

“Creo que afuera lo que hay es mucha bulla. Hay una oposición con mucha plata, que constituyen el 30 por ciento de la población que son los más ricos, que han sido ricos siempre, se han enriquecido más en este proceso”, agregó Homero Español.

 

“Los venezolanos somos unos gritones”

Venezuela vive desde hace varios años una problemática de intolerancia entre oficialistas y opositores que ha mermado la convivencia en el país. Prácticamente cualquier actividad en ahí termina en un debate estéril político que enfrenta incluso a las familias. La cultura del venezolano juega un papel crucial.

“El debate en Venezuela es muy pobre. Lo que pasa es que Venezuela es un pueblo inculto. ¿Tú has visto la magnitud y la monumentalidad del Sistema de Orquestas Juveniles de Venezuela? Yo creo que en Venezuela no hay una obra más grande que esa.

“¿Tú has visto a Gustavo Dudamel, cuántos años tiene? Todos los muchachitos que hay en todo el país tocando en la orquesta. Ellos tienen hasta su propio avión, son los mejores embajadores de Venezuela en el mundo. Pero, ¿cuánta gente entiende de eso?”

Y es que el conflicto se promueve desde todas las arenas. En 2007, en el marco de referéndum por la reforma constitucional en Venezuela, la oposición se alzó por primera vez con una victoria en las urnas.

Para la historia quedó la frase de Hugo Chávez, quien tras la publicación de los resultados de la elección, dijo para Venezuela y el mundo: “Sepan administrar su victoria, porque ya la están llenando de mierda. Es una victoria de mierda y la nuestra, llámenla derrota, pero es de coraje”.

“Vamos a hacer una sociología de la ‘venezolaneidad’. Los venezolanos somos gritones. Unos más que otros. Hay que ver las diferencias entre la forma y el contenido, porque hay expresiones con unas formas muy particulares pero carentes de fondo. Y seducen. Yo no soy partidario de algunas expresiones, desearía que fuera distinto. Pero Hugo Chávez no vino de la Luna, viejo.

“Mira a Rajoy, ¿tú crees que él es educado, que tiene un buen formato? Ve a Sarkozy, ¿él tiene un buen formato? O a Berlusconi que dice las cosas que dice sobre las mujeres y lo agarran con la cámara abierta, ¿él tiene buen formato? Yo diría que la señora Ángela Merkel tiene un buen formato. Pareciera, porque no hablo alemán, pero se le ve de fuera que se comporta con una cierta tipología que nosotros socialmente vemos como deseable”, añadió Homero Español.

“El mejor país del continente”

Para Homero Español, el problema de la zona es un conflicto compartido.

“Soy un venezolano apasionado por mi país. Y creo que Venezuela tiene para vivir mejor que nadie en el continente. Tenemos recursos para tener una población con condiciones de vida envidiables.

“Y además tenemos que compartir con los vecinos. Simón Bolívar se montó en un caballo en Caracas y terminó en Bolivia. Por eso dicen que no tuvo hijos, quedó estéril. Si los otros no son libres, nosotros tampoco somos libres, porque la libertad es un problema compartido”.

Por último, Homero, como todos los venezolanos, quisiera ver otra situación en su país. No en el sentido de quién esté sentado en la silla presidencial, sino en la referente a la unión entre los venezolanos.

Sin importar cuál sea el paradigma que dirija al país, lo deseable sería ser un país de hermanos.

“Podría haber una manera distinta, más civilizada de dirimir el conflicto. ¡Claro! ¡Perfecto! Pero es que Venezuela no es un pueblo así. No podemos traer a los suizos a Venezuela. Vamos a transformar Venezuela para que tengamos relaciones distintas”, concluyó.

 

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba