Información

Niños en situación de calle, sin soluciones eficientes a su abandono

Niñas, niños y adolescentes experimentan la pobreza de una forma más acentuada que la población en general en México.

De acuerdo con un censo realizado por la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), a finales del 2016 había un registro de 281 niños y niñas en situación de calle cuyas edades oscilaban entre los 3 y 17 años de edad; de los cuales se ha identificado que también trabajan en dichas vialidades.

La socióloga Juana León Balderas, quien colaboró en el Estudio Diagnóstico de Menores en Calle y su Situación de Riesgo: Escenarios Conocidos y Nuevos Retos ante el Crecimiento Metropolitano de la UAQ, explicó que entre los principales hallazgos encontraron que, si bien hubo una reducción en los niños que trabajan en la calle, hubo un aumento de niños tzotziles del estado de Chiapas.

Además, agregó que las instituciones no realizan o no toman las acciones pertinentes para poder cubrir el problema de personas que trabajan en la calle: “Nos encontramos a muchas personas que ya eran usuarias o fueron usuarias de los programas que brindan la instituciones, sólo que comentaban que no cubrían sus necesidades”. Refirió que hubo una resistencia por parte de ese grupo de población debido a un hartazgo que tienen las personas que trabajan en calle ante las instituciones.

En 2016 había 53.4 millones de personas en situación de pobreza en México; de las cuales 20.7 millones eran niñas, niños y adolescentes de entre 0 y 17 años. Niñas, niños y adolescentes experimentan la pobreza de una forma más acentuada que la población en general.

Lo anterior puede generar afectaciones en su desarrollo y bienestar y contribuye a perpetuar dinámicas de pobreza a lo largo del ciclo de vida, según el informe de ‘Pobreza infantil y adolescente en México 2008-2016’ del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba