Información

Minimizan logo del PRI en estas elecciones

Gilberto Pérez Castillo, priista y consultor en estrategias de comunicación, señaló que muchos simpatizantes se encuentran indignados con los candidatos que fueron registrados por el partido y que esconden u omiten el logotipo en su propaganda electoral.

A pesar de que el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Partido Revolucionario Institucional (PRI) cuenta con un estricto manual de identidad, los abanderados del partido han optado encaminarse a la estrategia de utilizar un diseño distinto a aquel con el que se identificaban en campañas electorales anteriores.

El manual de identidad puntualiza que el logotipo de “Transformando a México” se encarga de representar la continuidad y la evolución del partido, siempre con hincapié en que el escudo oficial del PRI y su eslogan deberán seguir estrictos parámetros de construcción de la marca, con el fin de reproducir y conservar de manera correcta su estructura. Cada elemento, espacio y proporción habían sido cuidadosamente diseñados para obtener una mejor visualización, incluso en tamaños reducidos.

Durante este proceso electoral, la situación a nivel nacional ha cambiado, pues ni el escudo ni los colores del partido aparecen en espectaculares, artículos o spots promocionales de los candidatos.

El logotipo de la coalición Todos por México consta de tres triángulos sobrepuestos y destacan los colores del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y de Nueva Alianza (Panal) sobre los del PRI, situación que causó malestar en algunos militantes del partido, debido a que no existen alianzas para gubernaturas o para el Congreso de la Unión.

Según el manual de uso de identidad gráfica del equipo de José Antonio Meade Kuribreña, el utilizar más colores del PRI o eliminar los colores de los otros partidos de la coalición representa un uso incorrecto del logotipo.

En Querétaro, Cristina Niño de Rivera, candidata a diputada federal por el IV distrito, optó por no colocar el escudo del PRI ni los colores en ninguna de las imágenes propagandísticas que ha publicado en las redes sociales; misma situación sucede con Ernesto Luque Hudson, candidato al Senado de la República.

Antonio Macías, candidato a diputado federal por el distrito II, muestra en sus promocionales el aparente nuevo logotipo de campaña con la variación de que los triángulos utilizados no cuentan con los colores que se solicitan en el manual del equipo de Meade, además que el escudo aparece a la derecha de su nombre con un tamaño reducido y casi imperceptible a comparación de su nombre y su candidatura.

Situación nacional

Esto no sólo ha sucedido en el panorama local del partido; también sucede en el contexto nacional con la campaña de Mikel Arriola Peñalosa, candidato a la jefatura de gobierno de la Ciudad de México; Mario Madrigal, candidato en Baja California y Miguel Castro Reynoso, candidato en Jalisco.

Héctor Pizano Ramos, expresidente del PRI Jalisco, declaró que la dirigencia tiene una responsabilidad y que el logo, las siglas y los colores dan identidad a los priistas registrados y validados por el Instituto Nacional Electoral (INE). A su vez, Gilberto Pérez Castillo, militante del partido y consultor en estrategias de comunicación, señaló que muchos simpatizantes se encuentran indignados con los candidatos que fueron registrados por el partido y que esconden u omiten el logotipo en su propaganda electoral.

Esta situación se repite con el candidato representante de la coalición Todos Por México a la presidencia del país, José Antonio Meade Kuribreña, quien ha utilizado el concepto de nulo vínculo o militancia con algún partido político en particular. El nombre original de la coalición -Meade Ciudadano por México- tuvo que ser modificado a Todos por México, debido a que el INE obligó al partido a cambiarlo ya que podría haber favorecido a José Antonio Meade al ser mencionado en actos proselitistas de los otros candidatos involucrados en el proceso electoral.

De acuerdo al capítulo II, artículo 62, párrafos IV y V de los estatutos priistas, los simpatizantes, candidatos y militantes deberán ratificar públicamente su militancia y compromiso partidista y también promover la defensa de los intereses del partido en el desarrollo de los procesos electorales en que participen; situación que se pone en duda cuando el escudo priista se ha reducido hasta prácticamente desaparecer de la propaganda electoral.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba