DestacadasInformación

Persisten Desigualdades: Guille Hernández González Señala la Falta de Igualdad para la Comunidad LGBTQ+ en Querétaro

  • Guillermo Hernández González, Secretarie Académica de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), subrayó que la lucha por la igualdad de derechos para la comunidad LGBTQ+ en Querétaro aún no ha terminado. En el marco del mes del orgullo, recordó los orígenes de esta conmemoración en las revueltas de Stonewall y criticó la mercantilización del orgullo. Además, destacó su propio nombramiento como el primer cargo no binarie en la UAQ, enfatizando que el verdadero avance será cuando tales nombramientos dejen de ser excepciones.

La lucha de la comunidad LGBTQ+ continúa en el estado de Querétaro, pues no se ha alcanzado un trato igualitario, señaló Guillermo Hernández González, Secretarie Académica de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ). Cabe destacar que su nombramiento fue el primero en su tipo en la máxima casa de estudios.

Al respecto de la conmemoración del mes del orgullo, recordó los orígenes de la fecha en el aniversario de las revueltas en Stonewall, Nueva York, que en 1969 se registró uno de los primeros actos de activismo LGBTQ+, además del contexto que mantiene la conmemoración de las fechas importantes dentro del movimiento.

“Históricamente nos llenaron de culpa por ser quienes somos, nos llenaron de vergüenza, nos patologizaron, nos criminalizaron, nos pusieron todos los adjetivos terribles que pudieron y en una manera de asociación subversiva dijimos ‘sí, somos esto y qué’, ‘sí, somos esto y aparte estamos orgulloses de serlo’, porque no lo consideramos nada ni pecaminoso, ni malo, ni violento, sino que es solamente una manera más de ser, entonces creo que es bien importante que se pueda recuperar esta idea del orgullo”.

En la actualidad, han surgido distintos cuestionamientos por parte de algunos sectores de la población quienes se preguntan ¿por qué se deben conmemorar estas fechas? Ya que consideran que se ha alcanzado una aceptación de la comunidad LGBTQ+. Ante estas críticas, Hernández González responde que no estamos en un punto en el que se tengan los mismos derechos.

“Porque nos siguen tratando como ciudadanes de segunda en muchos espacios, porque las escuelas no son un espacio seguro para niñes y adolescentes trans o con expresividad de género, porque aún muchos adolescentes que tienen parejas del mismo género no sienten tener espacio seguro para la expresión pública de sus afectos, porque necesitamos mecanismos especiales para hacer valer nuestros derechos, porque aún hay personas que tienen que ocultar su orientación sexual, su identidad de género o modificar su expresión de género para poder tener trabajo, porque aún no tenemos todos los derechos”.

Otro aspecto que señala sobre el mes del orgullo es la mercantilización del mismo, ya que en los últimos años diferentes marcas han diseñado una atmósfera de consumo en torno al orgullo para el “varón gay cisgénero conveniente”, lo que pone en el centro de la conmemoración el consumo y no el cambio en el sistema.

Pequeños logros para beneficiar a toda la comunidad

Guille vivió un momento de gran exposición mediática al ser nombrade Secretarie Académica de la Facultad de Psicología, el primer nombramiento no binarie en la UAQ. Reconoció que este suceso no significa alcanzar un trato igualitario, sino que la institución ya lo permite. Consideró que ahora toca continuar la lucha para que se cambien lógicas docentes e institucionales que benefician a más personas de la comunidad.

“El logro de una persona es importante y qué bueno que se visibilice lo que pueda pasar con una persona, pero eso no significa que el resto de las personas haya alcanzado un estado de bienestar y de calidad de vida, sino que esto es sólo la muestra y se espera que no sea la excepción porque algunas personas hemos logrado un espacio en lo social, seguimos siendo reconocides porque somos la excepción, algo estamos haciendo mal y el trabajo es para que no haya excepciones, sino para que sea la posibilidad de cualquier persona”.

Además, señaló que el propio nombramiento provocó distintas reacciones, algunas desviando la atención al mérito académico que ha realizado para llegar al cargo que hoy tiene y despertó una ola de comentarios en contra de su persona, lo que refleja el estado del tejido social.

“La respuesta de muchas personas no fue grata, este nombramiento generó comentarios donde criticaban mi identidad, mi aspecto físico, mi color de piel, mi talla, es decir, también fue un momento para analizar y donde se pudieron explotar todas las formas de discriminación sobre el cuerpo y las identidades que aparecen en el tejido social”.

Respecto a este tipo de avances, Hernández González espera que en un futuro no provoquen revuelo mediático y que alcancen un grado de normalidad dentro de las instituciones y la sociedad en general, ya que aún falta mucho trabajo para lograr que se reconozca a todas las personas por igual.

Destaca la importancia del desarrollo en un espacio que posibilite las expresiones de todo tipo ya que no todos los espacios de trabajo cuentan con las mismas condiciones para los miembros de la comunidad LGBTQ+

“Por ahí también hay muchas cosas que yo pueda decir en términos de la Academia, hablan más del espacio en el que habito, que es en su mayoría posibilitador, pero eso no significa que todos los espacios de la Universidad lo sean porque también algo superimportante que se tiene que trabajar es que en la Universidad podemos construir espacios seguros, pero una función sustancial es la vinculación y entonces ¿cómo aseguramos que nuestres estudiantes trans y no binarie estén en espacio seguro en sus servicios sociales o en sus prácticas? Eso también es una función de la Universidad”.

Por último, en el contexto local, Hernández González recuerda que en Querétaro se han tenido múltiples episodios de discriminación por parte de las instituciones gubernamentales, como las recientes manifestaciones en contra de la secretaria de Cultura, Marcela Herbert, y otros episodios con la falta de procesos para cambios de nombre en documentos oficiales.

“Estamos viendo que las instituciones nos están fallando, a principios de año se empezó el acompañamiento de otra compañera donde no quisieron hacerle el resguardo del acta al ser una persona que modificó su nombre y su género en su acta de nacimiento primigenia y entonces al venir al municipio a pedir el resguardo, pues solamente le atoraban y le atoraban, entonces en niveles institucionales, podemos tener casos documentados que han estado saliendo en medios de comunicación. Los baños siguen siendo un espacio inseguro sobre las poblaciones trans y sigue habiendo un embate, contra la posibilidad de las niñeces trans, siguiendo discursos de odio y en Querétaro tampoco es que podamos pensar que todos los espacios son espacios seguros, ni a nivel institucional ni a nivel cotidiano”, finalizó.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba