Información

No hay progreso si el Legislativo es del partido del Ejecutivo

“Los diputados bisagra: allí, desgraciadamente cuando se requieren uno o dos votos para tener una mayoría, el que tiene ese voto lo ha vendido a cambio de prebendas personales o de vil dinero”, aseveró Luis Alberto Fernández García.

Desde 1991, salvo por el sexenio de José Calzada Rovirosa (2009-2015), los gobernadores de Querétaro han gozado de una mayoría de diputados de su propio partido político en la Legislatura del Estado, lo cual se reafirmó el pasado 1 de julio; esto a pesar de que Acción Nacional (PAN) perdió una curul y la mayoría absoluta. En la actual Legislatura existen 13, lo que representa el 50 por ciento más uno, la mayoría absoluta; en la LIX Legislatura, que arranca en septiembre, serán 12 panistas, con lo que se perdió ésta gran ventaja política.

No obstante, Luis Alberto Fernández García, especialista en Ciencia Política, advirtió que el PAN no tendrá problemas para conseguir el voto que le falta. Calificó este predominio de un sólo partido como antidemocrático, pues “a los ciudadanos no les conviene, porque entonces hacen lo que se les da la gana”, asentó.

Indicó que cuando es más diversa la representación puede darse la negociación entre representantes, además de que otros partidos pueden hacer contrapeso al Poder Ejecutivo. En un cuerpo legislativo una mayoría absoluta se diferencia de la simple al consistir en más de la mitad del total de representantes conformada por un solo partido, mientras que la simple representa una mayoría sin exceder la mitad de curules.

Cuando hay una mayoría absoluta del mismo partido que el Ejecutivo no hay un progreso, hay un retroceso. Entonces el ejecutivo en la práctica puede tomar decisiones hasta arbitrarias porque siempre lo apoya su fracción. Casi no hemos tenido legislaturas que se paren en frente del Ejecutivo, sino que mansamente hacen lo que quiere”, advirtió.

El exdirector de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales recordó que históricamente ha existido la compra de votos a partidos minoritarios: “cuando se requieren uno o dos votos para tener una mayoría, el que tiene ese voto lo ha vendido a cambio de prebendas personales o de vil dinero”, constató.

La diputada bisagra

La próxima Legislatura contempla 12 diputados del PAN, seguido de Morena con 5 y el Partido Revolucionario Institucional (PRI), 4. Los partidos Verde Ecologista de México (PVEM), Encuentro Social (PES) y Querétaro Independiente (QI) tendrán sólo un representante.

Fernández García señaló respecto a la presidenta y futura diputada local de QI, Concepción Herrera, que es allegada al gobernador del estado Francisco Domínguez Servién.

El PAN carece de un voto en el Congreso para obtener una mayoría absoluta, por lo que se advierte a Herrera como una “diputada bisagra”. Herrera ha reiterado en varias ocasiones que no será “una diputada a modo”.

En el caso de Querétaro, indicó que aunque el PAN no tenga la mayoría absoluta, “lo va a conseguir con facilidad. Sea del partido que sea. Cuando el PAN es oposición al Ejecutivo ha funcionado mejor”. Indicó que con el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Morena sus papeles eran testimoniales únicamente, debido a su poca representación en el Congreso o el Ayuntamiento de Querétaro.

La estructura de los ayuntamientos es más antidemocrática que cualquier otra. El partido que gana la presidencia también tiene a veces una mayoría de 60 por ciento o más de regidores. Pero como que a los alcaldes les ha gustado decir que no sólo su partido los apoya, y allí también se consigue el voto de las oposiciones… compran el voto de los diputados y los regidores, y caro”, advirtió.

La chiquillada priista

Ante la pérdida de cinco curules por parte del PRI en la Legislatura local, recordó que era “la crónica de una muerte anunciada. Era obvio que el PRI está en debacle nacional y en lo local, más agudo… ahora en Querétaro está todo dividido, [con] una dirigencia que no dirige, que el exgobernador Calzada hace lo que quiere: puso candidatos generalmente muy malos, malísimos. No había forma de que al PRI le fuera mejor de lo que le fue”, asentó.

Respecto la fórmula de la futura Legislatura, advirtió que no tiene expectativas de que mejore: “va a seguir igual: A hacer lo que el Ejecutivo quiera en materia de presupuesto, en materia de fiscalización de las cuentas. No he oído que tengan un proyecto legislativo pendiente importante. Los proyectos del presupuesto desde luego son importantes: si te fijas, los proyectos que envió el Ejecutivo los aprobó el PRI que era la primera minoría, y las apoyó todas”, constató.

Finalmente, advirtió que al PAN “no le va a costar mucho conseguir el voto. Para una reforma constitucional (que requiere aprobación de la mitad más uno de los Ayuntamientos) pienso que también lo lograrían, aunque les cueste más caro”, advirtió.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba