Información

No hay corrupción en estancias infantiles: propietarias

La directora de la estancia Capullitos achacó la responsabilidad de posibles desvíos a la Secretaría de Desarrollo Social (hoy del Bienestar), ya que ellos tenían supervisores que verificaban los lineamientos y las reglas de operación de las estancias.

El presidente está muy mal informado, pues en caso de existir desvíos de recursos nosotros no fuimos responsables”, subrayó María Guadalupe Olguín, directora de la estancia infantil Capullitos, quien ante la existencia de supuestos “niños fantasmas”, achacó la responsabilidad a la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol; hoy Secretaría del Bienestar), ya que ellos tenían supervisores que verificaban los lineamientos y las reglas de operación de las estancias.

Una de las medidas tomadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador fue el recorte presupuestal a estancias infantiles debido a la política de austeridad y el cambio en la forma de entregar estos apoyos, que, como parte del discurso del combate a la corrupción del presidente, buscan que lleguen directo a los beneficiarios sin intermediarios.

Guadalupe Olguín lamentó que “un buen programa se haya visto tan manchado por esa situación” y que, aparte de los efectos económicos, la reputación de las estancias se haya “deteriorado”; ya que “no todas las son negras ni malas, ni todas están en malas condiciones”, lamentó en referencia a las declaraciones del presidente de México.

Calificó a las acciones del Ejecutivo federal como “desinformadas” y “no transparentes” y, a la par, llamó a exhibir y sancionar a las estancias que hacen un mal trabajo. Además, consideró necesario trabajar en una mejora antes de “estigmatizarlas”.

Niños fantasmas

Se ha acusado por parte del gobierno federal que, entre las irregularidades en las estancias infantiles, están los «niños fantasmas”; es decir, inexistentes pero con un recurso asignado y cobrado. El delegado de la Secretaría del Bienestar en Querétaro, Gilberto Herrera Ruiz, apuntó recientemente que había por lo menos 400 «niños fantasmas” en la entidad.

Al respecto, María Guadalupe Olguín aseguró que el recurso que le era entregado directamente corresponde a cada niño inscrito. Dicho dinero debía ser verificado bajo lineamientos que corroboraban la existencia del menor, como el formato de Registro de Asistencias y Cálculo del Subsidio que se enmarca dentro de las Reglas de Operación del Programa de Estancias Infantiles, publicadas en el Diario Oficial de la Federación.

Indicó que la Sedesol procuraba entregar mensualmente el monto total del apoyo asignado cuando cada niña o niño cumplía 15 asistencias o más y, en cada una de ellas, hubiera permanecido al menos cinco horas en la instancia: “Supervisión te revisaba que estuvieran esos niños y que estuvieren sus expedientes; hablaban con los padres de familia”.

En el mismo documento señala que una de las causales de baja del programa es manipular o alterar los registros de asistencia de la estancia infantil, así como información o documentación falsa o alterada con la finalidad de dar la apariencia de cumplir los criterios y requisitos.

Los niños son los perjudicados

Guadalupe Olguín agregó que las estancias infantiles operan bajo lineamientos específicos y siendo supervisadas por distintas instancias que se encargan de la integridad de los niños, tales como el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (SNDIF).

Además, los centros deben apegarse a un reglamento de operación, el cual enuncia las obligaciones que deben de cumplir: “como subrogados, tenemos que cumplirle para seguir subsidiados. Puedes ver que tenemos casi 50 obligaciones frente a cuatro derechos y por cualquier cosita nos podían cerrar”.

Consideró que tampoco esperan ayuda por parte de gobierno estatal encabezado por Francisco Domínguez Servién: “Estamos a la deriva, y los que salen perjudicados son los niños. Se quedan en casa con muchos riesgos; no es lo mismo que estén en casa o en un lugar seguro, atendidos”, recalcó.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba