Información

Necesario investigar papel del Ejército durante incendio: Pamela Siurob

“El Ejército atendió directamente desde el inicio, pero con pocos efectivos dado que había muchos frentes”, externó

Si bien el Ejército Mexicano tiene un programa de acción contra incendios que en ocasiones “enorgullece” a ambientalistas, valdría la pena revisar cómo actuó en el último siniestro que se presentó en la Sierra Gorda, subrayó la ambientalista Pamela Siurob Carbajal; quien recordó que la ciudadanía tuvo noticias del hecho dos días después de iniciado y al tercer día se lanzó una campaña en redes para atención al siniestro.

Junto a estos tiempos de reacción, la exdirectora del parque nacional El Cimatario también señaló que hubo poca respuesta en localidades aledañas y, a partir del 22 de mayo, hubo una respuesta más efectiva de los demás niveles de gobierno e instituciones; “de tal manera que hubo más percepción del riesgo y la sociedad se volcó en las redes a pedir ayuda en la UAQ”.

Destacó que el incendio de la Sierra Gorda se hizo más visible a través de las redes sociodigitales: “El Ejército atendió directamente desde el inicio, pero con pocos efectivos dado que había muchos frentes”, externó. Por otra parte, reiteró la necesidad de una revisión de las causas que provocaron el fuego.

En este sentido, Pamela Siurob comentó: “[Sobre] las causas del incendio, me están diciendo que unos campesinos prendieron una fogata por cuestiones agrícolas. Se debe trabajar más en la Sierra, para ver qué otras opciones diferentes [hay] para la protección de ciertas zonas”. Según la versión del gobernador Francisco Domínguez Servién, dos personas serían las responsables de iniciar el fuego en la zona serrana.

Lenta recuperación

La Sierra Gorda tardaría más de 20 años en recuperarse tras el incendio que la consumió durante mayo, esto ya que los ecosistemas en Querétaro tienen baja cantidad de lluvia, indicó Siurob Carbajal; quien llamó a restaurar el suelo, sobre todo la vegetación, el pasto y los arbustos.

Siurob Carbajal reiteró que las lluvias pueden causar después grandes cantidades de lodo debido a la condición del suelo, por lo que se tiene que trabajar en un “terraceo” para evitar que se deslave. Abundó que apagar un incendio en el bosque es difícil, porque primero hay que saber caminar en el campo, se debe tener una buena resistencia física y saber cómo están las ráfagas de viento; dado que se puede voltear el incendio e irse en contra de los mismos combatientes.

 

También puede interesarte: Sequía y vientos agravaron incendio de la sierra: PC-UAQ

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba