Información

Peña Nieto es sustituible para Televisa: Javier Solorzano

Por Martha Flores / Carlo Aguilar

Ciudad de México, Distrito Federal.- “Enrique Peña Nieto es el candidato del negocio”; cuando Televisa encuentre otro que le reditúe mayores beneficios económicos, lo sustituirá sin pensarlo, manifestó el periodista Javier Solórzano Zínser, durante su participación en el seminario “Democracia, medios, elecciones” que se llevó a cabo en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) unidad Xochimilco.

Como parte de la mesa “La actuación y responsabilidad de los medios ante los procesos electorales”, que se llevó a cabo el miércoles 16 en el auditorio Vicente Guerrero, Javier Solórzano reiteró que en este momento Televisa apoya a Peña Nieto porque implica ganancias económicas, pero que si llega otro político “mejor” para los intereses de la empresa, dejará de ayudarlo en su intención de convertirse en el próximo Presidente del país.

En cuanto al tema de la libertad de expresión, el periodista advirtió que ésta “empieza y termina en los dueños de los medios de comunicación”. Además, señaló que México sigue siendo un país “televisivo”, por lo que se pronunció a favor de que se analice qué ven las audiencias y el por qué de su consumo de contenidos en los diferentes medios.

Al explicar la posibilidad de una Reforma del Estado, Solórzano Zínser manifestó que ésta no se puede presentar “si no hay reforma de los medios”, la cual calificó como “la madre de todas las batallas” que se librarán en los próximos años como parte del proceso de democratización.

Tras describirse como un “optimista razonable”, dijo sin embargo que para que las condiciones sean “diferentes”, lo que se necesita no es tanto el cambio en la legislación, sino el surgimiento de estrategias que provengan de las organizaciones y las universidades.

Durante su intervención en el seminario, quien ha sido compañero de espacios radiofónicos y televisivos con Carmen Aristegui insistió que señalar que “algo está pasando, algo se está incubando” en México como parte de una transformación al interior de la sociedad.

“La libertad de expresión es un espejismo”

Por su parte Pedro Salazar Ugarte, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM y quien compartió el presídium con Javier Solórzano en la mesa de trabajo, habló sobre los derechos que están relacionados con los medios y su papel en la democracia.

De acuerdo con Salazar Ugarte, entre estos derechos se encuentran la libertad de expresión, el derecho a la información, el derecho de protección de la vida privada y el derecho a no ser discriminado en el acceso y manejo de la información; planteó como alarmante que es el Estado quien amenaza estos derechos, por lo que llegó a la conclusión de que las leyes y derechos son instrumentos “limitados”.

Pedro Salazar expuso que las nuevas tecnologías tienen un gran potencial sin embargo existe el riesgo de volverse más inconsciente.

“Los nuevos medios dan más información, son más ciudadanos, pero nos volvemos menos reflexivos, no existe el momento reflexivo, no se dan argumentos y en menos de un minuto corre un rumor o puras ocurrencias… la libertad de expresión es un espejismo”, puntualizó.

Asimismo, expresó que los medios de comunicación se han convertido en actores potenciales para violentar los derechos y en factores de discriminación.

Anticipó que en el 2012 serán las primeras elecciones presidenciales en las que participará Twitter, y que las “nuevas” tecnologías potencian derechos.

“El poder le tiene miedo a las redes sociales”

Jenaro Villamil, reportero y articulista de la revista Proceso, explicó que la democratización de las audiencias se ha dado vía las redes sociales, porque los medios impresos “están anquilosados” mientras que los electrónicos “se han encerrado en una burbuja”, donde lo que les interesa son sus ganancias económicas.

Ante el auge que ha tenido el uso de las denominadas redes sociales en un sector de la población, como son los casos de Facebook y Twitter, señaló que observa un “miedo del poder frente al ente nuevo, minoritario todavía, que está demostrando que las audiencias están encontrando su cauce”.

Puso sobre la mesa de discusión la idea de que a fin de cuentas es la audiencia quien determina y quien tiene la última palabra para decidir qué contenidos consumir y cuáles no. Calificó al público como “un río que determina por sí sólo qué cauce seguir”.

Expuso además que hace falta alfabetización digital, debido a que las nuevas tecnologías son un medio “rápido y efectivo”, sin embargo lo importante no es el número de seguidores, sino el contenido que se muestre.

Jenaro Villamil también se refirió a la fusión de Iusacell y Televisa, que desde su perspectiva perjudicaría a la población porque lo único que se busca como trasfondo es la “monopolización” de la opinión pública, ya que de concretarse, ambas empresas acapararían más del 80 por ciento de la audiencia.

El autor del libro Si yo fuera presidente manifestó que en la lógica de las televisoras, los procesos electorales son vistos como “negocio”, e inclusive mencionó la posibilidad de que se esté configurando un “tele-IFE”, con el reparto de cuotas en la designación de los consejeros que faltan por integrarse, una de las cuales pudiera ser la hermana de Bernardo Gómez, directivo de la empresa propiedad de Emilio Azcárraga Jean.

A lo largo de su participación, el también autor de El sexenio de Televisa exhortó a luchar porque se dé la democratización de los medios de comunicación, y a ubicar la importancia que están adquiriendo las redes sociales para las audiencias.

La mesa titulada “La actuación y responsabilidad de los medios antes procesos electorales”, donde participaron como ponentes Leticia Salas Torres, titular del Canal del Congreso, Pedro Salazar Ugarte, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, así como los periodistas Jenaro Villamil y Javier Solórzano Zínser, tuvo como objetivo analizar el impacto de los medios de comunicación en las campañas políticas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba