Información

Oportunistas se hacen pasar por migrantes

“Se dan cuenta de que los migrantes (centroamericanos) reciben muchos apoyos, comida, dinero”: José Luis Manzo, ombudsman

Por: Miguel Tierrafría

Las personas oportunistas que se hacen pasar por migrantes centroamericanos se aprovechan del apoyo que se les brinda a éstos para que lleguen a su destino, consideró José Luis Manzo Ramírez, integrante de la Casa del Migrante en Saltillo, Coahuila.

En el marco de la presentación de los “Cuadernos sobre el secuestro de migrantes: dimensión, contexto y testimonios de la experiencia de la migración en tránsito por México” en el auditorio de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales el miércoles 26 de septiembre, Manzo Ramírez recordó que esta situación la “supimos mucho por organizaciones en el sur y en el centro del país”.

“Es gente que nosotros consideramos como oportunista: están viendo una realidad, no sé si son más sensibles a una realidad que está pasando en varias ciudades; se dan cuenta de que los migrantes reciben muchos apoyos, comida, dinero, que en el crucero que se paren les van a dar una moneda, entonces se aprovechan de esta situación de vulnerabilidad de las personas realmente migrantes para obtener un beneficio propio”, manifestó.

Manzo planteó el caso de la Casa de Saltillo, en donde hay personas que se hacen pasar por asesores del sacerdote Pedro Pantoja, quien es el encargado de la Casa del Migrante en esa ciudad, o bien, dicen que éste los envía para la solicitud de apoyo.

“Hay personas que bien se hacen pasar por migrantes para solicitar algún recurso para un boleto de autobús o hay personas que se hacen pasar por el asesor de la Casa del Migrante del sacerdote Pedro Pantoja (de Saltillo) o que en su nombre solicitan algún tipo de apoyo”, explicó.

 

“Como allá no los conocen dicen ‘yo soy migrante’”

Además de estas personas, se da el caso de los indigentes, quienes se desplazan entre ciudades a fin de seguir manteniendo el estatus de ser ‘migrante’ y así pedir alimentos, dinero o cualquier otro apoyo.

“(También) pueden ser personas indigentes, que la gente ya en sus lugares de origen los tienen bien ubicados, ya saben que es gente que recibe dinero y lo gasta en cualquier vicio.

“Entonces deciden moverse de ciudad y como allá no los conocen dicen ‘yo soy migrante’ y no solamente lo dicen sino que empiezan a imitar el acento de los centroamericanos a fin de que la gente realmente se vaya con la finta y los apoyen”, advirtió.

El activista destacó que la gente que está dedicada principalmente a trabajar en la cuestión de migración de centroamericanos puede detectar fácilmente quién se hace pasar por estos, ya que “identifican muy fácil los acentos y no solamente ello sino también los rasgos físicos de los migrantes: aunque todos somos latinos hay rasgos que nos caracterizan por regiones.

“Entonces muchas veces ellos (colaboradores de la Casa del Migrante) les dicen ‘tú no eres migrante, ¿para qué estás ocupando un lugar que no te pertenece?’”.

José Luis Manzo lamentó que “después por éstos (personas que se hacen pasar por migrantes) la ayuda se detenga a quien en verdad la necesita”.

“Secuestradores de migrantes llegan a cobrar el rescate hasta cinco veces”

“Cuadernos sobre el secuestro de migrantes: dimensión, contexto y testimonios de la experiencia de la migración en tránsito por México”, contiene 33 testimonios de migrantes centroamericanos.

José Luis Manzo, coordinador del libro, expresó que la idea original era “un libro que contuviera no sólo testimonios de migrantes sino el tema del contexto en el que el secuestro de migrantes se está dando en México y un poco el análisis de las acciones de gobierno en las políticas migratorias que se estaban gestando”.

La publicación, presentada a través de la unidad de aprendizaje “Pensamiento sociológico y realidad actual de América Latina” de la Licenciatura en Sociología, contiene cartas y vivencias de migrantes centroamericanos que fueron secuestrados y vivieron para contarlo.

“No es que una vez que paguen el rescate los liberan, sino que en muchos de los casos los tienen por tiempos prolongados, hasta por dos o tres meses, a fin de poder seguir extorsionando a sus familiares y como saben que van a mandar dinero de Centroamérica y de los Estados Unidos, pueden cobrar el rescate hasta cuatro o cinco veces”, manifestó.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba