Información

Oceanografía hunde a la élite queretana

Por: Alfredo Rodríguez

El caso de corrupción y malos manejos de la empresa Oceanografía involucra cada vez a más personajes queretanos que en algún momento se relacionaron con accionistas de esta corporación.

Los señalamientos se han dirigido especialmente hacia miembros del Partido Acción Nacional (PAN), sin embargo, también destacan vínculos con otras fuerzas políticas, incluyendo al Partido Revolucionario Institucional (PRI).

En el estado de Querétaro, tres personas están involucradas directamente con la empresa Oceanografía: Amado Yáñez Osuna, Javier Rodríguez Borgio y Martín Díaz Álvarez.

Yáñez Osuna es el dueño mayoritario de Oceanografía, quien estableció vínculos en el estado en 2013, cuando compró al equipo de los Jaguares de Chiapas y lo trasladó a Querétaro, para suplir al recién descendido equipo local de futbol. Actualmente, está siendo investigado por las autoridades y sus empresas se encuentran aseguradas por el Gobierno Federal.

Por su parte, Javier Rodríguez Borgio es empresario desde la década de los noventa. Actualmente es reconocido como el dueño de los casinos Big Bola, además de ser accionista de Oceanografía y de los Gallos Blancos de Querétaro.

En el ámbito político y a nivel local, hay varios personajes relacionados con el dueño del casino Big Bola.

En primer lugar está el senador Francisco Domínguez Servién, quien en su momento reconoció el apoyo financiero que recibió por parte de Javier Rodríguez Borgio para su campaña en el 2012.

Este hecho ha provocado varias críticas hacia el panista e incluso algunos piden su destitución del cargo, como Gustavo Buenrostro Díaz, exmilitante del PAN y representante de la organización Por Querétaro Todos, y aseguró que presentará una denuncia ante las autoridades contra el senador, para que investiguen la probable responsabilidad de éste en el delito de enriquecimiento ilícito.

Existen otros personajes que también han sido relacionados en los medios de comunicación con Javier Rodríguez Borgio, como Armando Rivera Castillejos, exalcalde del municipio, quien reconoció que el empresario es su amigo, aunque dijo no tener negocios con él.

Rivera Castillejos además negó haber entregado permiso alguno a Big Bola para instalarse en la capital del estado. Aseguró que la licencia fue otorgada por el siguiente presidente municipal, Manuel González Valle, quien posteriormente fue candidato por el PAN a la gubernatura.

Otro personaje relacionado con Javier Rodríguez Borgio es Isaac Dehesa, gerente de los casinos Big Bola (empresa de los hermanos Rodríguez Borgio) y uno de los principales patrocinadores de Gallos Blancos. Dehesa llegó a Querétaro como encargado del hotel Misión Juriquilla y ha sido vicepresidente de la Cámara de Turismo y consejero de la Coparmex.

Durante la administración de Francisco Garrido Patrón (2003-2009), Isaac Dehesa viajó en una comitiva oficial con el gobernador en el primer vuelo internacional del Aeropuerto de Querétaro. Entre los pasajeros también estaban Ricardo Anaya Cortés y Manuel González Valle (Tribuna de Querétaro 413).

Javier Rodríguez Borgio y su hermano, Óscar, son familiares de Ángel Isidoro Rodríguez, un banquero que fue acusado de fraude en la década de los noventa. Los hermanos Rodríguez Borgio son vigilados por las autoridades desde hace varios años y actualmente acumulan más de 40 procesos en su contra en distintos estados.

En febrero del 2014, un juez emitió una orden de aprehensión contra Javier Rodríguez Borgio por falsificar un contrato de compra-venta en el 2003, movimiento con el que presuntamente se apoderó de la empresa Casinos Comercial Juegos de la Frontera.

Además, Rodríguez Borgio, también es dueño del Grupo Gasolinero México, empresa investigada por sus posibles nexos con el crimen organizado.

Los vínculos priistas

En abril del 2010, el gobernador José Calzada Rovirosa entregó el premio de Empresario del Año a Javier Rodríguez Borgio. Además, el funcionario felicitó al empresario por colocar a sus empresas, Grupo Gasolinero México y Big Bola, como una de las organizaciones más importantes en su ramo.

Otro funcionario relacionado con Javier Rodríguez Borgio es Gerardo Vázquez Mellado, quien fue director de Promoción Turística de la Secretaría de Turismo, nombrado por José Calzada Rovirosa. Actualmente, Gerardo Vázquez Mellado es delegado de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social en Querétaro.

De acuerdo con Reporte Índigo, este personaje fundó a finales de los noventa, junto con Rodríguez Borgio, la empresa Verger Internacional. Además, posteriormente fundaron la empresa Javar Internacional.

Gerardo Vázquez Mellado es hermano de de Jorge Vázquez Mellado y Alejandro Vázquez Mellado, actual delegado federal de la Cruz Roja en Querétaro. Ambos fungieron como dueños del equipo Gallos Blancos en el 2004. En esa etapa, el club fue acusado de tener vínculos con el crimen organizado.

Este hecho aún persigue a los hermanos Vázquez Mellado. Recientemente, Jorge y Alejandro fueron señalados por tener unan conexión con Tirso Martínez Sánchez, detenido en León, Guanajuato, acusado de los delitos de narcotráfico y lavado de dinero.

Otro personaje que es accionista de Oceanografía es Martín Díaz Álvarez, quien fue presidente de Caja Libertad de enero del 2013 a marzo del 2014. Además, habría administrado de manera compartida, con Javier Rodríguez Borgio, el Grupo Gasolinero México.

Díaz Álvarez ha sido investigado por autoridades mexicanas y estadounidenses desde el 2005. Se le reconoce como accionista de Oceanografía y actualmente existe una orden de aprehensión en su contra.

PVEM se relaciona con Oceanografía

Desde julio del 2013 se puede encontrar un vínculo entre el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y Amado Yáñez Osuna, dueño de Oceanografía, luego de que el partido político fue elegido como la fuerza política que participaría directamente en la organización de los eventos deportivos organizado por el club de futbol.

De acuerdo con el dictamen emitido por el Instituto Electoral de Querétaro, relativo a los estados financieros del PVEM, al tercer trimestre del 2013, la relación entre la fuerza política y el equipo queretano inició el 19 de julio del 2013, cuando se realizó el encuentro entre Querétaro y Morelia, en el cual reportó ingresos por más de 70 mil pesos.

El Partido Verde Ecologista participó en cinco encuentros más en ese trimestre: el clásico contra San Luis, además de los partidos contra Chivas y Pumas, entre otros. En total recibió, por seis encuentros, 240 mil pesos. El partido que dejó las mayores ganancias fue el de Gallos contra Chivas, del 23 de agosto del 2013, con 104 mil pesos.

Desde el 2010 y antes de que el equipo descendiera de la Primera División en el 2013, es decir, durante la administración de José Antonio Rico y José Luis Alvarado, la organización de los partidos de fútbol de los Gallos Blancos de Querétaro estaba en manos del partido Movimiento Ciudadano (antes Convergencia).

La organización de eventos por parte de los partidos políticos es permitida en la ley mediante la figura del autofinanciamiento. De acuerdo con el artículo 41 de la Ley Electoral de Querétaro, dicha disposición da oportunidad a las fuerzas políticas de obtener ingresos por actividades promocionales, tales como eventos culturales, conferencias, juegos, espectáculos, entre otros.

La figura del autofinanciamiento ha sido especialmente aprovechada por el partido Movimiento Ciudadano, antes Convergencia. A partir del 2008, la participación en eventos por parte de la organización política aumentó considerablemente, con espectáculos deportivos, musicales y teatrales. Para el 2010, empezaron a realizar contratos con los Gallos Blancos de Querétaro.

Los dictámenes financieros de dicho partido, sobre todo en el año 2011, muestran diversas irregularidades en la organización de eventos de futbol, entre ellas: la falta de cumplimiento en lo estipulado en los contratos y la falta de coincidencia entre la audiencia reportada y la que realmente asistió.

Demetrio Juaristi Mendoza, consejero del Instituto Electoral de Querétaro, aseguró que la figura del autofinanciamiento está siendo utilizada de manera inadecuada.

Originalmente la herramienta está hecha para que los partidos políticos puedan organizar eventos y se alleguen de recursos para sus actividades; sin embargo, en ocasiones sólo se utiliza para beneficiar a empresarios, exentándolos del pago de impuestos.

“Lo que está pasando concretamente en la fiscalización de eventos de autofinanciamiento en nuestro estado es que se presta al manejo inadecuado, basta un contrato de asociación y participación con el partido político, para que el empresario se vea beneficiado con una baja muy considerable en los impuestos que hay qué pagar”.

“Esos son recursos valiosísimos que se dejan de ingresar al municipio y el estado para los servicios básicos y que tampoco ingresan en totalidad del partido, como sería el espíritu de la ley, sino que se quedan en manos de los empresarios que, asociados con los dirigentes partidistas, llevan a cabo esta situación”.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba