Información

Migrantes presentan “riesgo medio” al pasar por Querétaro

Testimonios del personal de albergues señalaron que son frecuentes las heridas por arma de fuego y existe una alta posibilidad de que el crimen organizado y el personal de seguridad de distintas corporaciones se encuentren coludidos.

Querétaro está catalogado con riesgo medio para los migrantes que buscan llegar a los Estados Unidos de América, pues de acuerdo al informe especial denominado “Los Desafíos de la Migración y los Albergues como Oasis”, en el estado elementos de empresas de seguridad privada y elementos de policía municipal han disparado a personas que usan el tren para viajar.

En la tabla denominada “Nivel de riesgo en los estados para las personas migrantes en tránsito por México a partir de la percepción del personal de albergues y casas del migrante”, el estado comparte esta categoría con 10 entidades más.

Esta investigación fue elaborada por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y con el apoyo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y surge de las voces de los distintos actores de la migración en tránsito por México; de las personas migrantes y aquellas desde los albergues y casas del migrante los asisten y les dan cobijo para después continuar su camino.

Al estado lo incluyeron en la ruta centro-norte, la cual también contempla a la Ciudad de México, Hidalgo, Guanajuato, San Luis Potosí, Nuevo León y Coahuila. Particularmente en el estado, recibieron el apoyo de la Pastoral de Migrantes de la Diócesis de Querétaro.

Crimen organizado y seguridad podrían estar coludidos

De acuerdo a la información recolectada, se dio cuenta que los agentes de seguridad privada hacen uso de armas al custodiar el tren.

Los diferentes testimonios del personal de los albergues o casas del migrante señalaron que es frecuente que hagan uso de éstas, incluso muchas de las personas migrantes son heridas por arma de fuego y existe una alta posibilidad de que el crimen organizado y el personal de seguridad de distintas corporaciones se encuentren coludidos.

“Sobre todo en Querétaro y que el personal no solamente les impide subirse al tren ni los amenaza, sino que les ha disparado. Digo, ahí platicamos, tenemos reuniones con todos, conozco a todos los que trabajan ahí, te digo… y sabemos lo que está pasando en Querétaro, en Celaya, en Hidalgo, o sea, toda esa parte donde sí está ahí la policía privada”, señala una entrevista dada por Personal que Asiste a Personas Migrantes en albergues y casas del migrante (PAMP).

La intención de realizar este documento, relata la CNDH, fue con el fin de conocer sus experiencias para con ello generar inercias en la sociedad, los gobiernos y las instituciones para crear mejores condiciones de viaje seguro, ordenado, respetuoso de derechos humanos para nuevas generaciones de personas migrantes en tránsito por México.

Sumado a esto, explican que no sólo los agentes de seguridad disparan a “quemarropa” a los migrantes, sino que las propias corporaciones de seguridad pública lo hacen para evitar que se suban a los trenes.

“Y entonces, yo dije fue el crimen organizado, hablando con el padre me dice: ‘No, fue la policía municipal y la gente de seguridad que resguarda el tren’ y ni siquiera eso, el tren venía andando y la policía municipal y la gente de seguridad privada empezaron a dispararle a quemarropa a los migrantes y casos como esos he escuchado compartir de las casas de Querétaro, sobre todo las de Tlaxcala y en el Estado de México y en Veracruz una ocasión que fuimos de visita a Coatzacoalcos a recibir una de las caravanas, nosotros nos pusimos debajo del puente del tren, no, debajo de un puente y estaban las vías del tren y vino una persona muy prepotente a decirnos que no podíamos estar ahí”, señala otro de los testimonios PAMP recabados.

Se estima que a diciembre de 2016, más de medio millón de personas migrantes la mayoría, de alguna de las nacionalidades del triángulo norte de Centroamérica (El Salvador, Honduras y Guatemala) transitaron por México.

La información que se maneja en este informe, es el resultado de la aplicación de mil entrevistas a personas migrantes extranjeras de 15 años y más que se encontraban al momento del levantamiento (junio-diciembre 2016) en albergues y casas del migrante. Complementa el análisis, la voz de personal que asiste a personas migrantes en estos espacios, entrevistado durante el mismo periodo, y las notas de campo del equipo de investigación.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba