Información

Piratería en Estados Unidos

Por: Tlacochcalcatl Ze Ehecatl Fortino Ramírez Cruz

PARA DESTACAR: ¿No sería Peña Nieto un experimento que ahora pretenden implementar los estadounidenses? ¿no es mucha casualidad que un sujeto que tiene una vida más mediática que política haya logrado la presidencia?  Me resulta muy interesante que en Estados Unidos estén aplicando la misma fórmula que se nos implantó en México por lo que esto debería de ser un llamado de atención para aprender de nuestros errores

La llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos ha tomado por sorpresa a propios y extraños, al grado de que se han presentado manifestaciones en diversos puntos del país que no se encuentran en absoluto conformes con el resultado; excepto por Michael Moore, el realizador y agitador cinematográfico quién meses atrás había vaticinado este resultado, nadie en el mundo, ni los más avezados analistas le daban mucho futuro a Trump, puesto que este personaje representa las más aberrantes y repulsivas ideas de marginación, segregación, hostilidad y/o separacionismo entre clases, identidades o estratos sociales.

A mí me preocupan dos cosas:

Primero.- No puedo evitar pensar que la presencia de un personaje como este propicie y sobre todo justifique la aparición de grupos más radicales, que tuercen los principios de la libertad de pensamiento, de expresión, de asociación o tránsito y que a partir de esto, tomen valor para hacer públicas sus ideologías clasistas y marginales, que al recibir el aval de un partido político ahora sea posible (con toda legitimidad) que todo aquel que abriga discursos de odio, goce de plena libertad y difusión para vociferar ideas que inciten a la violencia, la fricción, la confrontación y la fracción entre razas, etnias, clases sociales, ideologías o preferencias; ¿no debería preocuparnos que con la aparición de este personaje, ahora se le permita a cualquier improvisado o neófito de la actividad política tomar la voz del pueblo para difundir ideas terroríficas?; y peor aún, que los partidos políticos no se preocupen por el perfil de sus miembros, sus candidatos o representantes.

Segundo.- Más allá de su politiquería barata y sus planes de gobierno tan reprobables, me llama la atención el hecho de que la mayor parte de la gente que votó por este sujeto sean personas con un nivel de estudios limitada, mientras que las generaciones, principalmente las generaciones jóvenes con estudios y preparación académica e intelectual, hayan permitido tener en primera instancia a una candidata como la que los representó, pero más importante aún, que a causa de esta disonancia se haya visto mermada su voluntad para escribir el destino de su nación, su futuro y su propia estabilidad social; ¿no debería ser esto un llamado de atención para nosotros en los próximos comicios del 2018? ¿no debería ser tomada esta como una responsabilidad para alentar a las siguientes generaciones a desarrollar sus capacidades intelectuales, reflexivas y críticas? ¿Ahora sí vamos a entender que no es buena idea votar por un pelele vacío e inepto?

Sobre esto quiero centrar mi lectura; ya Noam Chomsky ha realizado la que, a mi gusto, es la más clara lectura de este evento: “Trump es resultado del miedo y de una sociedad quebrada por el neoliberalismo”; pero me parece que hay algo que tal vez podríamos estar pasando por alto y lo estamos viviendo en México, la gente que sí piensa es la que utiliza una marioneta para ocultarse entre las sombras y terminar siendo “la mano que mece la cuna del país”; no debería preocuparnos el personaje que se sienta en la silla sino en la gente que le rodea, le sostiene y le alienta; no deberíamos estar preocupados por estos neófitos de la política, es menester ampliar la visión al contexto que le rodea y que lo va acompañando para entender o si acaso poder vislumbrar las líneas de pensamiento que van empujando a estos personajes, nada más por especular ¿no sería nuestro presidente un experimento que ahora pretenden implementar los estadounidenses? ¿no es mucha casualidad que un sujeto que tiene una vida más mediática que política haya logrado la presidencia? ¿no resulta extraño que muchos actores hayan hecho campaña en contra de Trump tal como sucedió en México? ¿O qué su esposa fuera también una sumisa representante de la belleza? ¿no es mucha coincidencia que a pesar de no contar con un ápice de sensibilidad para con la clase trabajadora tenga tanta aceptación entre la misma? ¿No resulta muy sospechoso que los grupos más conservadores y de orden empresarial tengan por bien abrigar su candidatura?

Me resulta muy interesante que en Estados Unidos estén aplicando la misma fórmula que se nos implantó en México por lo que esto debería nuevamente de ser un llamado de atención para aprender de nuestros errores y reflexionar en el futuro que queremos ir construyendo…

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba