Información

Periodismo en riesgo: Superar el miedo y alzar la voz ante la violencia

La movilización nacional por el periodismo en riesgo tuvo lugar el martes 25 de enero en la fuente Ignacio Pérez. Se trató de un pronunciamiento público por parte del gremio periodístico ante las TRES muertes que van durante el año: Alfonso Margarito Martínez Esquivel, José Luis Gamboa Arenas y Lourdes Maldonado.

Durante el lunes, se difundieron publicaciones y declaraciones de periodistas ante la situación y el grave peligro en el que se encuentra la profesión y las consecuencias que traería tanto para la democracia como para la libertad de expresión.

El martes por la mañana surgieron dudas entre quiénes irían y quiénes no; algunos por la idea de un ataque, lo que aumentó la tensión y ansiedad para los “principiantes”. Algunos recién entrados a la carrera, otros a punto de realizar un propedéutico mantuvieron comentarios sobre evitarse problemas por miedo a lo que podría pasar. Y es que cuando uno toma la decisión de ser parte de esta área es inevitable que familiares sean los primeros en hacer comentarios como: “te vas a morir de hambre”, “¿no te da miedo?”, o el más cruel de todos: “los periodistas no tienen miedo a ganar poco porque o se mueren de hambre o los asesinan”. Es lo que uno ve en clases, lo que lee en las noticias, lo que se comparte en el aula, etc.

Varios reporteros pertenecientes a la comunidad universitaria y estudiantes de la carrera en Comunicación y Periodismo de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) estuvieron presentes. El miedo es una parte importante inerte a los individuos, el dominarlo requiere práctica, y los periodistas tienen mucho de ella.

Lejos del lujo, estamos en áreas que suben y bajan; con cuerpos en peligro de derrumbe, porque somos la aguja que pincha las burbujas de realidad que se venden. Los indicios de un estado de crisis hacen que crucemos todo ese miedo para ir de árboles a mármoles, con la exigencia de eficacia y seriedad a las denuncias de periodistas. La indignación nos hace transitar en un cementerio llamado país, en el que se contabilizan 146 periodistas asesinados desde el 2000, de los cuales 28 han ocurrido durante el sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Comenzó la concentración, ahí estuvieron los celulares, las cámaras y las pancartas al unísono del valor que expresa el dolor de que nuestras vidas dependan de un dedo ajeno y la impunidad persista.

Afortunadamente en Querétaro no se ha presentado algún caso, pero el hecho de que los y las periodistas hayan acudido en voz de solidaridad, exigencia de justicia y encima a cubrir su trabajo, habla de los espirales por los que se desliza la labor: no es coincidencia que esta actividad esté amenazada… representa la libertad de expresión, la crítica y la democracia.

Se pidió que se respeten las condiciones y que exista una unión entre todos aquellos que están dentro del gremio, que seamos atendidos con la eficacia y seriedad que nos merecemos, porque no cualquiera es periodista y no cualquiera hace buen periodismo. La fuente del mensajero de la independencia, Ignacio Pérez, fue testigo de la unión entre personas (más allá de ser de tal o cual medio) que buscan salvaguardar su compromiso con la sociedad y enviaron un mensaje para salir del fondo que nos encadena a cumplir la condena de besar un infierno que priva a la ciudadanía de democracia, justicia y libertad, para arroparla por la áspera capa de la censura.

Dafne Azuby Arreola Santana

Estudiante de la Licenciatura en Comunicación y Periodismo en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma de Querétaro. Parte del equipo de Verificado Tribuna durante las elecciones 2021 y reportera de Tribuna Diario desde agosto de 2021.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba