Información

Preservar el ñhañhu es una lucha diaria: Estela Hernández

La resistencia la han llevado a lo largo de más de 500 años para preservar el ñhañhu a través de “la tradición oral que se transmite de generación en generación”.

Amealco de Bonfil, Qro.-Cuando un idioma se pierde, cuando un idioma desaparece, nosotros decimos que desaparece una parte de la humanidad. Somos la raíz de la humanidad y cuando alguien no sabe de sus raíces o no tiene las raíces bien cimentadas es muy fácil ser engañado, es muy fácil no ser ni de aquí ni de allá; y aquel que no conoce su origen fácilmente se pierde en esta existencia” señaló Estela Hernández Jiménez, maestra indígena y activista por los derechos humanos de las comunidades indígenas.

Para la maestra y activista, el Día de La Lengua Materna es una celebración que por lo menos “para nuestras comunidades es como cualquier día. Hasta el año pasado nos dimos cuenta de que en el municipio, y en algunos lugares del país, celebran lo que es el Día Internacional de las Lenguas Indígenas. Nosotros estamos haciendo el trabajo diario de resistir nuestras lenguas originarias en la tradición oral, en transmitir de manera oral nuestro idioma”, indicó.

La activista explicó que la resistencia la han llevado a lo largo de más de 500 años para preservar el ñhañhu a través de “la tradición oral que se transmite de generación en generación. Surge la necesidad ahora de leer y escribirla porque en las escuelas de educación indígena (…) se enseña la alfabetización de nuestros idiomas; básicamente se castellaniza a los niños; desde el preescolar puro español, puro castellano. En ese entendido, las nuevas generaciones aprenden a hablar muy pronto el castellano para no tener problemas en la sociedad, en la escuela (…) en las evaluaciones estandarizadas”, detalló.

Hernández apuntó que en la comunidad de Santiago Mexquititlán hubo una disminución de los hablantes de la lengua ñhañhu, ya que según un diagnóstico realizado dentro de la misma región, encontraron que actualmente de cada 100 niños que nacen en la comunidad tan solo cinco “saben hablar su idioma ancestral”.

Crear materiales propios

Deberían garantizarnos, en la educación indígena, la enseñanza de nuestro idioma (…) de acuerdo con el artículo segundo de nuestra Constitución (…) sin embargo, pues no es así; actualmente en Querétaro no existe material contextualizado para las comunidades ñhañhu”, lamentó la docente.

“Vemos muy poca disposición de nuestras autoridades del estado de Querétaro de rescatar, fortalecer nuestros idiomas. Por eso, nosotros decidimos hacer nuestros propios materiales. La guía que tenemos ahora, estamos trabajando en una antología de literatura, estamos trabajando también en cuentos, canciones”, señaló.

Por lo tanto, la labor de la maestra fue terminar un libro en Santiago Mexquititlán, el cual funcionaría como una “guía para enseñar a leer y escribir nuestro idioma porque a nivel país no contamos con libros de texto contextualizados para educación indígena”.

“Nosotros decimos que si nuestros abuelos fueron valientes y nuestros tatarabuelos, a pesar de que no sabían leer y escribir, a pesar de que no tenían una profesión, sabían de lo valioso que significa nuestro idioma y nos los heredaron” recordó Estela Hernández.

“En ese entendido, decimos que no vamos a esperar que las instituciones nos volteen a ver, más bien, el trabajo comunitario que estamos haciendo es desde otro enfoque de existencia: desde la visión, desde el entendido de que nosotros tenemos derecho a seguir viviendo y (…) que si se muere nuestro idioma dejaremos de ser lo que somos (…) habremos perdido una parte de nuestra existencia y tampoco cabremos totalmente en todas las instituciones porque la discriminación va a seguir”, enfatizó la activista.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba