Información

Nació Radio Universidad

Tutelado por el monumento al Benemérito de las Américas, el viernes 3 de agosto de 1979 surgió un manantial de sonidos en el cerro de las Campanas, cuando el médico, Enrique Rabell Fernández, Rector de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), cortara el listón inaugural de Radio Universidad XHUAQ-FM 89.5 MHz, la primera estación radiofónica cultural del estado de Querétaro, también pionera en transmitir en frecuencia modulada (FM) porque, en aquella época en nuestra entidad, únicamente existían radiodifusoras comerciales en amplitud modulada (AM).

La estación nació minimalista por su potencia y su inmueble. Aunque la potencia autorizada fue de 500 watts, el primer transmisor, de la marca Collins, importado de Texas, EUA, fue de 20 watts, como consta en los documentos de los archivos existentes en la radio universitaria. Un cuarto con una puerta y una ventana albergaron al equipo de transmisión que constaba de dos consolas, micrófonos, grabadora y reproductora de carrete abierto, rollos de cinta magnética, cartucheras, discos de acetato y, afuera, una esbelta torre de cuarenta metros de altura.

La radioemisora surgió seis años después de haber sido inaugurado, en 1973, el Centro Universitario cerro de las Campanas, siendo Rector el licenciado José Guadalupe Ramírez Álvarez, dentro de las 17 hectáreas en las que la Unión Ganadera Regional de Querétaro organizaba anualmente la exposición ganadera, industrial, comercial y minera de Querétaro.

Del arranque de la radio universitaria informaron en sus primeras planas los periódicos ‘Noticias de Querétaro’ y ‘Diario de Querétaro’, sin embargo, fue el segundo el que dio mayor cobertura al suceso. En una nota firmada por el reportero Anatolio J. Colorado, publicada el 4 de agosto de 1979 señalaba: “Nació Radio Universidad; Servirá para Difundir la Cultura Queretana”.

En las imágenes del fotorreportero Manuel Medina Suaste, que reforzaban la información vertida, figura el doctor en ingeniería Diego Arturo López de Ortigosa, operando por vez primera los controles técnicos de la estación universitaria.

En otras imágenes aparece el rector Rabell Fernández en compañía de Jesús Rodríguez Hernández, presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios de Querétaro; Marco Antonio León Hernández, presidente de la sociedad de alumnos de la Facultad de Derecho; Aidé Trejo de la Vega, primera secretaria de la radio universitaria; el médico Manuel Calderón, director de la Escuela de Medicina y el licenciado Mariano Amaya, secretario de la UAQ.

En la fotografía inaugural no está ningún representante del gobierno de Antonio Calzada Urquiza, a quien le quedaban algunos meses para concluir su mandato y tampoco se advierte algún representante de Rafael Camacho Guzmán quien, un mes antes, el domingo 1 de julio de 1979, se convirtiera en gobernador electo por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), al obtener 138 mil 254 votos, el 100 por ciento del padrón electoral, en una elección en la que fue candidato único.

La nota redactada por Colorado también deja entrever que el surgimiento de la radio universitaria en Querétaro no estuvo exento del recelo de los concesionarios de las estaciones comerciales locales, quienes posiblemente estaban preocupados porque la nueva estación les fuese a mermar sus ganancias, tal vez por eso el mensaje de la prensa hizo énfasis en que esto no ocurriría:

“Muchos establecimientos utilizarán Radio Universidad en Frecuencia Modulada como música ambiental para sus trabajadores y clientela; pero nunca suplantará a los demás medios de comunicación, simplemente cumplirá con su misión que le corresponde”.

Las primeras palabras transmitidas corrieron a cargo del rector Enrique Rabell Fernández, quien señaló con claridad la razón de ser de la estación: “Es una etapa de superación académico-cultural que iniciamos y que encierra un cúmulo de esfuerzo en el ámbito de conocimiento en beneficio de la comunidad queretana. Esperamos que siempre sea de servicio y superación en el panorama cultural”.

Para ubicarnos en el ámbito nacional, habrá que acudir a la historia de la radio universitaria y señalar que Radio UAQ surgió 42 años después de Radio UNAM, la primera radiodifusora universitaria de nuestro país, que fue inaugurada el 14 de junio de 1937, impulsada por el presidente de la República, general Lázaro Cárdenas del Río. Radio UAQ fue la decimonovena en el territorio nacional.

Durante el acto inaugural, de acuerdo a la nota publicada en ‘Diario de Querétaro’, las autoridades universitarias señalaron que Radio Universidad “Transmitirá en su primer mes de prueba un horario de 10 a 15 horas, es decir, del 3 de agosto al 2 de septiembre en programa musical con un 60 por ciento de música instrumental y el 40 por ciento restante música clásica, informó el coordinador de la estación Ing. Diego Arturo López de Ortigoza (sic) y añadió que de septiembre en adelante difundirá de 8 a 20 horas y posteriormente de 8 a 24 horas será diariamente”.

Antes de que en Querétaro existiera la radio universitaria, a esta ciudad, –que todavía utilizaba como medio de información interpersonal la tradición oral, definida conceptualmente por los teóricos de la comunicación bajo la expresión “para lenguas y campanas, las queretanas”–, llegaban las frecuencias de Radio Educación y Radio UNAM los pilares de nuestra cultura radiofónica. También era posible sintonizar la XEITC, Radio Tecnológico de Celaya, que fuera fundada en abril de 1978.

Estas estaciones transmitían música latinoamericana del llamado canto nuevo o de protesta, así como programas de rock progresivo como ‘El lado oscuro de la luna’ (nombre retomado del título de un disco de Pink Floyd, de 1973), producción de Claudia Aguirre para Radio Educación que estuvo al aire de 1978 a 1981, con Juan Villoro en el guión y la locución de Emilio Ebergenyi, uno de los más grandes locutores de la radio cultural mexicana.

En el otro extremo, en la radio comercial, el furor por la radionovela ‘Kalimán, el hombre increíble’, estaba en su clímax. La voz de Luis Manuel Pelayo interpretando a Kalimán y la de Luis de Alba la de Solín, mantenían a todo el país en ascuas, en capítulos de media hora de lunes a viernes.

Fue tal la penetración de la radionovela que en aquellos años, una gran parte de los radioescuchas repetía “Quien domina la mente, lo domina todo”, lema del personaje en sus aventuras justicieras.

 

Fragmento del libro ‘Radio Universidad 89.5 FM, 38 años a la izquierda del cuadrante’ que será presentado en el aula Forense de la Facultad de Derecho, el 25 de octubre, a las 18:30 horas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba