Información

Policiaco y de terror el sexenio de Peña: Monero Hernández

Para el monero José Hernández, el gobierno encabezado por Enrique Peña Nieto podría ser inmortalizado en una novela gráfica “entre policiaca y de terror”. El sexenio que marcó el regreso del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a Los Pinos ha sido para él no sólo un fracaso, sino un retroceso.

Hernández marca el retroceso en derechos humanos, exacerbado en “la cantidad de asesinatos, de violencia, feminicidios y casos como los de los 43 normalistas de Ayotzinapa, la masacre de Tlatlaya y la de Nochixtlán son muestra de un escenario “terrible”. En el mismo sentido, «las famosas reformas sin las que, durante muchos años, nos dijeron que el país no podía avanzar”, finalmente abrieron la puerta para entregar “lo poco que le quedaba de riqueza al país”. También consideró que en México no existe ni la democracia ni la justicia, lo que existen son arreglos cupulares y no existe justicia, sino venganza.

Ridiculizar lo ridículo

En ese contexto, para José Hernández, el trabajo de los moneros se complica porque “el trabajo de un caricaturista es ridiculizar a los personajes del poder, pero éstos ya se ridiculizan solitos”. Recordó que alguna vez le comentó Carlos Monsiváis: “idealmente ustedes tienen que ridiculizar, pero como están las cosas más bien pareciera que los caricaturistas tienen que encontrarle la lógica y el sentido a lo que de por sí ya es bastante ridículo”.

Se le recordó al monero el episodio del actual Ejecutivo federal en la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara en 2011 y los tres libros que marcaron su vida. El caricaturista considera que ahora hay un libro del cual el actual no se olvidará nunca: “Yo creo que ahora sí a Peña Nieto ya no se le olvida el título de un libro que cambió su vida y es el libro de la investigación de la casa blanca”.

Neoliberalismo, “instalado” en los partidos

Para el caricaturista de medios como ‘Proceso’ y ‘La Jornada’, la aplicación del modelo económico en los partidos políticos desdibuja las diferencias ideológicas, al menos en los que fueron los tres principales. “El sistema económico ya está perfectamente instalado en los tres. Ya no importaba si en la presidencia estaba un priista o un panista porque era exactamente el mismo modelo económico el que se aplicaba”, sentenció.

Asimismo, aunque el Partido de la Revolución Democrática (PRD) logró avances importantes en la Ciudad de México, José Hernández considera que en el modelo económico y la perspectiva social ya no hay gran diferencia. Aunque Morena comenzó como una alternativa, Hernández “entiende” su necesidad por aliarse “a contra natura” con tal de ganar con un amplio margen, ello por las experiencias pasadas.

No somos Suiza ni Noruega

Yo creo López Obrador no representa un cambio radical de ninguna manera, pero sí un cambio mínimamente necesario para encaminarnos más hacia una especie de espero yo, y como él lo ha manejado, más hacia un Estado de bienestar”, consideró.

Para el caricaturista, las comparaciones con Venezuela son irracionales cuando “en muchos aspectos estamos peor que en Venezuela… lo dicen como si ahorita fuéramos Suiza o Noruega”. Él no ve ningún indicio de que Andrés Manuel López Obrador (AMLO) sea una amenaza, pero tampoco representa un cambio radical. “Yo no veo ningún indicio que me haga pensar que AMLO vaya a ser una amenaza a la libertad de expresión. No lo fue como jefe de Gobierno y no veo nada que apunte en ese sentido”, consideró.

Por el contrario, “tanto con el PRI, como con el PAN, sí hubo amenazas y presiones contra la libertad de expresión y pues ha habido asesinatos de periodistas” y recordó que México es el país con mayor número de periodistas asesinados de un país que no está en un conflicto bélico. Además de que la libertad de expresión es «dispareja como todo en México” porque, si bien hay medios nacionales “más independientes”, en general existe un control de los medios de comunicación.

Asimismo, las diferencias se dan en el plano regional, cuando hay estados con “cacicazgos” municipales o estatales donde “hay encanto” por controlar a los medios de comunicación. Sin embargo, el internet “es imposible de controlar”, considera el monero. Finalmente, el caricaturista confía en que esta vez “la gente tenga un mínimo de conciencia, de lucidez y de sentido común como para poder ver qué es información real y qué falsa”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba