DestacadasInformación

Ómicron: Es pronto para escenario fatalista pero más vale prevención, explica académico de la UNAM

Es pronto para generar un escenario fatalista con la variante ómicron del virus Sars-CoV 2, no obstante, es importante mantener las medidas de distanciamiento social a las que nos hemos acostumbrado a partir del inicio de la pandemia, subrayó Alfredo Varela Echavarría, investigador del Instituto de Neurobiología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en el campus Juriquilla.

En entrevista con Tribuna de Querétaro, el académico puntualizó que la generación de variantes es común de cualquier virus, aunque en coronavirus ocurre con mayor frecuencia que en otros. En el caso del que provoca la enfermedad COVID-19 tendremos mutaciones constantes en los próximos años, de ahí que la humanidad tendrá que aprender vivir con este virus. Resaltó que otra gran ventaja con respecto a la primera parte de la pandemia es que ya hay millones con anticuerpos naturales o por vacunación.

La variante ómicron es aún una incógnita para los investigadores, pues pasarán semanas o meses antes de conocerse realmente el impacto. Entre los aspectos que la vuelven una variante motivo de preocupación están sus numerosas mutaciones en la proteína spike: “esta proteína es la parte de la de la estructura del virus que  interactúa con las células y que permite infectarlas”.

El doctor en Genética Molecular y Microbiología agregó que gobiernos y científicos observan primordialmente qué tan fácil se transmite y si es más patogénica (que cause un cuadro más grave de COVID-19); la experiencia de Sudáfrica por ahora sólo da evidencia de más casos. Toda la información tendrá que ser comparada con lo que se sabe de otras cepas.

Al mismo tiempo, destacó que los efectos de la enfermedad en el futuro -más allá de ómicron- dependerán también de si las personas están o no vacunadas: “por cómo están las cosas, yo creo que entre más información se tenga, entre más se sepa de esta variante mejor, y entre más esté alertada la población a que no baje la guardia, mejor”.

Sobre la efectividad de las vacunas contra la nueva cepa, Alfredo Varela comentó que es un tema en estudio, por lo que cualquier comentario es prematuro en este momento: “Lo que sí te podría decir respecto a las vacunas en general, es que las vacunas a largo plazo no van a ser la única medida para contender esta situación, no funciona como única medida, es parte de un complemento, de una colección de acciones”.

Apuntó que, en el futuro, con el virus en circulación, habrá poblaciones en riesgo al igual que como ocurre con otras enfermedades, pero también al lograr cierto grado de inmunidad “es cuando se va a volver a algo más cercano a la normalidad que conocíamos antes”.

Origen incierto

Varela Echavarría comentó que, si bien es importante conocer el lugar de origen para el registro y su estudio, este pasa a ser irrelevante ante la posible propagación a gran escala: “si bien la geopolítica puede complicar este proceso, esta discusión, en términos biológicos no es relevante que haya sido en un país o en otro” sentenció.

El miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) pidió calma para conocer el origen de ómicron, ya que existe información sobre casos de esta variante en Países Bajos y Escocia antes de Sudáfrica. Por lo mismo también tomó con mesura el argumento de que su origen se debió a la poca vacunación en el continente africano: todavía es muy temprano, yo creo que vamos a tener que esperar a ver en todos los países donde ha habido, donde hay replicación del virus, pues en todas las poblaciones humanas hay variantes, es más, en un individuo en donde hay replicación del virus ahí mismo hay variantes, ese mismo individuo, el virus tiene genomas con diferencias, sutiles, muy pequeñitas entonces no se le puede atribuir todo a la poca vacunación”. “Yo creo que no es factor solamente de que haya más o menos vacunación, lo que sí puede ser es que en un ambiente en el que hay más personas infectadas, en el que hay más transmisión, pues aumenta el riesgo, la posibilidad de que se generen variantes, porque es una cuestión numérica. Si el copiado de un de un genoma del virus tiene cierta probabilidad de generar errores, el copiado de mil virus aumenta esa probabilidad y al copiado de un millón de virus, aumenta por supuesto esa probabilidad. Entonces donde quiera que haya proliferación y propagación de ese virus, existe la posibilidad de que se generan variantes, y lo vamos a seguir viendo en todo el mundo” señaló.

Rodrigo Mancera

Periodista en proceso. Estudiante de la Licenciatura en Comunicación y Periodismo en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma de Querétaro; Prensa en la Liga Burócrata Bancaria de Querétaro. 21 años, celayense de nacimiento, chilango por convicción.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba