Información

No hay relación entre revocación de mandato y reelección: EMZ

Durante la pasada Legislatura del Estado (2015-2018) fue propuesta y discutida una reforma constitucional para revocación de mandato, misma que fue aprobada por el pleno de los diputados pero frenada por los ayuntamientos.

No hay ninguna relación entre revocación de mandato y reelección, por lo cual es un absurdo lo que argumentan los partidos de oposición, apuntó Efraín Mendoza Zaragoza, exconsejero presidente del Instituto Electoral de Querétaro (IEQ). Agregó que las conjeturas a las que llegan integrantes de los partidos Acción Nacional (PAN) y Revolucionario Institucional (PRI) son por el extravío en el que se encuentran las dos fuerzas políticas que gobernaron este país.

A partir de la entrada de la reforma constitucional al Congreso de la Unión sobre consultas públicas y revocación de mandato, el bloque opositor a la mayoría de Morena y al presidente Andrés Manuel López Obrador ha mostrado su rechazo hacia la misma.

Objetan que dicha ley abre la puerta a la reelección, además que quieren que la consulta se realice en diciembre de 2020; ya que, de hacerse el mismo día de las elecciones de 2021, podría incidir en la decisión de los votantes en beneficio de Morena al estar el actual presidente de la República en funciones. En esas elecciones, Querétaro renovará gobernador, 25 diputados locales y 18 ayuntamientos.

“Los argumentos que dan son los recursos retóricos que tienen para oponerse a la cuestión de fondo: que el poder debe dársele a la población. Es el pueblo el que pone gobernantes y también debe de tener derecho a quitarlos cuando esto ocurra”, consideró el catedrático de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ).

Mendoza Zaragoza mencionó que en la actualidad la población le entrega un cheque en blanco, en el cual si el gobernante no cumple con sus funciones tiene que esperar hasta que termine su administración. No obstante, consideró que la inclusión de la figura de revocación de mandato funcionará como una herramienta de contención para que los gobernantes sepan que la población tiene este instrumento para deponerlos si lo desean: “Lo que tenemos es la voluntad del propio gobernante de someterse a un balance en el medio camino. Este es un acto de voluntad que el presidente quiere hacer efectivo”.

Tiempo al tiempo

De igual manera, Mendoza Zaragoza consideró que su aplicación se daría en dos años y medio y no se está tomando en cuenta que el panorama puede cambiar para los partidos de oposición; apuntó que lo anterior responde al extravío en el que se encuentran los partidos que gobernaron este país, debido a que no entienden el lugar en el que fueron colocados por el electorado. Por esto mismo es necesario que asuman su nueva posición se reinventen y trabajen adecuadamente como es su obligación al ser patrocinados por recursos públicos, señaló.

Respecto a las especulaciones del anterior bloque dominante (PRI y PAN) de que el gobierno de López Obrador puede desembocar en el autoritarismo, señaló que se quejan del autoritarismo porque confiesan el que ellos mismos ejercieron cuando fueron gobierno en este país: “Es necesario que estos partidos se reinventen. En una democracia es necesaria la alternancia: elemento esencial. Deben de asumir su nueva situación”.

La revocación en Querétaro

Sólo si la consulta de revocación de mandato se aprueba para una fecha distinta a las elecciones intermedias de 2021 el Gobierno del Estado mandaría una iniciativa similar a la Legislatura local para establecer esta figura en la entidad, condicionó Francisco Domínguez Servién, gobernador de Querétaro, el 18 de marzo.

Hay que recordar que durante la pasada Legislatura del Estado (2015-2018) fue propuesta y discutida una reforma constitucional para revocación de mandato, misma que fue aprobada por el pleno de los diputados pero frenada por los ayuntamientos. Al ser una reforma constitucional, se requería la aprobación de dos terceras partes de los cabildos — es decir, 12 de 18—, sin embargo nueve votaron en contra.

Quien propusiera la reforma en aquel momento, Héctor Magaña Rentería, entonces diputado del PRI, acusó que intereses políticos frenaron la propuesta, dado que la mayoría de los ayuntamientos que votaron en contra estaban gobernados en ese momento por el PAN.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba