DeportesEscudería TribunaInformación

Nos vemos en 4 años

Un partido empatado, un partido perdido y solamente un partido ganado, este fue el paso de la selección mexicana en el mundial de Catar 2022, el cual ha acabado. La ilusión nos volvía a llenar de fé y esperanzas, realmente se creía que después de largos meses sin encontrarse con el gol y mucho menos con las victorias, una racha de varias finales perdidas contra el rival vecino Estados Unidos, se creyó por un momento que nada cambiaría, la leyenda que decía que México no se despedía del mundial en fase de grupos, todo eso ha terminado.

Después de cuatro años, aquí era el momento, la lluvia de críticas hacia el director técnico el Tata Martino, parecía que solo lo llenarían de inspiración que le podía haber transmitido a su selección, al equipo que decidió llevar, 26 jugadores que él mismo seleccionó por encima de otros, varios de ellos severamente cuestionados por la prensa y por los fanáticos, pues su nivel no apuntaba como para estar en mundial, pero si no eran ellos, ¿entonces quién? porque tampoco hay mucho material a elegir.

Lo dijo unos meses atrás Héctor Herrera, nos terminamos subiendo al barco en apoyo a la selección a pesar de los señalamientos, ignoramos la realidad por unos momentos, pensando que aquí podrían sacar la casta y demostrar su amor por la camiseta, callarnos la boca y jugar para ganar, pero no fue así, nos topamos tres veces con un golpe de realidad, pese a todo esto continuamos esperanzados el siguiente partido.

Es muy triste pensar que así acaba, pero revisando los antecedentes, esta selección llegó hasta donde tenía que llegar, no había más que hacer, porque de jugarse todo en un juego contra Arabia Saudita quien se supone que es una selección menor, nos habría tocado contra la campeona del mundo y Francia no ha perdonado ninguna. Así que aunque México hubiera logrado un mejor juego ante los hijos del desierto, las sorpresas no llegarían en el cuarto partido y mucho menos con ese tipo de contrincante.

Lamentablemente toca seguir hacia adelante, la federación mexicana se tiene que sacudir y dejar ir al cuerpo técnico que no logró nada, una copa oro frente a un mundial no es nada. Tampoco debemos dejar pasar el hecho de que para los juegos olímpicos los mexicanos no tendrán participación, en consecuencia se avecinan tiempos de recuperación y reconstrucción. A su vez los jugadores mayores tienen que aprender a apartarse y dar un paso atrás fuera de la selección, no pueden estar viviendo de glorias pasadas.

¿Qué lado bueno hay para México después de Catar?

Aun cuando los resultados no ayudaron, el trámite de los partidos se jugó con muchas ganas, sorpresas entre los jugadores que dieron el cien por ciento y otros de los que se esperaba más. Pero varios de ellos como Kevin Álvarez, Luis Chávez, César Montes, Orbelín Pineda hasta el Chucky Lozano, es probable que encuentren un mejor lugar en Europa o en caso de que no se encuentran allá, al menos acercarse un poco, porque fueron muy superiores a sus versiones que habíamos estado viendo, incluso Jesús Gallardo fue una grata sorpresa para todos.
Ojalá que esta caída sirva para establecer un antes y un después, imitar los modelos de las selecciones que se han atrevido a dar el salto generacional y les ha funcionado, tal es el caso de Estados Unidos, España, Ghana o Ecuador.
Ya veremos en cuatro largos años si algo de esto cambia, pues ni en 20 años lo han podido lograr.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba