Información

Mujeres, al Frente del Activismo Ambiental

Afirmó que una mujer que se dedica a la lucha por la protección del planeta se enfrenta a ser violentada, a recibir amenazas y ser difamada.

Es más fácil desaparecer y dañar a una mujer que a un hombre”, señala la ambientalista Pamela Siurob, quien lleva 40 años de trayectoria en el activismo ambiental. Afirmó que una mujer que se dedica a la lucha por la protección del planeta se enfrenta a ser violentada, a recibir amenazas y ser difamada. “No nada más físicamente, en situación de difamación, de dañar la dignidad de una persona y dañar la imagen de una persona es más fácil dañar a una mujer”, comentó la ambientalista.

Explicó que una mujer es más vulnerable por su unidad con la familia “nos impacta más que puedan dañar a nuestra familia”. Ha recibido amenazas en tres ocasiones diferentes a lo largo de su experiencia con el activismo, el cual comenzó en 1980. En una de ellas tanto su familia como ella fue conminados y seguidos por autoridades del estado de Querétaro durante 15 días consecutivos. En otra ocasión recibió amenazas de un compañero que ella creía fiel a la causa ecológica “parecía un luchador ambiental, que no lo era, mandó un recado la autoridad con él”, señaló Pamela.

Tan solo el año pasado tres mujeres ambientalistas fueron asesinadas: Estelina López Gómez, Cristina Vázquez León y Nora López León. Pamela comentó que la razón por la que hay más mujeres en el activismo ambiental es porque las mujeres tienen menos miedo a hablar y a las consecuencias: “Los hombres se cuidan mucho de perder sus trabajos, de perder oportunidades económicas”, explicó.

Causas y consecuencias

La activista consideró que hay más participación femenina voluntaria en las causas ambientales del estado de Querétaro. “Cuando hay un beneficio, que, por estatus académico, porque se le paga con investigaciones, por lo que sea, así si hay muchos hombres. La mujer hace acciones sin percibir un beneficio claro, ya sea económico, académico, etcétera”, comentó Pamela Siurob.

Recientemente se creó una agrupación joven Fridays For Future Querétaro —inspirada en el movimiento de la sueca nominada al Premio Nobel de la Paz, Greta Thunberg— el cual es liderado por mujeres estudiantes que se preocupan por el futuro del planeta. El movimiento invita a todos los jóvenes del estado a exigir acciones ambientales concretas al gobierno.

Pamela consideró que su deber como activista con una larga trayectoria es proteger a las jóvenes que recién se van integrando al activismo y asegurarse de que no les suceda nada, para que ellas puedan continuar con sus actividades en pro de frenar el cambio climático. “Tengo 67 años, pero mi deber ahora con las jóvenes es protegerlas y al saber yo que pueden estar expuestas me he sumado a sus luchas”, expresó.

“Es el momento de las mujeres y la única forma de salvar este planeta es que las mujeres tomemos las riendas de las acciones y las formas de desarrollarnos, porque las mujeres tenemos el sentimiento de protección a la madre tierra. No pensamos en acumular riquezas, pensamos en el bienestar de todos los y las que nos rodean y de todas las personas que van a nacer”, finalizó.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba