Información

Pone CEDH al descubierto abuso policiaco

En un informe presentado por el organismo garante de los derechos humanos se muestran testimonios de abuso de autoridad

Por: Jeny Iraí Silva Reyes

Durante 2012 fueron emitidas en la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) 33 quejas contra la Policía Municipal de Querétaro, en 2011 hubo 53 y en 2010 se presentaron 71. Los hechos violatorios más constantes durante este periodo fueron: ejercicio indebido de la función pública, lesiones y detención arbitraria.

Dentro de la Secretaría de Seguridad Pública del Municipal (SSPM) pueden localizarse las funciones principales de la Guardia Municipal; destacan como objetivos primordiales: garantizar el orden público y la paz social en el municipio, así como el correcto desempeño del personal de la corporación en el cuidado y protección de las personas.

Por tanto, la Policía Municipal debe hacer uso correcto de su función, servir a los ciudadanos, prevenir y evitar las conductas delictivas. El problema surge cuando es la misma Policía quien comete actos que agreden los derechos humanos de las personas.

Al respecto hay dos puntos importantes a destacar, el primero es que conforme a lo que sostiene la ley en el artículo constitucional 16, cualquier persona puede detener a otra si ésta comete un delito en ese momento o inmediatamente después de haberlo cometido; esto otorga un respaldo a la autoridad pues con ello puede disculpar su acción arbitraria y además le otorga credibilidad.

Según lo indica la CEDH, los derechos más violentados por policías son los que refieren a la legalidad y a la libertad. En un desglose de las quejas que señalan como responsable a esta autoridad, se añade la violación al derecho de la seguridad jurídica.

 

“Mis lágrimas no la conmovían”

Un ejemplo de este hecho violatorio es la siguiente narración retomada de una declaración de un expediente de CEDH, concluido, en el que se dio inicio a un procedimiento administrativo. (Los nombres y domicilios, así como el número de expediente son omitidos por seguridad y por ser datos confidenciales)

Octubre 2010, una mujer fue despojada de sus pertenencias y obligada a desvestirse para ser revisada por elementos de la Policía Municipal de Querétaro, la obligaron a entrar a un baño público junto a su hijo, ahí tres mujeres policías le dijeron que se quitara la ropa.

“Yo me seguía negando y una de ellas me dijo que mis lágrimas no la conmovían, que me desvistiera yo o que ellas lo harían, me quité todo excepto la pantaleta diciéndoles que estaba reglando. No les importó… una dijo que quería ver que en realidad estuviera menstruando por lo que me pidieron que les enseñara la toalla sanitaria, se las enseñé y llegó una cuarta policía”, una de las oficiales le tocó los pechos y le preguntó si tenía cirugías, al final fue esta misma la que negó el hecho y la dejaron ir.

Al preguntar por qué la revisaron y le quitaron sus cosas, los policías sólo respondieron que habían recibido una denuncia ciudadana que aseguraba que la señora se encontraba en busca de una clínica para abrirse los pechos, pues supuestamente portaba droga en ellos.

 

“Nos empezó a disparar a quemarropa”

En cuanto a las quejas donde son señalados el empleo arbitrario de la fuerza pública y lesiones, se advierte que en repetidas circunstancias los policías han utilizado parte del equipo que la SSPM les otorga como herramienta para someter a los ciudadanos.

19 de noviembre de 2011, aproximadamente 20:30 horas.

“Yo me encontraba con unos amigos, veníamos del estadio de futbol… había muchas personas, festejábamos que el equipo de los Gallos ganó… la gente ya se iba a dispersar para irse y los municipales empezaron a disparar balas de goma y empezaron a corretear a la gente, entonces yo corrí igual que los otros, me alcanzó un policía en una patrulla, se bajó y me jaló de la camisa, le chifló a otros y se bajaron como seis policías y me empezaron a patear ahí en el suelo, había varios jóvenes así, llegó el policía con la pistola de balas de goma y nos empezó a disparar a quemarropa… llegó otro policía y me pegó dos patadas en la cabeza y con su tolete en la espalda y en los pies, fue que ellos mismos me levantaron, pero yo me zafé y pude tomar un taxi.”

Es el testimonio que un ciudadano dio ante la CEDH, después de haber sido violentado por elementos de la Policía Municipal de Querétaro. El empleo arbitrario de la fuerza pública privó al particular del derecho a la integridad y seguridad personal así como del derecho a la seguridad jurídica. El hecho violatorio por el cual se procedió a solicitar el informe de hechos por parte de la autoridad, más tarde se resolvió mediante la vía conciliatoria.

 

“Me esposaron y me tiraron al suelo”

En el siguiente caso se presenta el ejercicio indebido de la fuerza pública y lesiones, pero además es evidente que el peso de las declaraciones de los policías fue determinante para culpar al agredido de un incidente que jamás cometió.

6 de mayo 2009. “Me encontraba esperando un taxi… le hice la parada, pero como me cobraba muy caro no me subí y se retiró, en ese momento se encontraba detrás del taxi una patrulla de la Guardia Municipal, se bajaron dos elementos, me dijeron que qué era lo que traía en el morral que yo portaba, a lo que respondí que cosas de trabajo, y sin decir más, comenzaron a registrarme, mientras me revisaban llegó otra patrulla… posteriormente me dijeron que me iban a llevar, a lo que yo pregunté la razón, sin embargo ellos no respondieron y me indicaron que me subiera a la patrulla, yo no hice caso de esto y me negué, por lo cual me sometieron, me esposaron y me tiraron al suelo y comenzaron a golpearme en la espalda, en el brazo derecho y en el cuello…

“Más adelante tuvieron un percance, por lo que chocaron, por ese incidente me llevaron detenido a la Agencia del Ministerio Publico y ahí me hicieron una averiguación previa y tuve que pagar una fianza de 10 mil pesos, pues los policías argumentaron que yo había sido el culpable del accidente.”

La CEDH da instrucciones para iniciar procedimientos administrativos de responsabilidad ante el Tribunal Municipal de Responsabilidades Administrativas (TMRA), que es el organismo encargado de sancionar, suspender o inhabilitar a los elementos que hayan actuado contrariamente a su función.

Sin embargo, es la propia SSPM quien tiene la tarea de formar e instruir adecuadamente a quienes se encargan de mantener el orden público y “protegen” a la ciudadanía.

 

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba