Información

Por falta de planeación, zonas de la ciudad están condenadas a inundarse: ambientalistas

“lamentablemente, por la inadecuada planeación, hay zonas que estarán condenadas a que siempre que se presenten estos fenómenos se van a inundar, nos guste o no”, afirma el experto. Agrega sobre el tema de los cambios de uso de suelo; “había zonas donde no se debió haber permitido que se desarrollara habitacionalmente, sin embargo, los ayuntamientos lo autorizaron, edificaron y condenaron a esos lugares”, sentenció.

En enero de este año, el gobernador del estado, Francisco Domínguez Servién, se vio en la necesidad de recular y pedir disculpas a los habitantes de Santa María Magdalena, quienes sufrieron inundaciones en sus casas aún después del fin de las obras, promovidas por el actual gobierno, en el dren el Arenal. “La naturaleza volvió con tanta agua que se inundaron”, reconoció y aseguró “no me da pena pedir disculpas por haber dicho que con esa obra ya no se iba a inundar”.

En ese sentido, para el director del Observatorio Ciudadano de Protección Ambiental, Enrique Uribarrén Castro, en efecto fue muy “temeraria” dicha afirmación. Sin embargo, las causas son aún más profundas y en su opinión una mala planeación histórica de la zona metropolitana de la Ciudad de Querétaro ha condenado a zonas enteras de la capital a sufrir cada año inundaciones.

Con respecto a las posibles soluciones, Uribarrén considera que “puedes intentar” solucionar el problema, sin embargo, los intentos serán sólo “paliativos”. “Puedes aumentar [la capacidad de los drenes de agua] hasta cierto punto”, sin embargo, algo que no se toma en cuenta es el cambio climático que, en palabras del director, implica “que los fenómenos hidrometeorológicos son cada vez más extremos”.

En ese sentido, las actuales administraciones panistas han realizado adecuaciones por casi 27 millones en el Dren el Arenal, cuyas obras fueron entregadas por el alcalde con licencia, Marcos Aguilar Vega, en marzo 2016. Posteriormente, el gobernador Francisco Domínguez anunciaba en agosto de ese año una inversión de 100 millones de pesos en el Río Querétaro para prevenir inundaciones en Santa María Magdalena y Tlacote.

Después de las inundaciones de septiembre de 2017, en enero de este año, Aguilar Vega anunció el inicio de obras para mejorar el dren El Arenal por cerca de 100 millones de pesos y aseguró “vamos a dejar este dren mejor que nunca”. Ya en marzo el gobernador anunciaba 160 millones de pesos más de inversión, después de la “burrada” que aseguró cometer al predecir el fin de las inundaciones.

Cambios de uso de suelo por encima de la planeación

Para Uribarren Castro, “lamentablemente, por la inadecuada planeación, hay zonas que estarán condenadas a que siempre que se presenten estos fenómenos se van a inundar, nos guste o no”, afirma el experto. Además, agrega sobre el tema de los cambios de uso de suelo; “había zonas donde no se debió haber permitido que se desarrollara habitacionalmente, sin embargo, los ayuntamientos lo autorizaron, edificaron y condenaron a esos lugares”, sentenció.

En ese sentido coincide la ambientalista Pamela Siurob Carvajal, quien además da un paso más allá y pide “se finquen responsabilidades” a los funcionarios que, especialmente en “la actual administración, generaron más problemas para las siguientes”.

Asimismo, consideró que la administración municipal pasó por alto “ordenamientos que los ambientalistas hemos presionado para que se creen, como es el inventario forestal”.

Ya de por sí la ciudad está situada en un valle, lo que provoca que el escurrimiento de agua de los cerros baje al centro de la ciudad. Si a esto le sumamos los cambios de uso de suelo en zonas altas, ambos expertos coinciden en que la urbanización provoca que las calles se conviertan en “avenidas de agua” cada época de lluvias, como describe Siurob.

En ese sentido, ambos expertos coinciden que la ciudad en realidad ha sido planeada “por los desarrolladores” que, como sostiene Siurob, “no ven todo lo que comprende un cambio de uso de suelo”, pasando por “las zonas que deben ser conservadas”.

Preservar lo poco que nos queda, piden ambientalistas

“Estamos en la fase final de poder preservar lo poco que nos queda”, asegura Uribarren Castro. Sostiene la necesidad de crear un “cinturón verde” desde El Batán en Corregidora, El Cimatario, El Tángano, hasta Peña Colorada”. Dichos “vestigios de zonas forestales”, asegura, con los beneficios ambientales que ello conlleva: “son zonas receptoras de agua, purificadoras de aire, reguladoras climáticas, capturadas de carbono”.

Ello conduciría a “cierta viabilidad de una ciudad con relativa sustentabilidad”, en opinión de Uribarren. Además, alerta que “plenamente sustentables no somos”. De no promover lo anterior, “estaríamos condenando a la inviabilidad de las ciudades”, sostiene y coincide con Siurob.

Además, Siurob Carvajal recomienda que se debe dejar de “violentar” el ordenamiento ecológico. “Está siendo violentado un instrumento que nació con el fin de palear y ordenar bien la ciudad”, aseguró. Cabe recordar que ya desde 2017, América Vizcaíno, también ambientalista, denunciaba que los cambios de uso de suelo se realizaban con estudios técnicos que no consideraban el impacto ambiental.

Seguro contra inundaciones: propuesta “parche”

Con respecto al actual proceso electoral, tanto Enrique Uribarren como Pamela Siurob consideran que las propuestas del candidato del Partido Acción Nacional a gobernar la capital, Luis Bernardo Nava, o son “parches” o ni si quiera son suyas.

En ese sentido, Pamela Siurob considera que “lo que se debe de hacer en vez de andar planteando pagar seguros -como prometió Luis Nava-, lo que se debe de hacer es generar una buena planeación que tenga zonas de amortiguamiento para prevenir”. Igualmente, Uribarren considera la propuesta como “un parche” porque “no se está resolviendo el problema de fondo”.

“Paliativamente, porque no les va a cubrir todos” los daños, considera Uribarren Castro. Además, alerta: “desde la perspectiva a largo plazo, ¿cuánto tiempo vas a poder estar solventado estos fenómenos que se presentan de manera cíclica”. Y Siurob remata “el gasto en la remediación es mucho más grande que la prevención”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba