Información

Mercado prefiere mano de obra calificada y flexible

En la oferta laboral puede apreciarse el aumento del nivel educativo de las nuevas generaciones y la progresiva integración laboral de las mujeres jóvenes, señaló la académica de la UAQ, Verónica Delfín Ruiz.

Un mayor nivel educativo y la progresiva integración laboral de las mujeres son tendencias que pueden favorecer una inserción laboral más productiva y equitativa de las nuevas generaciones, según la académica de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), Verónica Delfín Ruiz; sin embargo, las condiciones socioeconómicas y la fluctuación del mercado representan un desencanto en este tema para los jóvenes.

De acuerdo con los resultados de la Encuesta Intercensal 2015, el 34.8 por ciento de la población en México son jóvenes de 20 a 24 años y un 30.1 por ciento tienen entre 25 y 29 años de edad. Según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) 2017, que realiza el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), existen un millón 870 mil mexicanos desempleados, de los cuales el 51 por ciento -alrededor de 948 mil- son jóvenes.

En ese sector deben contemplarse a los denominados millennials -jóvenes nacidos entre 1981 y 1997-, quienes hoy conforman casi la mitad de la población económicamente activa. Precisamente estos jóvenes se encuentran en medio de un escenario de incertidumbre laboral, ya que México es uno de los países con los salarios más bajos de entre los países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Mano de obra flexible

En la opinión de Verónica Delfín Ruíz, coordinadora de la maestría en Administración de la Facultad de Contaduría y Administración de la UAQ, existen variantes en la situación económica del país que inciden de manera positiva o negativa en los mercados de trabajo y, en particular, en la inserción laboral de los jóvenes.

A lo anterior deben sumarse las transformaciones socioeconómicas; por ejemplo, aquellas que tienen que ver con la cuestión tecnológica y los nuevos procesos de organización. Tal escenario hace que se tienda a optar por una mano de obra calificada y flexible, lo que también favorece la inserción laboral juvenil por encima a la de los adultos.

La coordinadora destacó, respecto a la oferta laboral, el aumento del nivel educativo de las nuevas generaciones y la progresiva integración laboral de las mujeres jóvenes. Por el lado de la demanda, señaló la creciente integración comercial y financiera que, en forma directa o indirecta, intensifica la competencia en los mercados.

La inserción laboral es un ámbito del desarrollo interpersonal que facilita los contactos y la incorporación a redes, a la vez que permite participar en acciones colectivas. Así, el trabajo se puede interpretar como un eje de la integración social, fuente de sentido para la vida personal y profesional, espacio para la participación ciudadana y motor del progreso económico de una entidad.

Cifras positivas para STPS

Durante su última visita a Querétaro, Roberto Campa Cifrián, titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, indicó que el 44 por ciento de los queretanos se encuentran trabajando de manera informal, lo cual es “positivo” desde su perspectiva dado que la entidad se encuentra 14 puntos porcentuales por debajo de la media nacional en este aspecto, la cual es de 57 por ciento.

Por otra parte, sobre la baja de casi 10 mil empleos con respecto al 2017, Marco del Prete Tercero, secretario de Desarrollo Sustentable en el estado, puntualizó que se debe a una “fluctuación natural del mercado”, en la que se podrían incluir diversos factores, como el incremento poblacional.

Según información del periódico ‘Excélsior’, del total de los milennials que laboran, el 11.1 por ciento no supera un ingreso mensual de 2 mil 400 pesos; el 29.4 por ciento percibe entre 2 mil 401 y 4 mil 802 pesos; el 23.8 por ciento gana desde 4 mil 803 hasta 7 mil 203 pesos. Así mismo, un 13 por ciento de esos jóvenes gana hasta 12 mil pesos, mientras que una minoría puede tener un salario mayor a esta cifra, que representa apenas el 4.4 por ciento de los jóvenes mencionados. El restante 18.3 por ciento no recibe ingreso alguno.

El Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) indica que los milennials son una generación que deberá pagar por las pensiones de sus padres y abuelos. Se les pide que con su trabajo se hagan cargo de las pensiones de una generación anterior y al mismo tiempo se les pide que ahorren para su propio retiro, con salarios muy bajos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba