Información

Modelo urbanístico ‘estrangula’ capacidad de respuesta ante lluvias

Gobiernos deben entender que se necesita inversión a largo plazo, no respuestas inmediatas, señaló Enrique González Sosa, especialista en Hidrología

Por: Isamar Cabrera Ríos

“El modelo urbanístico de Querétaro actualmente se encuentra estrangulado”, alertó Enrique González Sosa, doctor en Mecánica de Medios Geofísicos y Medio Ambiente por el Institut National Politechnique de Grenoble (Francia) y coordinador de la Maestría en Ciencias con línea terminal en Hidrología (Facultad de Ingeniería de la UAQ).

Entrevistado por este medio para conocer su perspectiva del por qué las precipitaciones pluviales ocasionan “encharcamientos” en menos de 15 minutos, González Sosa describió lo que, a su parecer, son las fallas del sistema hidráulico de la ciudad.

“En el pasado, a lo mejor había lluvias de esta intensidad, pero como no había mediciones y la superficie urbana no era tan grande, pues no había ningún problema. De forma natural, el agua se filtraba. Pero ahora la zona es tan grande… y si no hay mediciones no entendemos los problemas, porque son de otra naturaleza”, explicó el especialista.

“La infraestructura hidráulica debe tener innovación y desarrollo tecnológico, porque vivimos en otra época; debe haber sistemas más eficientes. Debemos innovar y en ese sentido hay que pensar.”

Al respecto, la Universidad puede vincularse en este aspecto creando tecnologías como: sistemas de alarmas y sistemas de medición adecuada.

Uno de estos problemas es que la capacidad hidráulica del Río Querétaro, en la salida de la sección transversal, no aumenta, y los drenes pluviales se cargan justo hacia esa sección, que se ve imposibilitada para recibir grandes volúmenes de agua durante las lluvias.

Además, a lo largo del dren se van agregando muchos flujos que rebasan la capacidad hidráulica -porque los drenes son de sección constante- y aquélla no aumenta conforme va aumentando el flujo.

“Necesitamos innovar maneras de diseño para solucionar el problema (…). Las tormentas han incrementado la intensidad de las lluvias. Al paso del tiempo, lo que hicimos va a dejar de ser funcional, porque aumenta la precipitación y se incrementa la superficie urbanizada”, aclaró.

“Están la ciencia y el gobierno. Siento que no hay un acoplamiento entre lo que ve el gobierno y lo que ve la ciencia; la ciencia requiere más tiempo para comprender los procesos y el gobierno requiere de respuestas rápidas, por eso creo que no hay acoplamiento.

“Sin embargo, en otros países invierten a largo plazo; es una política que debemos establecer, de aquí a 20 años, financiar una investigación para solucionar los problemas con un buen soporte financiero. Se requiere invertir en investigación y que el gobierno entienda que no es para mañana”, advirtió.

El autor del artículo “Effect of water rasources in the Queretaro River: Climate Analysis and other changes” propuso la sectorización de la ciudad en cuatro zonas, ya que llueve diferente en el espacio y en el tiempo.

“La ciudad de Querétaro debe de estar preparada para afrontar eventos catastróficos derivados de inundaciones estacionales e históricamente recurrentes, sin que afecten el patrimonio cultural, para mantener el legado para generaciones futuras”.

Eventos ‘catastróficos’ han marcado el patrimonio cultural de Querétaro

En la historia de Querétaro, los eventos “catastróficos” causados por sequías e inundaciones, desde la Independencia, pasando por la Revolución, y hasta el siglo XXI, han marcado el patrimonio cultural de la entidad, consideró el coautor del libro “La importancia de las Inundaciones en la Gestión Integrada de los Recursos Hídricos en México”.

Por lo tanto, la elaboración de una memoria social de las inundaciones en Querétaro ayudaría a la sociedad queretana a comprender sobre los daños que sufre el patrimonio cultural durante las inundaciones.

Como parte de su intervención en el libro, González Sosa realizó un seguimiento histórico de las inundaciones, cuyos objetivos son: constituir una exploración de las acciones públicas sobre la realización de obras de protección y actualizar la concepción del patrimonio cultural.

Entre las conclusiones del autor están: hoy en día, con el crecimiento de la zona urbana y conurbada de Querétaro, el sistema de desalojo de aguas urbanas tiene como objetivo fundamental desalojar las aguas en forma expedita sin importar el costo social, urbanístico y ecológico, mezclando agua de lluvia con aguas negras, sin evaluar el impacto que tiene en el patrimonio cultural del estado.

Los excesos de agua cobran otra magnitud, y son ocasionados por los cambios de uso de suelo y la impermeabilización de áreas donde anteriormente ésta se filtraba de manera natural, condición que ha creado problemas aún ‘más graves’ para la población, ya que aparte de inundar sus viviendas, el agua lleva fuentes de contaminación ambiental y afecta el patrimonio cultural.

“Hay 120 kilómetros de drenes para desalojar las aguas urbanas, casi la distancia de aquí a México, y aún se va seguir inundando, porque estamos en una hondonada natural”.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba