Información

Pobreza y falta de empleo detonan incremento de migración interna

Por Ernestina Hernández / Carlo Aguilar

La pobreza es un factor determinante para que se presente el fenómeno de migración interna en el estado de Querétaro, tanto en población mestiza como en población indígena, apuntó Juan José Bárcenas Casas, coautor del proyecto “Migración y cambio cultural en Querétaro” y catedrático de la Facultad de Filosofía de la UAQ.

 

 

De acuerdo con el investigador, los indígenas emigran en condiciones ‘más desfavorables’ como la educación ‘nula’, en cambio la población mestiza presenta un grado de escolaridad mínima, lo que ayuda a esta población a emplearse en los mencionados corredores industriales o en oficios como jardinería, albañilería, plomería, entre otros. En cambio la población indígena se emplea en el servicio doméstico o dentro del comercio informal.

Al respecto, Bárcenas Casas puntualizó que la población mestiza tiende a ser la que más emigra al interior del estado de Querétaro, contrario a lo que se pudiera pensar –que ésta sería la indígena–.

–¿Cómo es, a grandes rasgos, la migración en el estado de Querétaro?

–En el caso de Querétaro es muy particular. La migración de municipios a municipios se da a partir de redes familiares, la gente que llega de otros municipios es porque tienen un familiar, un pariente, algún conocido.

–¿Qué papel juegan los corredores industriales?

–El corredor industrial de Querétaro, San Juan del Río, Corregidora, El Marqués, Pedro Escobedo, es una composición no predominantemente queretana, pero si una composición de sectores que vienen a buscar empleo. Quienes encuentran empleo –que no son bien remunerados– son personas que tienen estudios mínimos.

Para Juan José Bárcenas, “al no haber fuentes de trabajo, éste sería un detonante para tomar la decisión de emigrar”.

Sobre las comunidades y municipios que históricamente han presentado el fenómeno migratorio y las políticas públicas que se han instrumentado para detener esta problemática, señaló que “si hacemos un balance de 10 años vemos, que en comunidades de alta marginalidad no ha habido avances significativos, siguen con las mismas condiciones, los mismos problemas de salud, educativos, de alimentación”.

Con respecto a la alternancia de partidos políticos en el poder (PRI, PAN) y en relación con estas políticas, el académico explicó que “la migración es un fenómeno que ha crecido a nivel nacional. Hay una diferencia sustancial de la forma de administrar de los gobiernos PRI o PAN, ha sido el carácter de cómo tratar a la población, mientras los panistas buscan negociar de manera directa con la gente, el PRI basa su política al negociar con las diferentes centrales, tanto campesinas, obreras y populares”.

 

“Las mujeres tienden a emigrar a otros municipios, más que al extranjero”

En lo que respecta a la migración que se presenta entre los habitantes de Querétaro, Bárcenas Casas puntualizó que en el caso de los hombres, se observa que tienden más a emigrar hacia Estados Unidos, mientras que las mujeres lo hacen al interior del estado.

“La masculina se da más hacia los Estados Unidos –pensando más en el ‘sueño americano’– y la migración femenina sería local; no con esto significa que no haya migración internacional de las mujeres, migran pero en menor proporción, pues la migración femenina regional está relacionada con actividades poco remuneradas como la maquila o servicio doméstico”, explicó.

De acuerdo con el coautor de la ponencia “Procesos de migración y violencia en la región otopame de Querétaro y San Luis Potosí”, presentada en octubre de 2011 en el XIII Coloquio Internacional de Otopames, en Puebla, para analizar la migración que se da en Querétaro también hay que considerar la población llamada “flotante”.

Este término incluye tanto a la población indígena, mestiza y a los estudiantes que vienen de otros municipios del estado y a estudiantes que provienen de otros estados como de Guanajuato, Hidalgo o Michoacán, entre otros.

Con respecto a la “población flotante estudiantil”, el catedrático dijo que “la UAQ y otras universidades determinan este tipo de población, que vienen a estudiar de otros municipios y estados; esta población beneficia a la economía del estado, pues los recursos que provienen de otros estados como Hidalgo, Michoacán, Guanajuato, pues se quedan en Querétaro”.

Por último, el catedrático advirtió que los jóvenes procuran emigrar del país, antes que meterse a estudiar, debido a la falta de empleos, lo cual consideró como un problema social.

“Lo que más me ha alarmado son dos cosas: los jóvenes, cada vez menos interesados en estudiar, y estos que buscan alcanzar el sueño americano, la población potencialmente joven de zonas rurales tiende a emigrar, no a estudiar, prefieren tener dólares; entonces, sí es un problema social pensar que los jóvenes tienen que migrar del país para tener oportunidades laborales”, concluyó.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba