Información

Migración no se traduce en pérdida de lengua

El antropólogo Miguel Ángel Rubio, indicó que las comunidades indígenas, ya sea con migrantes o sin ellos, se siguen reproduciendo

 

Por: Luz Marina Moreno Meza

“El fenómeno migratorio no puede ser reducido exclusivamente a que como no están en la comunidad ellos tienen que dejar necesariamente de hablar su lengua”, puntualizó Miguel Ángel Rubio Jiménez, doctor en Ciencias Antropológicas por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) campus Iztapalapa.

Entrevistado en el Museo Regional en el marco de la presentación del libro Movilidad migratoria de la población indígena de México. Las comunidades multilocales y los nuevos espacios de interacción social, del cual es coordinador, Rubio Jiménez expuso que al aparecer el fenómeno de migración no se puede asumir que equivaldrá a la pérdida de la lengua, ya que las comunidades indígenas, ya sea con migrantes o sin ellos, se siguen reproduciendo.

Otro aspecto es que los migrantes presentan condiciones de multilingüismo generalmente consecuentes de los lugares a los que tienen que emigrar, pese a ello es evidente que en muchos de los sitios por los cuales transitan la lengua es de uso común.

La responsabilidad de los pueblos indígenas y de las problemáticas que éstos afrontan no son algo que únicamente incumbe a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), dijo, sino que se necesita de una atención multifactorial y multi-institucional ya que la vida comunitaria exige la participación de todas las dependencias de estado y de una negociación de particulares que busquen formas de inserción de los pueblos indígenas en los procesos económicos mayores, como lo es la agroindustria.

“Se requiere también que tomen cabeza en el asunto en cuanto al uso de la territorialidad, la mayor parte de los recursos ambientales se encuentran en los territorios indígenas, los bosques, el agua, las minas, entre otros.

“Esto tiene que ser negociado permanentemente con las comunidades, porque esos recursos, si bien son nacionales, al mismo tiempo están en sus espacios de interacción”, concluyó.

Pames y otomíes tienden al proceso de migración interna

Querétaro se caracteriza por ser un lugar donde arriban indígenas mixtecos, nahuas, triquis, otomíes, tének, huastecos y huicholes que llegan a tener alta presencia en la entidad, señaló el especialista, que estuvo en la presentación junto con la otra coordinadora del libro, Margarita Nolasco Armas.

En el caso de los pames y los otomíes, se tiende a un proceso de migración interna, aclaró el antropólogo.

Al hablar respecto a los pames de San Luis Potosí, el catedrático del Departamento de Antropología Social en la UAM-Iztapalapa declaró que se observa que la fracción denominada como la pamería septentrional tiene una gran presencia en los Estados Unidos, propiamente en California y Oregon.

Quien participó en el Coloquio de Poblaciones Indígenas, evento impulsado y organizado por la Facultad de Filosofía de la UAQ y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), destacó la “conciencia” que caracteriza al estado sobre el respeto a los pueblos indígenas.

“Desde hace varias décadas el estado tiene conciencia muy clara de que existen núcleos de población indígena migrando y que han tenido un peso importante en el proceso migratorio nacional general, como la población otomí de Amealco que es muy común”, señaló.

Miguel Ángel Rubio recordó que muchos de los programas estatales y federales han tenido que tomar en cuenta las condiciones de migración de los distintos grupos indígenas como de las poblaciones que tienen un número grande de migrantes, para adaptar su funcionamiento.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba