Información

Presupuesto 1:1 garantizará funcionamiento de la UAQ

Si el Gobierno del Estado no iguala el presupuesto federal para la UAQ en 2019, la máxima casa de estudios tendría que generar alrededor de 700 millones de pesos de ingresos propios solamente para cubrir nómina, esto sin tomar en cuenta el desarrollo de otras áreas.

Hay por lo menos 10 universidades públicas estatales (UPES) que se han declarado en quiebra técnica. El estudio actuarial demuestra que de seguir esa tendencia, la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) entraría en quiebra a partir de este año, sin embargo hubo adecuaciones presupuestales para evitarlo. Esto no evita, de acuerdo al último estudio, que de todas formas exista una quiebra para la institución en 2021.

En 2018 el presupuesto federal fue de mil 356 millones de pesos, de acuerdo al incremento por inflación estimado en 5 por ciento; para 2019 el recurso aumentaría a mil 424 millones de pesos y se suman un aproximado de 360 millones por recursos propios, precisó la Rectora de la UAQ, Teresa García Gasca. La propuesta para este año es que la UAQ cuente con un presupuesto “peso a peso”, es decir, por cada peso que otorgue el gobierno federal, el estado aportará otro.

Otras instituciones ya trabajan con este financiamiento, como la Autónoma de Baja California (UABC), Autónoma de Baja California Sur (UABCS), Universidad de Guadalajara (UdeG), Universidad Veracruzana (UV), Instituto Tecnológico de Sonora (Itson), Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), Universidad de Quintana Roo (UQRoo) y la Universidad de Occidente (UadeO, ubicada en el estado de Sonora).

Durante su ponencia el día del paro activo en la máxima casa de estudios, García Gasca agregó: “En 2017 el Gobierno del Estado registró un subejercicio de 5 mil millones de pesos, lo que refleja que sí existe una solvencia económica para ayudar a la UAQ”. Cuestionado sobre ello al día siguiente, el gobernador Francisco Domínguez Servién evadió corroborar o negar el subejercicio y pidió “no equivocar” a la comunidad universitaria sobre este tema. Insistió en que la bolsa grande la distribuye el Congreso de la Unión. 

Ni para cubrir la nómina…

Marcela Ávila-Eggleton, directora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, apuntó que la petición surgió de manera posterior a la reunión que rectores de universidades sostuvieron con el presidente electo Andrés Manuel López Obrador; en la que el tabasqueño indicó que habrá sólo un incremento equivalente a la inflación (estimada en 5 por ciento).

La UAQ estima que este 2018 generará recursos propios por 412 millones 103 mil 97.53 pesos. Aunque se sume al presupuesto federal, esta cantidad debe aumentar para cubrir al menos la nómina. Ávila-Eggleton, integrante de la Comisión de Presupuesto del Consejo Universitario, advirtió que si el Gobierno del Estado no iguala el presupuesto federal, la máxima casa de estudios tendría que generar aproximadamente 700 millones de pesos de ingresos propios solamente para cubrir nómina, esto sin tomar en cuenta el desarrollo de otras áreas.

Crecimiento de matrícula, limitado

Desde el ciclo 2012-2013, la UAQ pudo incrementar su matrícula de estudiantes de licenciatura en casi 4 mil lugares. Si bien concentra sólo el 27 por ciento de los alumnos de licenciatura y técnico superior universitario de todas las instituciones de educación superior en Querétaro, la cifra sube a 42 por ciento cuando se trata de posgrados.

Al respecto, Marcela Ávila-Eggleton advirtió: “Si bien el porcentaje que tenemos de licenciatura no es tan grande como lo tenemos en posgrado, también tiene que ver con la capacidad que tiene la universidad para atender estudiantes y que eso sí está claramente vinculado con el tema del presupuesto”.

“A pesar de los resultados que se están dando en términos de calidad y de incrementar la cobertura, lo cierto es que los recursos que tenemos no son suficientes para poder llevar a a cabo las actividades. Prueba de ello es la tasa de estudiantes rechazados”, abundó.

En 2017 se aceptó al 39 por ciento de los estudiantes que aplicaron y en 2018 hubo una disminución del 36 por ciento. La dificultad presupuestaria persiste con todo y las buenas evaluaciones de la UAQ; por ejemplo, el Times Higher Education World University Ranking —que mide 13 indicadores de alta calidad en las instituciones de educación superior a nivel mundial— la posicionó como la tercera mejor en el país.

De acuerdo al presupuesto de egresos de los estados y Anuario Estadístico de Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), la UAQ se encuentra entre las 10 universidades públicas estatales que reciben menos subsidio ordinario estatal por estudiante del país.

Tan sólo en 2017 fue de 19 mil 70 pesos; aunque el más bajo es fue en la Universidad Autónoma de Tlaxcala —con 6 mil 207 pesos—, cuya matrícula de licenciatura es de menos de la mitad de estudiantes respecto a la UAQ, según datos de 2017. Asimismo, el porcentaje que representa el subsidio estatal otorgado a la UAQ en 2018 fue del 1.53 por ciento de todo el presupuesto, el más bajo desde el año 2000.

En cuanto al subsidio estatal, la UAQ mantiene en este momento una proporción 70-30; es decir, por cada 10 pesos, 7 son de la federación y apenas 3 estatales. Esto coloca a la institución como la que menos recibe por parte del gobierno estatal. Por el contrario, otras universidades tecnológicas tienen una proporción que se asemeja al peso a peso que exige la máxima casa de estudios.

Dichos casos son la Universidad Politécnica de Santa Rosa Jáuregui (UPSRJ) con un 49 por ciento; la Universidad Aeronáutica de Querétaro (UNAQ) con 50 por ciento; la Universidad Politécnica de Querétaro (UPQ) con un 51 por ciento; la Universidad Tecnológica de Corregidora (UTC) con un 55 por ciento; la Universidad Tecnológica de San Juan del Río (UTSJR) con un 56 por ciento y la Universidad Tecnológica de Querétaro (Uteq) con un 68 por ciento, según el Decreto de Presupuesto de Egresos del Estado de Querétaro para el ejercicio fiscal 2015, 2016, 2017 y Cuenta Pública 2016.

La ley no se cumple

Si el artículo 25 de la Ley General de Educación se cumpliera al pie de la letra, el monto anual que la federación, estados y municipios destinen al gasto en educación pública y en servicios educativos no podrá ser menor a ocho por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país. Además, al menos el uno por ciento del PIB debe de ser destinado a la investigación científica y el desarrollo tecnológico en las Instituciones de Educación Superior Públicas.

Sobre el financiamiento con los municipios, Ávila-Eggleton añadió que había una propuesta para que dieran el uno por ciento de su presupuesto para apoyar a la universidad. “Hay algunos municipios como Querétaro y Corregidora que están apoyando con becas a los estudiantes que viven en eso municipios; sin embargo, los más necesitados vienen de otros municipios y van a los campus más lejanos y no hay demasiado apoyo por ahí”, señaló.

Indicó que se busca que los municipios aporten, pero es una “negociación casi más voluntaria”, ya que no están obligados por ley alguna.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba