DestacadasInformación

Ozono en Querétaro: Una amenaza silenciosa cada vez más presente

Los niveles de ozono en la zona metropolitana de Querétaro y San Juan del Río han incrementado en los últimos dos años, registrándose días en los cuales la calidad del aire ha sido mala y extremadamente mala, según reportes oficiales del Centro de Monitoreo de la Calidad del Aire del Estado de Querétaro (CeMCAQ).

Es en este contexto que el Gobierno del Estado, encabezado por Mauricio Kuri González, publicó el 29 de marzo los “Lineamientos y acciones a ejecutar durante un episodio de contingencia ambiental por ozono (O3) en el estado de Querétaro”, los cuales incluyen, entre otras cosas, la posibilidad de limitar la circulación de algunos vehículos cuando los niveles de esta sustancia rebasen ciertos niveles.

Según el CeMCAQ, el ozono es un gas incoloro formado por tres átomos de oxígeno que existe a nivel de la superficie de la tierra (ozono troposférico, también llamado ‘malo’) y a nivel estratosférico (ozono estratosférico, también llamado ‘bueno’).

El ozono ‘malo’ es uno de los componentes de la calidad del aire que se mide en las seis estaciones de monitoreo del CeMCAQ: Carrillo Puerto (CAP), Corregidora (COR), Epigmenio González (EPG), Félix Osores (FEO), Josefa Vergara (JOV) y San Juan del Río (SJU); y que, junto a otros contaminantes, afectan directamente la calidad del aire y pueden ocasionar graves problemas a la salud.

Sin embargo, el énfasis sobre este contaminante es por el constante aumento que ha tenido en los últimos meses; y aunque es una sustancia secundaria, es decir, no se emite como tal, se forma a partir de los óxidos de nitrógeno (NOx) y los compuestos orgánicos volátiles (COV) que entran en contacto con la luz solar, convirtiéndolo en una amenaza creciente.

Las Normas Oficiales Mexicanas emitidas por la Secretaría de Salud establecen los Límites Máximos Permisibles (LMP) a los tiempos de exposición, como medida de protección a la salud de la población. La NOM-020-SSA1-2021 establece como límite de exposición de ozono (O3) 0.090 ppm (partes por millón) promedio horario, y 0.065 ppm de exposición promedio 8 horas. Cualquier exposición superior comprometería la salud de la población con problemas respiratorios.

Este índice es informado durante todos los días a través de las distintas plataformas informativas con las que cuenta el CeMCAQ. Presentamos el comparativo entre abril del año pasado y los primeros 11 días de abril de este 2024. Las gráficas no detallan los niveles exactos de ozono en el aire, limitándose a informar sobre la calidad final.

En comparación, en abril de 2023, la estación de Carrillo Puerto registró cuatro días con calidad buena y 26 días con calidad aceptable, mientras que en abril de 2024 solo se contabilizó un día con calidad buena, cuatro días con calidad aceptable, cinco días con calidad mala y un día con calidad extremadamente mala.

En la estación Corregidora, en 2023 se reportaron siete días con calidad buena, 22 días con calidad aceptable y un día con calidad mala, mientras que este año se redujo a tres días con calidad buena, cuatro con calidad aceptable y cuatro con calidad mala.

En la estación Epigmenio González, de tres días con calidad buena y 27 con calidad aceptable en 2023, se pasó a dos días con calidad buena, siete días con calidad aceptable y dos días con calidad mala.

Por último, en San Juan del Río, hasta abril de 2023 se mantenían 24 días de calidad buena y seis de calidad aceptable, mientras que en el presente mes solo se ha registrado un día con calidad buena, nueve días con calidad aceptable y un día con calidad mala.

El CeMAQ muestra además que en los primeros meses del año existe un aumento sostenido en la generación de ozono, hay una concentración más alta en mayo. Después comienza un descenso de la concentración con la entrada de la época de lluvias y mejores condiciones para la dispersión de contaminantes, hasta aumentar ligeramente a partir de octubre, pero nuevamente se registra un descenso en diciembre con la entrada del invierno ya que hay menos radiación solar.

El 9 de abril, Marco del Prete Tercero, secretario de Desarrollo Sustentable de Querétaro (SEDESU), confirmó que la generación de ozono es difícil de controlar, por lo que se debe de regular a los precursores del contaminante, particularmente los óxidos de nitrógeno.

“Los óxidos de nitrógeno provienen de los vehículos principalmente, por eso se habla de la restricción vehicular, porque disminuyendo las emisiones de óxido de nitrógeno que generan los vehículos nos permite disminuir el precursor del ozono; los compuestos orgánicos volátiles provienen de otro tipo de fuentes: fuentes de área o fuentes fijas (…) las fuentes de área pueden ser, por ejemplo, los incendios”.

A su vez, subrayó que dentro del estado no ha existido ninguna alerta por altos niveles de ozono, pero debido al incremento de la temperatura a nivel global, los niveles de ozono también han aumentado. Puso de ejemplo a la Ciudad de México y las cuatro contingencias ambientales del año, las cuales no afectan a la entidad.

El horario en el cual se aumentan drásticamente los registros de este contaminante es entre las 12 y las 16 horas. El punto culminante son las 15 horas, momento en que se coincide con la mayor cantidad de radiación solar; por otro lado, la concentración de O3 es baja justo antes de la salida del sol, entre las siete y ocho de la mañana. De la misma manera, los fines de semana es cuando mayores concentraciones existen.

La Sedesu, en coordinación con la Comisión del Sistema de Alerta Temprana en materia de Salud Ambiental (CATSA), podrá declarar activación o suspensión de contingencia ambiental atmosférica en la zona metropolitana de Querétaro y San Juan del Río, tras analizar los resultados del monitoreo de la calidad del aire, en base a los datos proporcionados por el CeMCAQ respecto a la concentración de ozono (O3).

Cuando esta concentración rebase los límites previstos, de un promedio horario de 0.154 ppm, se activará la Fase I. Si es un promedio horario mayor a 0.204 ppm, se activará la Fase II. Estas fases de contingencia estarán en vigencia hasta la disminución de los niveles de ozono por debajo de los límites máximos establecidos.

La Fase I se destaca por acciones como que los grupos vulnerables (niños, mujeres embarazadas, adultos mayores y personas con problemas respiratorios y/o cardiovasculares) deberán evitar actividades físicas al aire libre; y que todos aquellos vehículos que no tengan verificación vehicular no podrán circular.

La Fase II es aquella que establece las condiciones estrictas del ‘Hoy No Circula’, así como otras acciones más, como la suspensión de pavimentación, bacheos y asfaltados; el aprovechamiento de gas metano o la quema segura de los Rellenos Sanitarios de tipo A; o bien, la suspensión de actividades de mantenimiento, limpieza y desengrase que genere compuestos orgánicos volátiles (COV). Al no haberse rebasado -hasta ahora- los niveles permitidos, no se implementará el ‘Hoy No Circula’.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba