Información

Ni la muerte escapa a la lógica del mercado

Así como las sociedades evolucionan, sus rituales también lo hacen. Debemos entender que el ritual tradicional de algún pueblo en torno a la muerte va a ser modificado con base en los propios cambios que este pueblo vaya teniendo.

Los servicios funerarios se han transformado con el apogeo de las redes sociodigitales y en el contexto de un mercado que demanda experiencias y lujo incluso hasta en la muerte. En la actualidad los paquetes de algunas funerarias, que se presumen como “proyectos innovadores” en el rubro y con “instalaciones de primer nivel”, incluyen obituarios electrónicos en sus portales web y redes sociales, además homenajes virtuales fotográficos y otros servicios que abonan a crear toda una experiencia en torno al fallecimiento de una persona, como lo son los árboles del recuerdo.

Aromaterapia, acompañamiento musical para crear un entorno de tranquilidad, paquetes de desayuno para los familiares y mesas de tributo en las salas de velación son otros de los servicios que las funerarias comienzan a ofrecer. Todos estos agregados se traducen en el incremento del costo de los paquetes; hay algunas empresas que mantienen los servicios básicos de cremación, inhumación y arreglos florales, entre otros, sin embargo existe una tendencia que de a poco desplaza los paquetes tradicionales.

El catedrático de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), Javier Méndez Pérez, compara lo que sucede respecto al rito de la muerte con el nacimiento. Señala que “así como el nacimiento ha entrado en la lógica de la mercancía y hoy parir un hijo es caro por toda la serie de servicios que se ofrecen; de esa misma manera morir es caro por todos los elementos que están involucrados en este proceso”.

El cambio en los servicios que ofrecen las empresas funerarias y en la forma en la que las personas experimentan el fallecimiento de un ser querido tiene su explicación, según Méndez, en la misma evolución de la sociedad: señala que “cada rito que se ha hecho respecto a la muerte, corresponde a un momento histórico determinado, no va a ser siempre el mismo. Así como las sociedades evolucionan, sus rituales también lo hacen. Debemos entender que el ritual tradicional de algún pueblo en torno a la muerte va a ser modificado con base en los propios cambios que este pueblo vaya teniendo”.

Sin embargo, actualmente el rito está definido por cuánto quieren pagar las personas según los servicios que deseen, según el lujo que quieran agregar o la experiencia que deseen tener, “es pertinente observar que la lógica de la mercantilización de nuestro modelo capitalista neoliberal ha terminado absorbiendo todo, entonces no hay algo que escape de esta lógica”.

Javier Méndez Pérez, especialista en sociología de la religión, sugiere empezar a debatir este tema con la separación de las interpretaciones que tiene la muerte y distingue dos principales: “la primera es la estrictamente fisiológica y la segunda es una interpretación de carácter cultural en donde pueden verse involucrados elementos religiosos, elementos históricos, políticos, económicos, etc. Lo que más pesa en cualquier sociedad es la interpretación cultural y es debido a los elementos culturales que este evento se interpreta de maneras distintas”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba