Información

¿Por qué diablos llora el bebé? “WhyCry” lo sabe por ti: El aparato que descubre al diablo que tiene dentro

Por Sergio Emmanuel Suárez Ledezma

 

En la última década, apareció en el mercado global, un producto electrónico llamado “WhyCry”, que en español se traduce en: “Por qué llora”; fue diseñado para analizar el llanto del bebé humano (o lo que parezca llanto). El aparato capta el llanto con un micrófono, y lo clasifica en cinco posibles causas: el hambre, el aburrimiento, el enfado y el estrés; probablemente, por su condición científica, esté basado en una estadística de emociones (de una sola etnia) que provocan el llanto.

 

Su publicidad en Internet afirma que este dispositivo electrónico que funciona con pilas, traduce el llanto con una efectividad de 98 por ciento; en menos de 20 segundos aparece en la pantalla una expresión facial gráfica (emoticón), que equivale a la descripción de su causa. Registra variables de intensidad, frecuencia, ritmo y peso del bebé; basta con colocarlo a una distancia cercana, o dependiendo del bebé. También informa la temperatura y la humedad, relativa, puesto que puede ser del lugar, no del bebé.

 

El objetivo del WhyCry es facilitar el cuidado de un bebé, su estimulación y descifrar lo que quiere comunicar. Para un adulto, lo indispensable es la tranquilidad del bebé, digo adulto y no madre o padre, puesto que, en la función del cuidado y la estimulación de un bebé, hay muchos interventores, sea niñera, abuela, tía, puericultor, pediatra, etc., y ahora se puede incluir WhyCry. Si la estabilidad del bebé se interpreta con la ausencia del llanto, y es una tarea propia de la madre, es porque existe una intercomunicación fisiológica, acciones y reacciones entre el apego del bebé y la madre.

 

Probablemente, el aumento de las actividades en una mujer madre, reduzcan la atención necesaria para la maternidad. Lo anterior se caricaturiza con el relato del manual para bebés: ¿por qué no nacen con manual incluido?, al llorar el bebé, uno se pregunta ¿qué diablos tiene el bebé? Lo que parecía ser sólo una metáfora: “el manual del bebé”, ahora se pretende hacer realidad, los creadores de WhyCry diseñaron lo más cercano al manual; la tecnología en la palma de la mano, que se acerca a lo antes imposible. La metáfora del manual sólo era un reflejo de la inexperiencia de una madre en el cuidado (generalmente del hijo primogénito); ante su carencia, su inquietud se sumaba a la del bebé con su llanto, la madre se angustiaba por el desconocimiento de la causa de un llanto, y sus opciones por cubrir la demanda, rotaban en darle pecho o mamila, tocarlo, arrullarlo, cantarle, etc.; con estas prácticas, la capacidad sensitiva de una madre se afinaba, hasta encontrar un puente comunicativo o lo más cercano a éste.

 

Ahora WhyCry, con su concreta ciencia y reducido criterio de información que aporta, quiere ser ese puente comunicativo (aunque únicamente auditivo), no habría que esforzarse en pensar o sentir el llanto del bebé. Con WhyCry sólo habrá que actuar frente al dato que arroje, aunque el resultado sea erróneo.

 

En las opiniones de compradores de WhyCry, se ha categorizado como un revolucionario producto. Si WhyCry tiene éxito, probablemente se mejoren e incrementen sus funciones, pero en esto hay un resultado invertido, ya que entre más funciones ofrezca, más las perderá aquel que tendría la tarea de estimular al bebé. Además, se puede perder el vínculo simbólico del llanto y su ausencia, y que el cuidado transgeneracional del bebé ya no se logre sostener; qué importa lo que piense cualquier madre y sus relatos, ya sólo serán mitos y rituales arcaicos después de WhyCry. Si el aparato simplifica el reconocimiento del llanto, la realidad está más allá de poder perder todo lo anterior, también hay el riesgo de perder el criterio de consumo, la labor que realiza y lo que se quiere sustituir.

 

Aunque la crítica aparenta exceder de un fatalismo, que incluye la abstención al consumo de WhyCry, sencillamente es un pronóstico o advertencia de su uso, como de cualquier producto tecnológico adoptado como indispensable en la posmodernidad. Es sólo una convocatoria a la reflexión, del pensar hacia dónde se dirige la condición del humano (y en este caso de lo que implica la crianza de un infante). Posiblemente, también diseñen dispositivos para dar lectura, adivinar o controlar berrinches y travesuras del infante y del adolescente, o caprichos y molestias adultas, si no es que ya los hay (como psicofármacos, tests psicológicos, y literatura de superación personal).

Si mi criterio y advertencia, son infundados, entonces optaré por convertir mi opinión en el siguiente comercial irónico: “¡Por qué diablos llora el bebé!”, ¿estará poseído?; estas preguntas ya pueden ser resueltas sin esfuerzo, con tecnología de punta, y sin necesidad de exorcizarlo o despreciarlo; los expertos en tecnología de bebés, diseñaron un aparato llamado ‘WhyCry’, que con su llanto descubre al diablo que tiene dentro. Muy pronto un bebé puede asimilarse a un aparato más, al que hay que decodificar, dar mantenimiento y callar, con la ayuda de ¡WhyCry! Usted padre o tutor, ¡cansado de los gritos diabólicos que su bebé emite!, en esta próxima temporada vacacional tiene una alternativa, busque su WhyCry en el mercado, hay dos diseños disponibles; puede ser un novedoso y útil juguete para usted, no para su bebé, en esta Navidad o Día de Reyes. Otórguese la oportunidad de obtener un oído alterno, como lo es “WhyCry”, y con él obtendrá mayor silencio en su hogar, y desarrollar una capacidad para reaccionar ante el llanto, no para pensarlo; ideal para padres en la posmodernidad. Baterías incluidas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba